¿Son legales los bombardeos a los extremistas de Estado Islámico?

La acción militar de los países aliados podría justificarse bajo el argumento de una acción humanitaria en caso extremo. Foto: EPA/BBC.

La acción militar de los países aliados podría justificarse bajo el argumento de una acción humanitaria en caso extremo. Foto: EPA/BBC.

Por Marc Weller

La serie de ataques de Estados Unidos y los estados árabes aliados contra posiciones controladas por el grupo radical autodenominado Estado Islámico en Siria e Irak, han levantado una serie de cuestionamientos sobre la legalidad de dichas acciones de acuerdo con el derecho internacional.

La evaluación legal difiere cuando se trata de operaciones contra EI en Irak, y de las realizadas en Siria.

El gobierno de Bagdad invitó a las fuerzas internacionales a unírsele en la lucha contra EI.

En consecuencia, mientras la campaña militar se mantenga en territorio iraquí, puede que no sea necesario guiarse por el derecho internacional de autodefensa colectiva.

En el ejercicio de sus derechos constitucionales, el gobierno de Irak puede emplear la fuerza militar internamente para derrotar un movimiento armado que se ha impuesto violentamente sobre una parte importante de su territorio.

También es cierto que un gobierno pierde su derecho a solicitar ayuda militar internacional en la zona en que ha perdido control sobre partes significativa de su población y territorio debido a un levantamiento popular contra su autoridad.

Lea también: los grandes riesgos que enfrenta la coalición de estados contra EI

Un gobierno sin el respaldo de su propio pueblo no tiene derecho a mantenerse en poder gracias a una intervención militar externa.

Un gobierno sin resplado de su propio pueblo no tiene derecho a mantenerse en el poder gracias a una intervención militar

Marc Weller, profesor de la Universidad de Cambridge

Por ejemplo, la solicitud a principios de año de intervención de tropas rusas realizada por el presidente de Ucrania, Víctor Yanukovych, no contó con sustento legal, por cuanto se produjo después que había perdido el poder de representar al Estado tras producirse la insurrección contra su mandato.

De igual forma, Occidente ha criticado a Moscú por el continuo envío de suministros al presidente de Siria, Bashar al Asad, durante el conflicto actual con la oposición armada.

Irán también ha recibido condenas de Occidente por el envío de fuerzas armadas que tuvieron un papel central en cambiar el equilibrio militar a favor del gobierno central de Damasco.

Esto es muy distinto a lo que ocurre en Irak.

EI es un movimiento sectario que se ha autoimpuesto sobre una parte de un Estado a través de una campaña militar.

Se ha dicho que mantiene el control sobre poblaciones por medio del terror, desplazamientos forzados y asesinatos.

A EI se le acusa de privar a los habitantes de las áreas que controla de los derechos humanos consagrados internacional y constitucionalmente.

El gobierno de Irak ha sido recientemente reconstituido y uno de sus objetivos declarados es asegurar representación a todos los sectores de la sociedad (sunitas, chiitas y kurdos).

Su legitimidad no ha sido puesta en duda por el éxito militar de EI.

El nuevo gobierno está obligado a intentar preservar la promesa constitucional de garantizar los derechos humanos y defender a la población frente a EI.

Por tanto, puede recibir cualquier tipo de apoyo internacional que solicite. Mientras el gobierno en Bagdad lo apruebe, esa asistencia también puede dirigirse a las fuerzas peshmerga kurdas en el norte de Irak, que han tenido un papel clave en la campaña contra EI hasta el momento.

¿Autodefensa?

Las acciones militares invocando la autodefensa sólo se justifican si hay un ataque en curso o inminente, segun la ONU. Foto: Getty/BBC.

Las acciones militares invocando la autodefensa sólo se justifican si hay un ataque en curso o inminente, segun la ONU. Foto: Getty/BBC.

La situación de las operaciones internacionales contra EI en Siria es más compleja.

El gobierno sirio no ha consentido formalmente este tipo de operaciones, y si llegase a hacerlo, su buena fe puede ser cuestionada.

En cambio, el presidente Asad, apoyado por Rusia, aseguró que tales acciones constituyen una flagrante violación al derecho internacional.

Mientras muchos estados, incluyendo el Reino Unido, consideran a la opositora Coalición Nacional como la “legítima representación del pueblo sirio”, estos estados aún no lo han reconocido como el gobierno sirio.

