Once países de América Latina y el Caribe registran avances en la reducción de la mortalidad materna

Así lo dio a conocer nuevo informe de la ONU
La mortalidad materna se redujo en promedio un 40% entre 1990 y 2013 en la región. Sin embargo, alrededor de 9.300 mujeres murieron por causas maternas en 2013.

 

Washington, DC  (OPS/OMS).- Un nuevo informe de las Naciones Unidas muestra que once países de América Latina y el Caribe han logrado avances significativos en la reducción de las muertes relacionadas con complicaciones en el embarazo y el parto desde 1990. Sin embargo, ningún país de la región está en condiciones de alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de disminuir un 75% la mortalidad materna para 2015.

Los once países de la región que más avanzaron son Barbados (-56%), Bolivia (-61%), Brasil (-43%), Ecuador (-44%), El Salvador (-39%), Guatemala (-49%), Haití (-43%), Honduras (-61%), Nicaragua (-38%), Perú (-64%) y República Dominicana (-57%). Varios de estos países presentaban las razones de mortalidad más altas de la región en 1990.

A pesar de este progreso, en 2013 alrededor de 9.300 mujeres perdieron su vida en América Latina y el Caribe por causas relacionadas con el embazado (7.700 menos que las 17.000 de 1990).

“Hemos registrado progresos salvando la vida de muchas madres en las Américas, y estamos complacidos por eso”, señaló Suzanne Serruya, directora del Centro Latinoamericano de Perinatología (CLAP) de la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). “Pero el hecho de que más de 9.000 mujeres perdieron la vida el año pasado por causas maternas es inaceptable y significa que tenemos un reto importante para reducir esas cifras aún más.”

El informe titulado Estimaciones de las tendencias de la mortalidad materna, 1990 a 2013, producido conjuntamente por la OMS, UNICEF, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Banco Mundial y la División de Población de las Naciones Unidas, presenta estimaciones de cambios en la mortalidad materna en el mundo, a nivel regional y por país.

En América Latina y el Caribe, la mortalidad materna se redujo un 40% entre 1990 y 2013, poco menos que el promedio mundial (45%) y por debajo de la meta del 75% fijada por los ODM. Sin embargo, la razón de mortalidad materna en la región fue de 85 muertes por cada 100.000 nacidos vivos lo que se considera “baja” entre las regiones en desarrollo.

 

Descenso mundial

A nivel mundial se estima que las muertes maternas cayeron un 45% desde 1990. En 2013 alrededor de 289.000 mujeres murieron debido a complicaciones en el embarazo y el parto, frente a 523.000 en 1990.

Otro estudio de la OMS, también publicado hoy en The Lancet Global Health, permite conocer mejor las razones que explican esas muertes. En “Causas generales de las defunciones maternas: análisis sistemático realizado por la OMS”, se llega a la conclusión de que más de una cada cuatro defunciones maternas son provocadas por afecciones preexistentes, como la diabetes, la infección por el VIH, el paludismo y la obesidad, cuyos efectos para la salud se pueden agravar por la gestación. Esta proporción es similar a la de las muertes por hemorragias graves durante el embarazo y el parto.

El informe Tendencias en las estimaciones de mortalidad materna 1990-2013 muestra que 11 países del mundo que presentaban niveles elevados de mortalidad materna en 1990 (Bután, Cabo Verde, Camboya, Eritrea, Guinea Ecuatorial, Maldivas, Nepal, República Democrática Popular Lao, Rumania, Ruanda y Timor-Leste) ya alcanzaron la meta de los ODM que consiste en lograr, para 2015, una reducción del 75% en la tasa de mortalidad materna registrada en 1990.

Sin embargo, de acuerdo con las últimas tendencias, muchos países de ingreso bajo y de ingreso mediano – incluidos la mayoría de los de América Latina y el Caribe – no lograrán este objetivo. África al sur del Sahara sigue siendo la región del mundo donde las mujeres corren mayor riesgo de morir por complicaciones del embarazo y el parto (aproximadamente 1 en 40).

Sobre la base de estas nuevas tendencias, sin embargo, muchos países de bajos y medianos ingresos – incluidos la mayoría de los de América Latina y el Caribe – no logrará este objetivo.

