Presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador hablan de niños migrantes en la OEA

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos recibió este jueves a los presidentes de Guatemala, Otto Pérez Molina; Honduras, Juan Orlando Hernández; y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, en una sesión protocolar en la que expusieron los puntos de vista de sus países sobre la situación de los niños no acompañados que emigran desde Centroamérica hacia Estados Unidos.

Secretario General de la OEA

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dio la bienvenida a los presidentes en una sesión especial del organismo, celebrada en su sede en Washington, DC, asegurando que “sabemos que el motivo de su visita a los Estados Unidos y a esta Casa no es el más feliz, y por eso también quiero manifestarles la simpatía y la solidaridad con que los Estados de las Américas reconocen y enfrentan el gravísimo problema de la migración de niñas, niños y adolescentes no acompañados”.

En su discurso, Insulza felicitó a los gobernantes centroamericanos por “la disposición seria, atenta y acertada con que ustedes han enfrentado este gravísimo problema”, lo que calificó como una “señal de madurez de nuestras nacionales, que no pasa desapercibida”. Agregó que “este es un tema en el que la comunidad de las Américas se une en torno a sus amigos de Guatemala, Honduras y El Salvador”, lo que quedó reflejado en la Declaración sobre el asunto que el Consejo Permanente de la OEA aprobó por aclamación en su sesión del miércoles.

El máximo representante de la institución hemisférica reconoció además “la disposición del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para afrontar el problema de manera constructiva”, expresando luego que “esperamos redunde en un debido proceso y en que no se escuchen las voces que llaman a abordar esta cuestión como un tema de seguridad nacional”.

La inmigración, recordó el líder de la OEA, “ha sido y sigue siendo fundamental en la construcción de esta nación”, y últimamente un papel preponderante en ese sentido le correspondió a los trabajadores procedentes de los países de América. “Cuando pedimos, entonces, un trato humanitario, no estamos pidiendo una limosna, estamos pidiendo un reconocimiento para quienes han brindado un aporte fundamental en las últimas décadas al progreso de este país”, concluyó.

Presidente de El Salvador

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, agradeció a la OEA la adopción de la Declaración y llamó en general a la comunidad internacional a tratar el problema desde una perspectiva integral. “La protección de los derechos humanos de los menores migrantes constituye un tema de la más alta prioridad para el gobierno de El Salvador”, apuntó.

El primer mandatario salvadoreño sostuvo que se trata de una crisis humanitaria que abarca a cinco países, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Estados Unidos, indicando que todos deben unir esfuerzos para dar una respuesta conjunta al problema, en la que cada nación asuma su parte de responsabilidad y teniendo siempre en primer plano los derechos y el bienestar de los menores.

Sánchez Cerén indicó que el fenómeno migratorio surge de la falta de oportunidades que hay en América Central, por lo que es necesario, a su juicio, acordar una agenda que apueste al desarrollo económico, y también “al combate firme al crimen organizado, al narcotráfico y a las personas que tratan con niños”. Asimismo, solicitó que la OEA desarrolle un rol preponderante en esta materia, a través de la Comisión de Asuntos Migratorios y el Programa Interamericano para la promoción y protección de los derechos humanos de los migrantes, incluyendo los trabajadores migrantes.

Presidente de Guatemala

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, enfatizó en su discurso que la situación de los niños no acompañados constituye “una crisis que debe ser resuelta con una visión humanitaria y con una visión de los derechos humanos”. “Yo personalmente estoy convencido que la crisis, la migración precisamente de las niñas, los niños y los adolescentes no acompañados, es multicausal”, afirmó, y mencionó entre las razones para ello las expectativas de una reforma migratoria en Estados Unidos y la violencia generada por el narcotráfico, entre otras.

El mandatario guatemalteco explicó que el número de menores migrantes de su país empezó a aumentar en 2012, y que se ha disparado desde entonces. Sin embargo, recientemente la tendencia ha cambiado, destacó Pérez Molina: “Afortunadamente, con las acciones que hemos emprendido unidos los tres países, ahora las noticias empiezan a ser cada día mejor”, y citó datos de la patrulla fronteriza de Estados Unidos que muestran una caída en el número de menores migrantes en las últimas dos semanas.

La Declaración del Consejo Permanente, afirmó Pérez Molina, en referencia al documento aprobado por el cuerpo político de la OEA, constituye una muestra de “su apoyo, su solidaridad” dijo, y afirmó que ello “nos fortalece para que nosotros sigamos haciendo las acciones que nos corresponden como países para lograr resolver esta situación”.

“Creemos que sí podemos solucionar esta crisis humanitaria, y tengo fe que estamos encaminados a resolverla. También estoy convencido que con un plan de mediano y largo plazo podemos resolver los problemas de raíz,” aseguró el Presidente guatemalteco.

Presidente de Honduras

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, afirmó que la reunión protocolar del Consejo Permanente es relevante no sólo para su país, para El Salvador y Guatemala, “sino que es importante para la Humanidad, porque es una verdadera tragedia lo que ha ocurrido con este fenómeno que se ha desbordado”. Hernández agradeció el apoyo de la OEA a través de la Declaración aprobada sobre la materia, y al Secretario General Insulza por haber viajado a su país la semana pasada para participar de una conferencia que abordó el tema.

El líder hondureño manifestó que la crisis que “enfrentamos nos demuestra que la seguridad de Centroamérica y de Estados Unidos están íntimamente ligadas”, y pidió a los líderes políticos estadounidenses que tengan en cuenta que una Centroamérica violenta a raíz de las drogas, permeada por el narcotráfico y en pobreza representa un problema no sólo para la propia Centroamérica, sino también para Estados Unidos”. En este sentido, destacó que la mayoría de las ciudades de donde emigran los menores hondureños se encuentran en las rutas del narcotráfico.

Hernández sostuvo que la “emergencia humanitaria ha puesto de relieve la necesidad de acordar una hoja de ruta para resolver la crítica situación en la frontera sur de Estados Unidos, los problemas generados en los países de tránsito y las causas que originan este fenómeno”. Con este espíritu, continuó, “hemos venido estructurando un plan entre Estados unidos y Centroamérica, pero es fundamental atacar el problema de raíz y esto significa involucrarnos todos, generar oportunidades, ser severos con los ‘coyotes’, ser efectivos con cuidar nuestras fronteras, y desde luego, aceptar la corresponsabilidad”.

Presidenta del Consejo Permanente

La presidenta del Consejo Permanente y Representante Permanente de Santa Lucía ante la OEA, Sonia Johnny, destacó que el Hemisferio afronta “un problema de la mayor urgencia” y advirtió que “no sólo es una preocupación para ciertos países, ni es sólo un asunto de seguridad, sino que se trata de una crisis humanitaria que nos pide soluciones urgentes”. La embajadora Johnny señaló que “esta es una situación compleja que requiere de soluciones de gran alcance. Es una crisis que nos concierne a todos, a la cual tenemos que buscar una solución, que nos interesa a todos”.

La embajadora Johnny dio lectura completa a la Declaración aprobada por el Consejo, que afirma que “la migración de niñas, niños y adolescentes no acompañados por sus padres constituye una de las más notorias expresiones de exclusión social y desprotección de sus derechos humanos”.

“El documento también expresa “la solidaridad con los gobiernos de la región para que el problema se aborde desde una perspectiva humanitaria, con el objetivo de garantizar condiciones de bienestar y trato digno que facilite la reunificación familiar, donde corresponda”.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login