En nuestro mundo digital ¿estarán los jóvenes perdiendo la capacidad de leer las emociones?

emoticons_500x279

Por Stuart Wolpert

Las habilidades sociales de los niños pueden estar en declive ya que tienen menos tiempo para la interacción cara a cara debido a su uso mayor de los medios digitales, según un estudio de psicología de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Científicos de UCLA encontraron que estudiantes de sexto grado que pasaron cinco días sin siquiera mirar un teléfono inteligente, una televisión u otra pantalla digital, pudieron leer las emociones humanas mucho mejor que alumnos de sexto grado de la misma escuela quienes siguieron pasando horas cada día mirando sus dispositivos electrónicos.

“Muchas personas están mirando los beneficios de los medios digitales en la educación, y no muchos están mirando los costos”, dijo Patricia Greenfield, una distinguida profesora de psicología en UCLA College y autora principal del estudio. “El declive de la sensibilidad a las señales emocionales – perder la capacidad de entender las emociones de otras personas – es uno de los costos. El desplazamiento de la interacción social en persona por interacción con la pantalla parece reducir las habilidades sociales”.

La investigación estará en la edición impresa de octubre de Computers in Human Behavior (Computadoras en el comportamiento humano) y ya está publicada en internet.

Los psicólogos estudiaron dos grupos de alumnos de sexto grado de una escuela pública del sur de California: 51 que vivieron juntos durante cinco días en el Pali Institute, un campamento de naturaleza y ciencia a unas 70 millas al este de Los Ángeles, y otros 54 de la misma escuela. (El grupo de 54 asistiría al campamento más tarde, después de que se realizó el estudio).

 

Zona libre de teléfonos

El campamento no permite a los estudiantes utilizar dispositivos electrónicos – una política que muchos estudiantes encontraron desafiante el primer par de días. Sin embargo, la mayoría se adaptó rápidamente, de acuerdo con los consejeros del campamento.

Al principio y al final del estudio, se evaluó los dos grupos de estudiantes por su capacidad de reconocer las emociones de otras personas en las fotos y videos. Se les mostró a los estudiantes 48 fotografías de rostros que estaban felices, tristes, enojados o asustados, y se les pidió identificar sus sentimientos.

Ellos también vieron videos de actores interactuando entre sí y se les instruyó describir las emociones de los personajes. En una escena, los estudiantes toman un examen y se lo presentan a su maestro; uno de los estudiantes está confiado y emocionado, el otro está ansioso. En otra escena, un estudiante está triste después de haber sido excluido de una conversación.

Los niños que habían estado en el campamento mejoraron significativamente durante los cinco días en su capacidad de leer las emociones faciales y otras señales no verbales a la emoción, en comparación con los estudiantes que continuaron usando sus dispositivos digitales.

Los investigadores también observaron cuántos errores hicieron los estudiantes cuando trataban de identificar las emociones en las fotos y videos. Al analizar las fotos, por ejemplo, aquellos en el campamento cometieron un promedio de 9,41 errores al final del estudio, por debajo del 14,02 al principio. Los estudiantes que no asistieron al campamento registraron un cambio significativamente menor. Con los vídeos, los estudiantes que fueron al campamento mejoraron significativamente, mientras que las puntuaciones de los estudiantes que no asistieron el campamento no mostraron cambios. Los hallazgos aplicaron por igual a los niños y las niñas.

 

Ningún sustituto para el contacto cara a cara

“No puedes aprender las señales emocionales no verbales de una pantalla de la manera en que lo puedes aprender de la comunicación cara a cara”, dijo la autora principal Yalda Uhls, una investigadora principal con el Children’s Digital Media Center (CDMC) de UCLA en Los Ángeles. “Si no estás practicando la comunicación en persona, podrías estar perdiendo importantes habilidades sociales”.

Los estudiantes que participaron en el estudio informaron que mandan textos, ven la televisión y juegan video juegos durante un promedio de cuatro horas y media en un día escolar típico. Algunas encuestas han encontrado que la cifra es aún mayor a nivel nacional, dijo Uhls, quien también es la directora regional del sur de California de Common Sense Media, una organización nacional sin fines de lucro.

Greenfield, directora del CDMC, considera los resultados significativos, dado que se produjeron después de sólo cinco días.

Ella dijo que las implicaciones de la investigación son que la gente necesita más interacción cara a cara, y que incluso cuando las personas utilizan los aparatos digitales para la interacción social, están pasando menos tiempo desarrollando habilidades sociales y aprendiendo a leer las señales no verbales.

“Hemos demostrado un modelo de lo que más interacción en persona puede hacer”, dijo Greenfield. “Es necesaria la interacción social para desarrollar habilidades en la comprensión de las emociones de otras personas”.

Uhls dijo que los emoticonos son un pobre sustituto de la comunicación cara a cara: “Somos criaturas sociales. Necesitamos tiempo libre de dispositivos”.

Fuente: New America Media

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login