El cuento siniestro de Obama para bombardear Siria

Por Vicky Peláez

Occidente no conquistó el mundo por la superioridad de sus ideas, valores o religión, sino por la superioridad de la violencia organizada. (Samuel Huntington).

En política no hay nada casual o como decía el filósofo griego Leucipo de Mileto “nada sucede porque sí, sino todo sucede con razón y por necesidad”. Por eso cuando en junio pasado el ex vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney advirtió que antes de 2020 habrá otro ataque terrorista como el 11-S y que era probable “que sea mucho más letal que el anterior”, el mundo se dio cuenta que algo gordo estaban “cocinando” los globalizadores.

Un artículo aparecido días después en The New York Times, escrito por el economista Tyler Cowen afirmando que “la falta de grandes guerras posiblemente estaba afectando el crecimiento económico”, confirmó el inicio de un nuevo ciclo y posiblemente más agresivo, de la guerra “preventiva” y con toda certeza, en el Medio Oriente- poseedor de 800 mil millones de barriles de petróleo del total de 1,5 millones de millones que existen en el mundo.

No podría ser contra Rusia o China, pues Estados Unidos no está acostumbrado a entrar en conflicto bélico con otras potencias aunque sean en su estimación de dimensión regional. Siempre ha preferido atacar naciones débiles y fragmentadas, pero con suficientes recursos naturales que sean de su llamado “interés nacional”, como Irak y Libia cuyas reservas comprobadas de petróleo son de 140 y 50 mil millones de barriles respectivamente o los países ubicados estratégicamente para los planes hegemónicos de Estados Unidos. En este aspecto Afganistán abría el camino hacia Asia Central y China y Siria hacia Irán. La conquista del Medio Oriente no podría ser completa sin dominio sobre Siria e Irán. Precisamente estos países están actualmente en la mira del Gran Patrón.

También Irak está nuevamente incluido en esta lista de la guerra preventiva debido al fracaso de la invasión de Washington para establecer el control sobre sus yacimientos petroleros. Resultó que el gobierno del primer ministro shiita Nouri al-Maliki impuesto por Norteamérica permitió que India, China y Rusia ganaran los contratos de petróleo más lucrativos en Irak en 2012, mientras que las grandes petroleras como ExxonMovil, Chevron y BP tuvieron que contentarse con los depósitos del oro negro en el Kurdistán iraquí. Por aquel atrevimiento al-Maliki perdió su puesto y salió de la gracia de Norteamérica que sembró tanta sangre y muerte iraquí para apoderarse de todo.

Precisamente en este tiempo apareció como por magia en Siria e Irak un nuevo grupo yihadista sunita extremadamente radical, el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS en inglés y EIIS en español) que actualmente ocupa la tercera parte del territorio de Siria y de Irak con una población de aproximadamente cuatro millones de habitantes. No hay que olvidar que desde el comienzo del primer ciclo de la guerra preventiva de Estados Unidos y sus aliados usaron su habitual táctica de “divide y reina”. Así sacaron del poder a sunitas en Irak que constituían el 20% de la población e instalaron a los shiitas y actualmente en Siria, donde están en el poder alauitas-una rama de Islam shiita, organizaron grupos de resistencia sunitas para terminar con el gobierno de Bashar al-Asad. Los más famosos son Jabhat al-Nusra (Frente al-Nusra), el Ejército Libre Sirio (ELS) y actualmente EIIS junto con otros 60 grupos que siguen la misma causa. Entre estos 60 grupos está sobresaliendo una enigmática célula, Grupo Khorasan que está recibiendo una inusitada publicidad de la prensa globalizada por sus bien publicitadas amenazas de “atacar a Estados Unidos en su propio territorio”.

Los auspiciadores financieros e ideológicos de estos grupos son Arabia Saudita, Kuwait, Qatar y Turquía donde en el poder están sunitas y sus mentores logísticos, asesores militares, instructores y proveedores de armamento son Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Francia, Turquía, Canadá, Israel y Alemania. En el libro The Jihadis Return, su autor Patrick Cockburn cita a un general del Ejército Libre Sirio que afirmó que “que ELS recibe órdenes de Washington y los 16 comandantes en el norte de Siria y los líderes de otros 60 grupos menores en el sur reciben sus armas, asesoría de instrucciones directamente de los norteamericanos”.

Todos estos grupos que actúan tanto en Irak como Siria pertenecen a las organizaciones que se llaman en Estados Unidos “amigos-enemigos”. En Afganistán eran muyahidines bautizados por Ronald Reagan como “luchadores por la libertad” y aliados incondicionales de Washington. Después, la CIA y su homólogo pakistaní, el ISI los unieron en al-Qaeda declarada la enemiga principal de los Estados Unidos cumpliendo al mismo tiempo su rol principal de promotora del terror en el Medio Oriente, especialmente en los países donde Norteamérica y sus aliados los estaban balcanizando con el propósito de acabar con la unidad nacional.

