El Lula por la boca muere: El mundial de la FIFA y el dirigente del PT

Por Silvio Schachter

”Dilma, viste a alguien en el estadio con cara de pobre? No había ningún moreno“, declaró Luiz Inácio da Silva, en respuesta a los abucheos e insultos a la presidenta Dilma Rousseff, en el partido inaugural (…) Este no es el mundial de los pobres, ni tampoco de Brasil, es el mundial de la FIFA, que se realiza en Brasil. País cuyo gobierno aceptó de manera humillante todas y cada una de las imposiciones que la multinacional del negocio del fútbol le exigió.

”Dilma, viste a alguien en el estadio con cara de pobre? No había ningún moreno“, declaró Luiz Inácio da Silva, en respuesta a los abucheos e insultos a la presidenta Dilma Rousseff en el partido inaugural, que él atribuyo a los sectores mas ricos de la población. Tiene razón Lula (lula es calamar en portugués), el mundial de fútbol que él patrocino entusiastamente hasta lograr su designación, el 30 de octubre de 2007, cuando ejercía la presidencia del país, no tiene pobres en los estadios. El sabe que no es un evento para los pobres, porque lejos están los “morenos favelados” de poder abonar hasta los mas de mil dólares, que pagó el publico asistente, por un sitio en el estadio paulista.

Este no es el mundial de los pobres, ni tampoco de Brasil, es el mundial de la FIFA, que se realiza en Brasil. País cuyo gobierno acepto de manera humillante todas y cada una de las imposiciones que la multinacional del negocio del fútbol le exigió.

Al pueblo brasilero esta “fiesta del deporte mas popular“ le costó más de 15.000 millones de dólares, que si se toman todos los gastos realizados desde el 2008 llegarían a los 30.000 millones. Más que lo gastado en los mundiales de Alemania y Sudafrica juntos. A Lula no debería extrañarle entonces la genuina indignación de la mayoría del pueblo, no los asistentes a la inauguración, incluidos quienes lo eligieron por dos periodos presidenciales.

Este no es el mundial de los pobres, es el negocio de las corporaciones encabezadas por la FIFA, entidad atravesada por la corrupción de sus dirigentes, involucrados en todo tipo de maniobras ilícitas, cuyo punto mas relevante es la designación de Qatar para le mundial del 2022. La “ fiesta”de la Copa 2014 le dejará a la Federación el mundial la ganancia de 4.000 millones de dólares.

Para garantizar el éxito de su empresa, la FIFA impuso durante los dias del fútbol su propia ley, que el gobierno federal aprobó en junio del 2012 (Ley 12.663) que entre otras cuestiones establece el monopolio concedido a la FIFA en todo lo referente a la Copa de 2014. De acuerdo a ella todas las personas- físicas o jurídicas- deberán tener cuidado de no incurrir en ninguna infracción que la FIFA considere tal, o serán punidos por ello (ver articulo en www.pavio.net ). Esta forma de operar se empezó a aplicar en el mundial de Alemania, siguió en el Sudafrica y continuó en Brasil, así pues, Lula y Dilma sabían con quien trataban, he hicieron los deberes.

El costo de las entradas, el tipo de estadios, los criterios de admisión, fueron pensados con la lógica propia de la rentabilidad y el lucro propios de una multinacional. Por lo que no hay lugar para sorpresas.

El absurdo para defender el negocio mundialista llega hasta el punto de lograr la suspensión durante junio y julio de la ley, el estatuto del torcedor, que prohíbe la venta de alcohol en los estadios. La FIFA privilegia su contrato con la cervecera Budweiser e impuso la excepción. “Voy a pelear hasta el final para que la FIFA no cree un Estado dentro del Estado”, declaró el ex jugador y actual diputado Romário. Su esfuerzo no alcanzo.

Esta no es la Copa de los pobres y del pueblo, es el evento de las marcas, Coca cola, Mc Donals, Adidas, Nike, Puma, empresas automotrices, bancos, aerolíneas, de publicidad, comunicaciones y las cadenas de televisión, que compraron la atención de millones en el evento mas visto del planeta.

No es el mundial de lo pobres, porque a los reclamos de mejoras en la salud, educación, transporte, que explotaron en junio del 2013 en todo Brasil se les respondió con leyes y acciones represivas, que en estos días incluyen requisas y detenciones de personas que hicieron conocer su rechazo a la Copa.

No es el mundial de los pobres, porque favorecieron a las empresas que se adjudicaron las obras, que manifiestamente demoraron los trabajos para extorsionar sobre las fechas perentorias, para obtener sobre-precios que llegan al 100 por ciento de las licitaciones originales. No es el mundial de los pobres, porque significó la remoción violenta de viviendas en barrios humildes para garantizar el cumplimiento de las exigencias de la FIFA y abrir el paso a los operadores inmobiliarios.

No es el mundial de los pobres porque las ciudades sede fueron objeto de la limpieza social, de los sin techo que “ensuciaban” las calles.

No es el mundial de los pobres, porque mientras se construyeron estadios faraónicos, como el de Manaos en el corazón del Amazonas, se reprimió brutalmente a los nativos de esa región, que se manifestaron en Brasilia, con el argumento que con sus trajes típicos llevaban peligrosos arcos y lanzas.

No es el mundial de los pobres porque el modelo socio cultural, que se les ofrece a los jóvenes, es el de tratar de imitar a una élite de exitosos jugadores que ganan millones de euros por mes. No es el mundial de los pobres porque el fútbol, hermoso juego colectivo, que solo requiere una simple pelota para divertirse, el que juegan millones de pobres en todo el mundo, se ha transformado en una mercancía que lo envilece.

No es el mundial de los pobres porque degrada el patriotismo, para convertirlo en una parodia exitista, donde el himno se canta con la mano en logo de Adidas o Nike. Tampoco es la selección de todos y todas, es el seleccionado de la AFA, presidida por el capo mafioso don Julio, designado en el cargo por el vice-almirante de la dictadura, Carlos Lacoste en 1979. Don Julio es el actual vicepresidente de la FIFA en su estratégica área de finanzas.

No es el mundial de los pobres porque exuda machismo y sexismo, que exalta a las mujeres adorno llamadas “botineras” y a las “bellezas” de la tribuna, festejando al periodista que dijo “lo mejor que pueden hacer las mujeres en casa, es no tapar el televisor durante los partidos”.

No es el mundial de los pobres porque sus reclamos y reivindicaciones son opacados por la abrumadora propaganda mundialista.

Así es Lula, no había ni habrá pobres negros en ninguno de los estadios de la Copa, con palcos fastuosos y amplias y prolijas butacas para los ricos que profirieron ”vaias” – abucheos – e insultos a Dilma. Aunque festejen y con razón cada gol de la verdeamarela e incluso el campeonato, los mundiales desde hace mucho tiempo dejaron de ser una fiesta popular. Usted lo supo siempre.

En la mañana del 15 de junio, dia del debut de la selección de la AFA en la copa 2014.

Fuente: ANRED/ARGENPRESS.Info

 

 

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login