La coalición no tendría la autoridad para consentir operaciones militares extranjeras en suelo sirio.

Un argumento más exitoso puede ser relacionar cualquier acción en Siria con el objetivo principal de apoyar al gobierno en Bagdad en la campaña para liberar su propio territorio.

El antecedente de Nicaragua

Se ha dicho que no es posible derrotar a EI en Irak a menos que se ataque la infraestructura que soporta su ocupación del territorio iraquí, que se encuentra asentada a ambos lados de la frontera.

De acuerdo con lo establecido por la Corte Internacional de Justicia en el caso de Nicaragua de 1986, donde Estados Unidos fue encontrado culpable de violar la ley internacional al apoyar a los rebeldes armados de la Contra, el argumento de la autodefensa solo puede ser invocado por Irak contra Siria si Estado Islámico actúa como un agente directo de Damasco y bajo su control operativo.

La coalición no tendría autoridad para consentir operaciones militares extranjeras en suelo sirio

Marc Weller, profesor de la Universidad de Cambridge.

Pero este no es el caso. De hecho, el gobierno sirio perdió todo el control sobre las zonas de su país en manos de EI.

Aún más, hasta no hace mucho, no había hecho intentos por desalojarlo, dejando esa labor en manos de los grupos armados de la oposición.

Damasco es abiertamente incapaz o no está dispuesto a delegar su obligación de prevenir las operaciones de EI contra Irak desde su propio suelo.

Pero este hecho no implica que Irak deba asumir el costo de esta inacción a la hora de contener a EI en su suelo.

Bajo la doctrina de la autodefensa, la zona de operaciones de la campaña para derrotar a EI en Irak puede ser extendida para cubrir partes de Siria fuera del control del gobierno sirio.

Una segunda línea de argumento puede vincularse a un llamado a la autodefensa hecho por las propias naciones que intervienen.

Estados Unidos y Reino Unido pueden argumentar que EI representa una amenaza a su propia seguridad.

Sin embargo, de acuerdo con el Artículo 51 del Capítulo de las Naciones Unidas, la autodefensa solo aplica a actuales o inminentes ataques, más que a potenciales o posibles agresiones.

El 11 de septiembre

A raíz de los eventos del 11 de septiembre de 2001 y la pérdida de vidas y destrucción que originó, se ha aceptado que la acción de un grupo beligerante -no necesariamente un estado- puede ser considerada como un “ataque armado”, según lo define el Artículo 51.

Estados Unidos invocaron la autodefensa con relación a sus propias fuerzas basadas en Erbil, en Irak, cuando fueron amenazadas por un avance de EI.

Sin embargo, no hay tal fuerza en desplegada en Siria.

 Las pérdidas en vidas y materiales durante los atentados del 11 de septiembre cambiaron la noción de la autodefensa. Foto: Getty/BBC.


Las pérdidas en vidas y materiales durante los atentados del 11 de septiembre cambiaron la noción de la autodefensa. Foto: Getty/BBC.

Sería más difícil señalar el riesgo de un acto de terrorismo específico o inminente contra Estados Unidos o Reino Unido proveniente de EI en Siria.

Los recientes asesinatos de rehenes occidentales son indignantes y las acciones de rescate orientadas a su liberación son claramente legales.

No obstante, una agresión a individuos capturados, a pesar de lo horrenda que pueda ser, no es considerada legalmente un ataque armado contra sus países de origen y no amerita invocar el derecho a autodefensa.

Uno puede discutir que EI representa una clara amenaza de terrorismo dada la virulencia de su ideología anti occidental y su capacidad de planificar operaciones desde los territorio que ocupa.

Esta visión forzaría la tradicional interpretación del concepto de autodefensa.

Sin embargo, en la cumbre del 5 de septiembre en Gales, la OTAN –una alianza para operaciones defensivas enmarcada en el Artículo 51- declaró con referencia a EI que “si la seguridad de alguno de los aliados se ve amenazada, no dudaremos en tomar todos los pasos necesarios para asegurar nuestra autodefensa colectiva”.

No obstante, el argumento de la autodefensa puede ser fortalecido por la cooperación de naciones clave en la región para operaciones contra Siria.

Jordania, otro vecino inmediato, denunció incidentes que involucran a EI en su frontera y reclama su derecho asegurar su propia seguridad.

