Rusia despide a Alexander Solzhenitsin, el escritor que destapó el Gulag

MOSCÚ (AFP) – El escritor ruso y disidente Alexander Solzhenitsin, célebre por haber destapado al mundo las atrocidades de los campos de concentración de la era estalinista, fallecido el domingo a los 89 años, recibía el lunes el homenaje de personalidades rusas y del mundo entero.

Solzhenitsin murió el domingo a las 23H45 locales (19H45 GMT) de “una insuficiencia cardíaca aguda” en su casa en Moscú, dijo su hijo Stepan, citado por la agencia de noticias Itar-Tass.

“Trabajó ayer como cualquier otro día. La muerte vino rápidamente, al anochecer”, agregó Stepan que expresó su “gratitud a todos los que recuerden a Solzhenitsin”.

Los restos de Solzhenitsin serán inhumados el miércoles en el cementerio del monasterio Donskoi de Moscú, tal como había pedido en vida el escritor, anunció el lunes un portavoz de la Iglesia Ortodoxa Rusa citado por la agencia Interfax.

Pero antes, el martes, serán expuestos en la Academia de Ciencias de Moscú, donde se llevará a cabo una ceremonia de despedida, anunció la Fundación Solzhenitsin.

Solzhenitsin, cuyo aspecto ascético se acentuó en estos últimos años por una larga barba blanca, obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1970 después de denunciar los campos de trabajos forzados soviéticos (gulags), donde estuvo prisionero durante ocho años, a partir de 1945.

Se esforzó por revelar los secretos más siniestros del régimen estalinista y su obra asestó un golpe mortal a la autoridad de la Unión Soviética.

En 1974 fue expulsado de la URSS por sus opiniones antisoviéticas.

Su viuda, Natalia, que está publicando su obra completa, declaró a la radio Eco de Moscú que el escritor tuvo una vida “difícil pero feliz”.

Solzhenitsin había nacido en 1918 en Kislovodsk, en el Cáucaso, después de la sangrienta Revolución Rusa. En los primeros años de su vida fue un comunista convencido. Pero en 1945 fue condenado a ocho años de encierro en un gulag por criticar a Josef Stalin en una carta a un amigo. Luego sobrevivió a un cáncer y a un intento de asesinato del KGB (servicio de inteligencia soviético).

Fue liberado del gulag en febrero de 1953, semanas antes de la muerte de Stalin. Pasó tres años más en exilio interno en la entonces República Soviética de Kazajistán, antes de volver a Rusia, donde trabajó como maestro.

En el mundo literario irrumpió en 1962 con “Un día en la vida de Iván Denisovich”. Este libro, publicado con la autorización oficial del sucesor de Stalin, Nikita Jrushev, describía el mundo de los campos de trabajos forzados.

Después de su publicación en la revista Novy Mir, dos ediciones posteriores de un total de 850.000 ejemplares se agotaron inmediatamente.

“El pabellón del cáncer” y “El primer círculo” fueron publicados en 1968.

Durante la ola de represión lanzada por Leonid Brezhnev, sus obras fueron proscritas. Al ser galardonado con el Nobel, aceptó el premio pero se negó a asistir a su entrega por miedo a no ser autorizado a regresar a Rusia.

En esa época, Solzhenitsin lo sacrificaba todo para dedicarse exclusivamente a “El archipiélago gulag”, elaborado en base a la información obtenida de 227 ex prisioneros.

Las autoridades descubrieron manuscritos del libro y en 1974 Solzhenitsin fue expulsado por el jefe del KGB, Yuri Andropov.

Luego de vivir un tiempo en Suiza se instaló en Estados Unidos, donde se dedicó a escribir la tetralogía “La rueda roja”, una historia ficticia del período anterior a la Revolución.

Su espectacular regreso a su patria en 1994, cinco años después del derrumbe de la Unión Soviética, mostró que la nueva Rusia le era tan ajena como lo había sido Estados Unidos.

El lunes, desde el presidente ruso, Dimitri Medvedev, hasta su predecesor y actual primer ministro, Vladimir Putin. -ambos ex miembros del KGB- hasta el último jefe de Estado de la extinta URSS, Mijail Gorbachov, rindieron homenaje a la memoria del difunto escritor.

“Alexander Solzheni

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login