En cambio, el riesgo de una mujer de morir en algún momento de su vida por una causa materna en América Latina era de 1 en 570 y en el Caribe, 1 de cada 220. Aunque éstos se comparan favorablemente con el promedio del riesgo de 1 en 160 en todas las regiones en desarrollo, son considerablemente más altos que el riesgo en los Estados Unidos (1 en 1.800) y en Canadá (1 en 5.200).

Pese a los avances de los últimos 20 años, se ha progresado muy poco en la prevención de los embarazos de adolescentes, los abortos, las defunciones maternas, las infecciones de transmisión sexual y el VIH, y hay diferencias considerables en la disponibilidad y la calidad de servicios y educación integrales en materia sexual para los jóvenes, así como en el acceso a ellos, especialmente en los países de ingreso bajo.

“Todos los años, más de 15 millones de jóvenes de 15 a 19 años dan a luz, una de cada cinco de ellas antes de cumplir los 18, y muchos de estos embarazos son resultado de relaciones sexuales no consentidas”, destacó Kate Gilmore, directora ejecutiva adjunta del UNFPA. “Hay intervenciones relativamente sencillas y bien conocidas, como los servicios de partería y la prevención de la violencia de género y las medidas para combatirla, que pueden marcar una enorme diferencia si se las amplía y se las acompaña de inversiones en innovaciones, especialmente en la esfera de los anticonceptivos”.

 

Nueva información sobre las causas de muerte

Según un estudio de la OMS sobre las causas de más de 60.000 defunciones maternas en 115 países, el 28% de las muertes fue provocado por afecciones preexistentes (como la diabetes, el paludismo, la infección por el VIH y la obesidad) agravadas por la gestación.

 

Otras causas fueron las siguientes:

hemorragia grave (especialmente durante y después del parto): 27%

hipertensión gestacional: 14%

infecciones: 11%

parto obstruido y otras causas directas: 9%

complicaciones de abortos: 8%

coágulos sanguíneos (embolias): 3%

 

Contar con sistemas sanitarios sólidos —integrados por establecimientos que dispongan del personal de salud, los equipos y los medicamentos adecuados— es fundamental para prestar servicios de atención de salud de buena calidad que permitan salvar la vida de mujeres y niños recién nacidos.

“Los nuevos datos muestran cambios en el perfil de las afecciones que ocasionan las defunciones maternas, ya que está aumentando la carga de las enfermedades no transmisibles en las mujeres del mundo entero. Poner fin a las defunciones maternas prevenibles exigirá tanto esfuerzos constantes por reducir las complicaciones relacionadas directamente con el embarazo como una mayor dedicación a las enfermedades no transmisibles y su efecto en la gestación. La atención integrada de las mujeres que sufren, por ejemplo, de diabetes y obesidad reducirá las muertes y evitará problemas de salud prolongados”, señaló Marleen Temmerman, directora del Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS y coautora del estudio.

 

Aspectos destacados de Estimaciones de las tendencias de la mortalidad materna, 1990 a 2013:

La mortalidad materna ha disminuido: En 2013, la tasa mundial de mortalidad materna fue de 210 defunciones maternas por cada 100.000 nacidos vivos, frente a las 380 defunciones por cada 100.000 nacidos vivos registradas en 1990 (una reducción del 45%).

Es preciso avanzar más rápidamente: La reducción mundial de la tasa de mortalidad materna se ha acelerado, ya que fue del orden del 3,5% anual desde 2000 hasta 2013, en comparación con el 1,4% registrado entre 1990 y 2000. No obstante, a juzgar por las tendencias actuales, la mayor parte de los países no alcanzará la meta, fijada en los ODM, de lograr una disminución del 75% en esa tasa entre 1990 y 2015. Para alcanzarla, se necesita una disminución promedio anual del 5,5% o más desde 1990.

La mayor parte de la carga se distribuye entre diez países: Diez países explican alrededor del 60% de las defunciones maternas de todo el mundo: India (50 000), Nigeria (40 000), República Democrática del Congo (21.000), Etiopía (13.000), Indonesia (8.800), Pakistán (7.900), República Unida de Tanzanía (7.900), Kenya (6.300), China (5.900) y Uganda (5.900).