En Siria el EIIS, el Frente al-Nusra y en Irak el EIIS son utilizados con un fin doble. De un lado son aliados incondicionales de Washington para acabar con el régimen de Bashar al-Asad y mantener a la defensiva a los shiitas en Irak, considerados aliados de Irán y Líbano. Y del otro lado los guerrilleros del EIIS y su permanente campaña de terror constituyen un pretexto para bombardear supuestamente sus posiciones en Siria. La semana pasada el vice primer ministro iraquí, Bahaa al-Araj declaró a The New York Times que “sabemos quién ha creado DAESH (EIIS): la campaña militar de EE.UU. contra EIIS no disminuye las sospechas que coinciden en las calles de Bagdad así como en los más altos círculos gubernamentales que la CIA está detrás de los extremistas del EIIS.

Según la publicación Global Research, en la mayoría de los casos antes de los ataques de aviones norteamericanos, franceses, británicos, belgas y daneses contra las posiciones y cuarteles del ISIS, sus miembros se retiran de estos lugares tras recibir un “soplo” sobre el inminente ataque. En Irak, el gobernador de la ciudad Haditha, Abdul Hakim de Jigaifi denunció hace poco que los supuestos ataques aéreos contra los terroristas del EIIS por parte de Estados Unidos y sus aliados no hicieron ningún daño a esta organización tal como si existiera un convenio secreto ente Norteamérica y el EIIS. Durante el último ataque de los aviones aliados las bombas cayeron sobre los blancos del Frente al-Nusra pero evitaron bombardear los centros del EIIS.

En realidad, todos los quehaceres del Estado Islámico de Irak y Siria (EIIS) son deliberadamente exagerados por los medios de comunicación globalizada. A la vez su sofisticación en el uso de medios virtuales, su conocimiento de la técnica de propaganda, su armamento moderno y la preparación de sus combatientes indican claramente la participación de los occidentales, en especial norteamericanos e israelíes. Sorprende también el documental del canal de Rupert Murdoch, Vice News, “Spread of Caliphate” de cinco capítulos que muestra cierta simpatía a EIIS.

Y cómo no, si esta formación ofrece un sólido pretexto a Washington primero, para sacar del poder a Bashar al-Asad y dividir Siria; segundo, justificar su presencia en el Medio Oriente y asegurar su control sobre 800 mil millones de barriles de petróleo; tercero, asegurar la seguridad de su mayor aliado en la región, Israel según el “Plan Yinon”; cuarto, facilitar nuevamente la entrada de “las botas militares” a Irak y ya se está hablando de un posible envío de unos 15,000 marines para comenzar; quinto, terminar con el nacionalismo árabe y reemplazarlo con el sectarismo; y el sexto, y quizás más importante, acelerar el proceso de la militarización de Estados Unidos, iniciado con el “USA Patriot Act” (Ley Patriota) promulgada el 26 de octubre 2001.

En un reciente programa de Fox News, su presentadora Jeanine Pirro exhortó a los norteamericanos a prepararse para protegerse de los ataques terroristas islámicos. Aconsejó a cada familia tener depósitos de comida y agua potable y agudizar la vigilancia en sus lugares de trabajo y en su vecindad. Y lo curioso de todo esto es que de acuerdo a la Voz de América, Washington está considerando poner en marcha la creación de Redes de Vigilancia Comunitaria al estilo de los Comités de la Defensa de la Revolución en Cuba (CDR). Estas redes estarán en coordinación con el Departamento de Justicia y el Fiscal General de la nación para detectar cualquier elemento peligroso que represente una amenaza a la seguridad del país y estadounidenses

Por desgracia allí no termina la historia. Barak Obama, el Premio Nobel de la Paz, el presidente de Estados Unidos que en 2009 prometió liberar el mundo de las armas nucleares ya anunció el programa de renovación a gran escala de las fuerzas nucleares. En los próximos 30 años, según The New York Times, Estados Unidos intentará invertir hasta un millón de millones de dólares en el programa que comprende la compra de 12 submarinos, 100 aviones para las misiones estratégicas y 400 misiles. A la vez uno de los “iluminados” del planeta, Henry Kissinger ofrece solucionar el terrorismo en el mundo creando un ejército mercenario para luchar contra el terrorismo internacional. Este ejército tendría que ser pagado por una coalición de naciones y supervisado por el congreso norteamericano.

¡Cuán grande sabiduría! Y a todo esto Barack Obama considera, como lo anunció en las Naciones Unidas, “el mejor momento en la historia mundial”. Por algo dijo alguna vez Oscar Wilde que “el cínico es un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada”.

Fuente: RIA NOVOSTI/ARGENPRESS.Info

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login