La selección brasileña tiene psicólogo. Pero, ¿y qué pasa con los hinchas?

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

Por Gerardo Lissardy

Quien crea que ser hincha de Brasil en este Mundial es una experiencia sin sobresaltos, que hable con Rafael Gambarim.

Este empresario azucarero de la ciudad brasileña de Umuarama, estado de Paraná, se volvió famoso por haber destrozado una TV en el partido de Brasil ante Chile el sábado.

Contenido relacionado

Neymar vs. James, el pulso entre Brasil y Colombia

Brasil a cuartos de final tras derrotar en penaltis a un heroico Chile

Una vibrante Colombia hace historia y se mete en cuartos de final

Lo hizo golpeando la pantalla con sus manos, durante una electrizante definición por penales, cuando el arquero brasileño contuvo el tiro de Alexis Sánchez y las cámaras mostraban el rostro del goleador chileno, frustrado.

La imagen fue filmada por azar por un primo de Gambarim y corrió como reguero de pólvora por internet.

Este aficionado brasileño de 30 años explica que rompió la tele por todo el estrés acumulado en ese juego. Pero advierte que la tensión permanece en los hinchas antes del partido de Brasil con Colombia este viernes, por un pasaje a semifinales.

“Nos ponemos en lugar de los jugadores, tenemos ese sentimiento nacional de que gane Brasil, que se gastó un montón (de dinero) para hacer esta Copa (y) precisamos ganarla”, explica.

 

La reacción de Rafael Gambarim responde al desempeño irregular de la selección brasileña.

“¿Mira si se hizo todo esto y Brasil todavía pierde? Entonces todo contribuye a esa presión que estamos sintiendo”, agrega en diálogo con BBC Mundo.

El equilibrio emocional se ha vuelto una preocupación del propio técnico brasileño, Luiz Felipe Scolari, que llamó a una psicóloga para atender a sus futbolistas luego de ver a varios en lágrimas cuando eliminaron a Chile, incluido el astro Neymar.

Sin embargo, el humor de la sociedad brasileña en general parece ir en una montaña rusa en este Mundial, detrás de una selección que gana pero llora, vence pero no convence.

Así, los hinchas buscan alivio como pueden. Algunos recurren a cábalas. Otros a hierbas medicinales. Y casos extremos como Gambarim explotan. Quizá un diván podría ayudar también a muchos fanáticos brasileños.

“Fantasma”

“El clima emocional está muy intenso, no sólo en el plantel sino en el país”, sostiene Mauricio Murad, sociólogo especializado en fútbol y profesor de la Universidad Salgado de Oliveira-Universo, en Río de Janeiro.

Mauricio Murad, sociólogo brasileño especializado en fútbol

La selección está jugando mal y no está inspirando confianza. Y si no tienes confianza, pasas a tener desconfianza y eso genera miedo e inseguridad”

A su juicio, hay varias razones que explican eso, comenzando porque el Mundial se se juega en Brasil y está pesando “el fantasma de la derrota dentro de casa” como ocurrió en 1950.

“La selección está jugando mal y no está inspirando confianza. Y si no tienes confianza, pasas a tener desconfianza y eso genera miedo e inseguridad”, añadió.

Ser hincha de fútbol implica sufrir, sobre todo en un Mundial. Pero los brasileños, que han ganado más copas que ningún otro país (cinco) e inventaron esa forma alegre y vistosa de mover el balón denominada “juego bonito”, parecían exonerados de algunas angustias básicas de otros aficionados.

Sin embargo, esta selección ha sufrido hasta ahora una llamativa falta de variantes tácticas y se ha encontrado en problemas para generar fútbol cuando Neymar fue contenido, como le ocurrió ante México (0-0) y Chile.

Murad cree que enfrentarse ahora a Colombia implica un reto singular para Brasil, porque es un rival sin la tradición de Alemania o Argentina pero que “juega más o menos del mismo modo que el fútbol brasileño siempre jugó y no está jugando”.

“Eso aumenta la tensión”, dijo a BBC Mundo.

La inestabilidad del humor de los brasileños quedó reflejada en una encuesta publicada el jueves.

La proporción de los que se declaran favorables al Mundial en Brasil, que se había derrumbado antes del torneo por las críticas a la organización y los altos costos, creció 12 puntos en apenas un mes hasta ubicarse en 63%, reveló el sondeo de Datafolha.

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

“Brasil es Brasil”

Gambarim apoyará, junto al resto de su familia, a la selección.

Para los hinchas brasileños parece haber mil formas de canalizar los nervios.

Ceça Tavares, una vendedora de hierbas medicinales en un mercado de Recife, noreste de Brasil, se asombró por el clima que había en el bar donde siguió el partido ante Chile.

“Había mucha gente emocionada, unos golpeando la mesa, otros mordiéndose las uñas, otros todos sudados. Yo les decía: vamos alentar, pero no hagan eso”, relata.

Sus recomendaciones para bajar la ansiedad incluyen una buena noche de sueño, un baño con sal gruesa en bruto del cuello hacia abajo y unas hierbas denominadas ojo de buey para “dar una energía positiva”.

“La selección, los técnicos y los hinchas tenemos que dejar el lado emocional porque cuando estás con mucha emoción piensas en lo malo, y tienes que pensar en lo bueno. La fuerza de la mente es muy poderosa”, sostiene. “Brasil es Brasil: el hincha debe tener calma”.

Las cábalas también abundan en estos días para “ayudar” a Brasil a avanzar. Algunas pasan por rituales con objetos como collares o pulseras, otras por prendas de vestir a usar durante los partidos y otras por la propia forma de ver a la Seleção.

David Leão es un fanático de 89 años que contó a la cadena Sportv que, como en cada Mundial desde 1958, se compró una nueva camiseta de Brasil que viste en todos los partidos, sentado en el mismo sofá frente a la TV, con un sombrero amarillo y verde.

Un caso opuesto es el de Valdênio Barza, un brasileño de 44 años que desde España 1982 mira todos los juegos mundialistas de Brasil de pie frente a la tele, según contó al Diario de Pernambuco.

A Gambarim, en cambio, le faltará un televisor a mano para el partido de Brasil contra Colombia, que seguirá desde una chacra junto a familiares. “Créame: vamos a colocar un retroproyector”, anuncia. “Y voy a intentar controlarme”.

Fuente: BBC Mundo

[ratings]

You must be logged in to post a comment Login