Una escuela demuestra cómo hacer buen uso de las normas comunes

Foto: New America Media.

Foto: New America Media.

Por  George White

NUEVA ORLEANS – Cuando la escuela Morris Jeff Community, una escuela privada subvencionada, volvió a abrir sus puertas aquí en el año 2010, cinco años después de ser destruida por el huracán Katrina, los periodistas estaban ansiosos por entrevistar a la directora Patricia Perkins sobre el plan de la escuela para adoptar normas académicas más rigurosas; normas de una asociación de educación internacional.

“Es un marco curricular que … se centra en las lenguas extranjeras, el pensamiento crítico, las artes y la educación física”, le dijo Perkins a un periodista en ese momento. “Es una forma integral de educar a los niños”.

Hoy, esas mismas palabras describen los nuevos estándares de educación, conocidos como las Normas Estatales Comunes, que escuelas en más de 40 estados del país, entre ellos Jeff Morris, adoptarán el próximo otoño.

Por lo tanto, la atención vuelve a Morris Jeff porque, explicó Perkins, la escuela ya “ofrece un plan riguroso de estudios que … se alinea con muchas de las Normas Estatales Comunes para el aprendizaje”.

Las habilidades de pensamiento crítico que los estudiantes deben aprender bajo las Normas Estatales Comunes, por ejemplo, ya son parte de los objetivos de Morris Jeff y las otras 3.800 escuelas de la red, en 147 países, afiliados con la organización International Baccalaureate Organization (IBO), una asociación fundada en el año 1968. Morris Jeff es la única escuela primaria en Louisiana con afiliación al IBO.

“Bajo IBO y las Normas Estatales Comunes, a los estudiantes se les pide que expliquen cómo y por qué la información es importante y cómo llegaron a esa determinación”, dijo Perkins en una reciente reunión con periodistas de medios de comunicación étnicos durante una visita escolar organizada por New America Media.

Perkins dijo que el movimiento de las escuelas IBO ha ido creciendo debido a que las escuelas afiliadas ofrecen normas uniformes y de alta calidad para niños de padres que trabajan fuera de sus países de origen. Similarmente, la mayoría de los estados están adoptando las Normas Estatales Comunes, ya que estan diseñadas para asegurar que las normas sean coherentes entre los distritos y los estados, y debido a que se enfoca en la instrucción de alta calidad en las artes del idioma inglés y las matemáticas.

Además de poner más énfasis en el pensamiento y análisis crítico, las Normas Estatales Comunes requieren la creación o adopción de un currículo que les pide a los estudiantes que desarrollen aplicaciones prácticas para sus estudios y que participen en un grupo de resolución de problemas con sus compañeros.

En matemáticas, las Normas Estatales Comunes exigen un cambio de la enseñanza tradicional hacia un enfoque más visual para resolver diferentes problemas. Este cambio es ejemplificado por las matemáticas Singapur, un tipo de currículo que Morris Jeff ya ha utilizado en sus aulas por cuatro años.

Durante el mismo período de cuatro años, Morris Jeff ha utilizado un plan de estudios de artes del lenguaje inglés desarrollado por Lucy Calkins. Se trata de una serie de libros y currículo que muchas escuelas y distritos están planeando adoptar a medida que comienzan la transición a las Normas Estatales Comunes.

Periodistas visitantes de diferente etnias, pertenecientes a diferentes medios de comunicación pudieron observar este método de enseñanza en la clase de tercer grado de Morris Jeff con la maestra Catherine Coyle. Ella pidió a sus estudiantes que ordenaran 26 piezas de papel, cada pieza en relieve con una letra del alfabeto, en varios subgrupos, identificados por un patrón o tema. Posteriormente, muchos de los estudiantes ordenaron letras en subgrupos que reflejaban su orden en el alfabeto. Cuando se completó la clasificación, Coyle les dijo a los estudiantes: “pregúntale a tu vecino cómo agrupaste las cartas y por qué lo hiciste de esa manera”.

Cada estudiante le explicó su lógica a su compañero de asiento. Bajo las Normas Estatales Comunes, se espera que los estudiantes se comuniquen más entre sí de esta manera y, en ciertos ejercicios, que resuelvan problemas en equipos pequeños dentro de la clase.

Las Normas Estatales Comunes también exigen planes de estudio que involucren a los estudiantes y les exige que demuestren lo que han aprendido. En la clase de segundo grado de Courtney Wilde, por ejemplo, los estudiantes tuvieron un taller, dirigido por un miembro de un grupo de teatro local, sobre cómo escribir un guión. Luego, a los estudiantes se les pidió que escribieran uno breve, para que pusieran en práctica lo aprendido.

Después de que sus estudiantes cambiaron a la clase de gimnasia, Wilde les habló a los reporteros sobre un ejercicio de resolución de problemas relacionados con las matemáticas, que también requiere de habilidades de escritura. En el ejercicio, los estudiantes llevan a cabo un experimento en un laboratorio, que los obliga a poner un carrito alternativamente en dos rampas: una con una inclinación 45 grados y la otra con una de 33 grados. Después del experimento, los estudiantes tienen que escribir y explicar por qué los carros viajan a diferentes velocidades en diferentes ángulos.

“Las Normas Comunes estan ayudando a que los niños se conviertan en pensadores críticos”, dijo Wilde. “Con estas normas, no hay regurgitación. Esto es necesario debido a que el lugar de trabajo es cada día más competitivo a nivel nacional e internacional”.

Sin duda, como una escuela de IBO, Morris Jeff promueve la conciencia global. Hay banderas de países extranjeros en los pasillos. Tal énfasis no se requiere bajo las Normas Estatales Comunes. Sin embargo, las nuevas normas les dan a las escuelas más flexibilidad en la selección de los planes de estudio si los planes, las lecciones y los temas requieren que los estudiantes se enfoquen en problemas con aplicaciones prácticas.

Por ejemplo, a los estudiantes de Morris Jeff se les enseña cómo el agua es un recurso finito y así aprenden acerca de la necesidad de conservarla a nivel global. Luego aprenden a medir su uso diario de agua en el hogar y en la escuela. El ejercicio fue importante, ya que se ideó después de que la empresa que suministra el agua decidió comenzar a cobrarles a las escuelas.

Se espera que los estudiantes mayores de Morris Jeff demuestren su capacidad de análisis mediante la investigación y la entrega de presentaciones orales o de multimedia. Durante su visita, los periodistas observaron la presentación de una estudiante de quinto grado sobre la gentrificación en la ciudad. Ella usó un gran tablero, el cuál mostraba los nombres de los barrios que están pasando por esa transformación.

A continuación, pasó a discutir los impactos negativos de la gentrificación, como por ejemplo, el desplazamiento de algunos residentes, debido a que ya no pueden pagar rentas más altas, y los impactos positivos, como más ingresos para la ciudad por parte de los nuevos restaurantes que han abierto en zonas aburguesadas.

Este tipo de instrucción promueve el pensamiento crítico que puede ayudar a los estudiantes a sobresalir en los Estados Unidos y en el extranjero en una economía más globalizada, dijo la directora Perkins, una defensora de las Normas Estatales Comunes.

“Es importante porque sabemos lo transitorias que son las sociedades hoy en día”, enfatizó.

Fuente: New America Media

 

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login