Temor en Prince William por nueva ley antiinmigrante

Miembros de la comunidad latina dijeron que ha generado miedo entre los inmigrantes una nueva ley en el Condado de Prince William que a partir de marzo permitirá la colaboración de la policía con inmigración.

La ley aprobada el año pasado por la Junta de Gobierno del Condado de Prince William pese a las protestas de los defensores de los inmigrantes “ha aterrorizado a la gente, hay muchas casas abandonadas, mucha gente se ha ido”, dijo el empresario salvadoreño Nino Parada.

“Mis negocios han bajado un 60 por ciento”, lamentó Parada, propietario del concesionario J.P. Motors y del restaurante Classic Café en la ciudad de Manassas, perteneciente al condado.

Su esposa, Morena Parada, dijo que ha habido oportunidades en que clientes latinos del restaurante se alejan cuando ven un patrullero estacionado.

“Mucha gente solo a hacer sus quehaceres, pero ha habido retenes donde la policía para vehículos. Mucha gente se está quedando sin trabajo”, afirmó.

En una reunión el sábado con la comunidad en el Classic Café dos miembros de la policía aclararon que el enfoque de su cooperación será solamente contra inmigrantes indocumentados infractores de la ley y no contra la comunidad en general.

El impacto de esas medidas se ha visto ya en la devaluación de las propiedades y la reducción en las ventas por parte de empresas que dependen de los inmigrantes.

Mientras tanto, la Junta del Condado ha ordenado un programa de educación pública sobre la aplicación de la resolución y organizaciones realizarán una evaluación sobre el impacto de la ley en la comunidad inmigrante.

Los asistentes a la reunión expresaron su preocupación por la detención de personas porque “lucen” como inmigrantes o tienen un acento extranjero, el impacto en los niños del arresto de sus padres indocumentados o el temor de víctimas de robo o violencia doméstica.

La agente de bienes raíces, la venezolana Rosa Fajardo, residente en Manassas por 15 años, dijo que “la gente tiene mucho miedo”.

“Mucha gente ha abandonado sus casas, me han entregado la llave y me han dicho: ‘quédese, yo me voy, tengo miedo que me deporten. Prefiero dejar esta casa, irme y empezar de nuevo”, señaló Fajardo, quien indicó que el 30 por ciento ha abandonado sus casas.

Rafael Martínez, de El Salvador, reconoció el esfuerzo de la Junta del Gobierno y de la Policía de Prince William pero manifestó que a pesar de todo “el temor sigue”.

“Ellos tratan de dar información pero el miedo no se lo han quitado a nadie”, indicó Martínez, quien manifestó que los policías “estarán haciendo su trabajo”, pero enfatizó que la comunidad se debe unir para lograr que las autoridades suspendan esa ley.

La profesora de una escuela de Manassas, Melissa Mable, dijo que lo que más le preocupa son los niños que no reciben ayuda social porque sus atemorizados padres temen que los deporten.

“La gente tiene miedo pedir ayuda social, como profesora, tengo miedo por los niños porque muchos no reciben almuerzos gratuitos y las adolescentes embarazadas tienen miedo pedir ayuda”, lamentó.

La profesora citó el caso de una estudiante latina de 15 años que le dijo que en su casa no tenía que comer y cuando ella le dijo que había que hablar con un trabajador social, la joven le dijo respondió que su mamá no pide ayuda porque tiene miedo.

El motorista salvadoreño José Rodríguez dijo por su parte que “ojal&a

{jcomments off}

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login