El Salvador: Reconciliación y economía inclusiva

El nuevo presidente en la Plaza Cívica celebra con su gente.

El nuevo presidente en la Plaza Cívica celebra con su gente.

Por Jorge Zavaleta Alegre

El Salvador ha elegido presidente, en segunda vuelta, a Salvador Sánchez Cerén, del Frente de Liberación Farabundo Martí (FLFM). Anuncia impulsar una economía inclusiva: “La unión entre gobierno, empresarios, trabajadores y las fuerzas políticas generará más inversiones y empleos”.

Roque Dalton, escritor y periodista salvadoreño (1935-1975), asesinado en la guerra interna, perteneció a la llamada Generación Comprometida de los años 50 y alentó el interés por la historia de su nación y un cambio en la estética de su literatura. En su poesía trunca escribió:

“País mío no existes/ sólo eres una mala silueta mía/ una palabra que le creí al enemigo/Antes creía que solamente eras muy chico/ que no alcanzabas a tener de una vez/Norte y Sur/ pero ahora sé que no existes/ y que además parece que nadie te necesita/ no se oye hablar a ninguna madre de ti/ Ello me alegra/ porque prueba que me inventé un país/ aunque me deba entonces a los manicomios/ Soy pues un diosecillo a tu costa (Quiero decir: por expatriado yo, tú eres ex patria)”

De ese discurso emerge el proyecto de un Estado democrático, que haga posible atender las demandas sociales y que el capital cumpla a cabalidad con las leyes y convenios.

Los países de UNASUR, con diferentes estilos, se proponen la modernización de América Latina. Los aportes de Dilma Rousseff y José Mujica y ahora del nuevo gobernante centroamericano, tres ex guerrilleros, confirman una realidad que es parte de la Historia.

El FMLN fue la principal fuerza política de oposición de El Salvador, entre 1992 y 2009, cuando logra su acceso al Legislativo con 35 de los 84 miembros. Se constituye en un partido legal con los “Acuerdos de Paz de Chapultepec y fin de la guerra civil: 1992”. El Acuerdo de Ginebra, en abril del año siguiente, firmado en presencia del Secretario General de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, marcó el proceso de paz, con un programa y un calendario.

Los historiadores difieren que el conflicto interno produjo entre 7,000 y 30,000 personas. El proceso de paz fue iniciado por el FMLN con su propuesta de negociación del fin de la guerra, en Washington 1989, que después dio lugar al ingreso de varios miles de salvadoreños para vivir y laborar en los Estados Unidos.

El nuevo gobernante, como firmante de ese Acuerdo de Paz, reitera promover una sociedad abierta a la negociación, al diálogo y al debate permanente y respetuoso de las ideas. Asegura que Monseñor Óscar Romero guiará a su gobierno, porque fue quien siempre buscó la reconciliación nacional, siendo víctima de la violencia. El Salvador actual se ha estructurado en torno a dos fuerzas políticas principales: FMLN y Alianza Republicana Nacionalista – ARENA.

El Frente de Liberación Farabundo Martí (FLFM), nombre de un líder campesino asesinado por la Policía Salvadoreña, anuncia que impulsará una economía inclusiva, con énfasis en la transformación productiva que permita la generación de una mayor riqueza y de los empleos que el país necesita.

El FLFM nació como un organismo de coordinación de las cinco organizaciones que participaron en la guerra civil contra el gobierno militar de la época. Se constituye en un partido legal a partir de los “Acuerdos de Paz de Chapultepec y fin de la guerra civil: 1992” y ahora alienta el desarrollo con equidad, es decir una reconciliación nacional.

Fuente: ARGENPRESS.info

 

 

 

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login