Las deportaciones masivas separan a miles de niños nacidos en Estados Unidos de sus padres

Pese a las promesas del presidente Obama de no renunciar a la reforma migratoria, miles de padres que dicen tener hijos nacidos en Estados Unidos fueron deportados en 2013 rompiendo familias de forma dramática.

Es el caso de Nora Sandigo, una mujer que lucha para poner fin a unas deportaciones que rompen familias. El resultado es que los niños estadounidenses se quedan solos cuando expulsan a sus padres por no tener documentos. Para Nora se trata de injusticia desgarradora.

“Yo creo que los políticos no le han puesto la atención que merece este tema. Creo que han actuado de manera irresponsable y vergonzosa porque los niños son ciudadanos americanos y yo creo que es un deber proteger sus derechos civiles, humanos y constitucionales”, opina Nora Sandigo, fundadora de Fraternidad Americana.

Desde su pequeño despacho trabaja sin descanso y ya se encarga de más de 800 niños a los que considera casi como sus propios hijos. Es un esfuerzo titánico pero Nora no ceja en su empeño: el último caso en llegar hasta su despacho es el de la familia Fonseca. La fundadora de Fraternidad Americana tiene los documentos que le entregó la madre de esa familia otorgándole la custodia de sus tres hijas; un poder que traspasó a Nora por si algún día fuera deportada.

Para Nora es una gran responsabilidad, pero también es un modo de vida: ella les da no solo asistencia legal sino también asistencia humanitaria, psicológica y lo necesario para subsistir: comida y ropa. Claudia Fonseca, la madre de tres ciudadanas norteamericanas, es ilegal; su marido fue deportado hace tres años y ahora vive con el temor constante de que sus hijos se queden solos.

“El temor que tengo es que me deporten a mí porque yo no tengo documentos; yo le firmé un documento para que ella tenga la custodia por si algún día me llegara a pasar algo a mí”, afirmó Claudia.

“Yo ando en la calle a veces con miedo por pasan los de Migración y me piden documentos”, agregó.

Nora les trae comida y juguetes, un pequeño consuelo que ayuda a las niñas a sentirse normales y a Claudia le permite ver la felicidad en el rostro de sus hijas.

El problema de la separación familiar es inmenso, el año pasado deportaron a 72.000 padres y madres de ciudadanos estadounidenses y las organizaciones humanitarias no entienden como el Gobierno puede permitir esta situación.

“Si tanto se jacta de defender los derechos humanos en otros países, ¿por qué no le pone Estados Unidos atención a lo que pasa dentro de casa?”, destaca Nora Sandigo.

El incansable trabajo de Nora Sandigo es solo una gota en el océano, pero ofrece esperanza a cientos de familias que luchan, sencillamente, por poder estar juntas.

Fuente: RT/ARGENPRESS.Info

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login