Somalia y el Chad presentan el riesgo más alto: Las mujeres enfrentan un riesgo de muerte relacionada con la maternidad a lo largo de la vida de 1 en 18 en Somalia y de 1 en 15 en el Chad, los más elevados del mundo.

 

Destacados en las Américas:

América Latina y el Caribe se encuentran entre las regiones en desarrollo con una mortalidad materna relativamente baja. En 2013, había un estimado de 77 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos en América Latina y 190 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos en el Caribe. Las otras regiones en desarrollo consideradas que tienen “baja” mortalidad materna son Asia del Este (33), el Cáucaso y Asia Central (39), África del Norte (69), y Asia Occidental (74).

La mortalidad materna se redujo un 40% en América Latina entre 1990 y 2013, y un 36% en el Caribe, en comparación con el descenso global del 45%.

América Latina y el Caribe experimentaron el menor descenso anual de la mortalidad materna de todas las regiones entre 1990 y 2013, en el 1,1%. Sin embargo, la región tuvo una tasa de mortalidad materna más baja para empezar, en comparación con la mayoría de las regiones que experimentaron descensos más rápidos.

Los cinco países con razón de mortalidad materna más baja de la región son Canadá (11 por 100.000), Uruguay (14), Chile (22), los Estados Unidos (28) y Bahamas (37), y aquellos con la razón más alta, Haití (380), Guyana (250), Bolivia (200), Guatemala (140) y Surinam (130).

Cinco países de las Américas pasaron a la categoría de “baja” mortalidad materna (menos de 100 muertes por 100.000) entre 1990 y 2013: Barbados (de 120 a 52), Brasil (de 120 a 69), Ecuador (de 160 a 87), El Salvador (110 a 69), Perú (250 a 89).

Colombia y Paraguay lograron solo un progreso mínimo con reducciones de 17% y 19% respectivamente.

Belice, Chile, México y Santa Lucía ya tenían baja mortalidad materna en 1990, pero lograron reducciones significativas hasta 2013 (-40% o más).

Canadá, Cuba, Estados Unidos, Guyana, Surinam y Venezuela fueron los únicos países de las Américas donde la mortalidad materna aumentó desde 1990. En los tres primeros, la razón de muertes maternas es inferior a 80 por 100.000.

La razón de mortalidad materna de Haití continúa siendo la más alta de la región, sin embargo bajó un 43% (de 670 a 380 x 100.000) entre 1990 y 2013.

En 2013, el 2,8% de las muertes maternas en el Caribe estaban relacionadas con el VIH y en América Latina, el 1,2%. En comparación, el 3,8 % de las muertes maternas en África subsahariana eran relacionados con el VIH y el 2,6% a nivel mundial.

 

Más información:

www.who.int/reproductivehealth/publications/monitoring/maternal-mortality-2013
 
Causas globales de mortalidad materna: un análisis sistemático de la OMS, The Lancet (en inglés): www.thelancet.com/journals/langlo/article/PIIS2214-109X(14)70227-X
 
Nota descriptiva de la OMS sobre mortalidad materna:
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs348/es/
 
Participe de la conversación en las redes sociales con el hashtag #PromesaRenovada #savingmothers en inglés.

Vídeo (B-roll) del UNFPA www.dropbox.com/s/mzwp3ucb6tpluqe/Maternal%20Mortality%20B-Roll_final.mov

Acerca de las estimaciones sobre mortalidad materna
* Trends in maternal mortality estimates 1990 to 2013 fue publicado por el Maternal Mortality Estimation Inter-Agency Group (Grupo Interinstitucional de Estimación de la Mortalidad Materna (MMEIG)), constituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la División de Población de las Naciones Unidas (UNPD) y el Grupo del Banco Mundial. El proceso de estimaciones se realizó con la colaboración de un equipo académico de la Universidad Nacional de Singapur, Singapur, y la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos de América.

El 2 de mayo, The Lancet publicó Global, regional, and national levels and causes of maternal mortality during 1990-2013: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2013. La OMS y sus asociados celebran estos esfuerzos por confirmar la calidad del seguimiento de los objetivos de desarrollo del milenio 4 y 5 realizado por los organismos de las Naciones Unidas.

 

http://www.paho.org

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login