A pesar de ello, en el sentido más estricto, el derecho a la autodefensa se limita a lo que haga falta para frenar un ataque armado en curso o inminente de EI contra sus vecinos.

Sin embargo, Jordania podría al menos señalar la serie de incursiones y ataques, y tendría que argumentar que estas acciones sólo pueden detenerse si EI es derrotado en Siria.

Intervención humanitaria

Finalmente, también es posible fundamentar un llamado a la acción debido a las actividades de EI en Siria.

El gobierno sirio está obligado a proteger a su población ante crímenes contra la humanidad cometidos en su territorio.

Claramente, no está en capacidad de hacerlo, dado que perdió el control en áreas ocupadas por EI.

Es por ello que la acción internacional puede adaptar la doctrina de intervención humanitaria para liberar a la población atemorizada por el cerco del movimiento extremista.

La acción de fuerza con motivos humanitarios ha sido empleada en más de 20 casos desde el fin de la Guerra Fría.

Cabe destacar que, en la mayoría de esas experiencias, un mandato de Naciones Unidas ofreció una justificación jurídica.

El gobierno sirio está obligado a proteger a su población ante crímenes contra la humanidad

Marc Weller, profesor de la Universidad de Cambridge

Vista la situación actual, en esta instancia sería bastante probable un veto de Rusia.

Las acciones humanitarias unilaterales siguen siendo debatidas entre naciones y académicos.

No obstante, la prioridad de los derechos de las personas sobre doctrinas abstractas de soberanía, hace posible la justificación de una acción en circunstancias extremas de necesidad humanitaria.

En este momento conviene tener en cuenta que, a pesar de la serie de severas violaciones a los derechos humanos, no está del todo claro si se ha llegado a este punto.

Reportes sobre un preocupante aumento de refugiados llegando a Turquía y otros países vecinos, provenientes de áreas controladas por EI, sugieren que pudiera presentarse un caso de extrema necesidad humanitaria en las próximas semanas.

En todo caso, incluso llegado a este punto la motivación de los estados interventores estaría en discusión.

Pareciera que el interés actual de estas naciones se fundamenta más en la seguridad regional y en la propia, frente a amenazas de EI, que en aliviar el sufrimiento de la población local.

Tampoco está claro quien ocuparía el lugar de EI, si este grupo es forzado a salir de territorio sirio.

¿Sería el gobierno, la oposición o incluso una fuerza internacional por período corto?

Tal como fue el caso con el mandato de la ONU para proteger a la población libia de la carnicería desatada por el coronel Muamar Gadafi en 2011, el tema se vería mezclado con la creciente campaña por “un cambio de régimen” en Siria.

En total, sin formar una alianza incómoda con el gobierno de Asad, el argumento más sólido para respaldar una acción contra EI en Siria es complementar la actual campaña en Irak.

Esto pudiera extenderse a otras naciones afectadas, como Jordania.

Peligro de exterminio

 No está clara la doctrina en casos como el de EI. Foto: AP/BBC.


No está clara la doctrina en casos como el de EI. Foto: AP/BBC.

El teatro de operaciones puede extenderse hacia otras partes de Siria tanto como sea estrictamente necesario para culminar exitosamente la campaña.

La autodefensa por parte de las naciones que intervienen va a requerir una mayor definición de lo que es una amenaza inminente de operaciones terroristas provenientes de EI en Siria, y de mayores ataques contra ellos.

Como alternativa, se pueden emprender acciones en representación del pueblo sirio que se encuentra en manos de EI, siempre y cuando estén en peligro inminente de exterminio o de ser desplazados en masa por la fuerza.

También sería posible una acción si se produce una violación de sus derechos humanos más fundamentales de manera clara y continua, conformando un crimen masivo contra la humanidad.

Sin embargo, sería difícil que una acción de fuerza con motivos humanitarios quedase limitada a aquellas zonas bajo control de EI.

Sería necesaria entonces una solución de mayor envergadura para garantizar la resolución del conflicto en Siria.

Marc Weller es profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Cambridge y director del Centro Lautperpacht para el Derecho Internacional. Es editor del Oxford University Press Handbook sobre el Uso de la Fuerza en el Derecho Internacional, que aparecerá en noviembre.

 Fuente: BBC Mundo

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login