Quien mata a quien

Por Teresa Gurza

Escribe el periodista Martín Caparrós en la revista El País Semanal del 21 de septiembre, algo que puede ser aplicado a México; vean:

“En un mundo donde los programas políticos de unos y otros se confunden y donde el criterio más usado para juzgar la acción de un partido parece ser la tasa de pillaje de sus funcionarios, la corrupción se ha transformado en la vara que todo lo mide: (actualmente) tres cuartos de la discusión política consisten en debatir quien roba qué…”

Dado lo acontecido en el Estado de México, Guerrero, Jalisco y Michoacán, nosotros podríamos agregar que acá se centra también, en quien mata a quién.

O en quien ni siquiera se entera de la matazón; como el desaparecido y perredista alcalde de Iguala, José Luis Abarca; quien antes de huir, o que lo huyeran, declaró que por estar bailando y cenando, no supo del tiroteo de policías municipales contra estudiantes normalistas de Ayotzinapa, que dejó tres muertos, 25 lesionados y más de 43 muchachos desaparecidos; ni del ataque al camión donde viajaban jóvenes futbolistas, que ocasionó la muerte del chofer y de un niño.

En este mundo increíble en el que vivimos, hubo sin embargo esta semana algunas cuestiones que levantan el ánimo:

*Osorio Chong se atrevió a subirse al templete estudiantil para dialogar con los politécnicos y recibir su pliego petitorio y ofreció soluciones conjuntas.

*La PGR desmanteló una banda que robaba a Pemex cuatro millones de litros de petróleo, al mes.

*Peña Nieto calificó como esencial, conocer la verdad jurídica de los asesinatos en Tlatlaya. Y la PGR admitió que se trató de ejecuciones realizadas por soldados.

Pero, continuaron los abusos:

La Cepal advirtió que los salarios en México están a su menor nivel en 40 años; lo que no parece importarles a los diputados, expertos en taparse unos a otros en eso de dilapidar el dinero de todos en cantinas, restaurantes y spas, como lo muestran facturas publicadas por El Universal.

Y como dicen que no les alcanza, algunos de ellos hacen sus luchitas para tener más; como la diputada panista por Nuevo León, Consuelo Argüelles que de acuerdo a Reforma, puso esta semana un tianguis de joyería en el sótano del mismo San Lázaro.

Tampoco les alcanza el presupuesto electoral; La Jornada precisa que de ser aprobado tal cual por los diputados, en el 2015 aumentará 33 punto cinco por ciento; llegando a 21 mil 786 millones 773 mil pesos.

Enormes cantidades de ese dineral que podría ocuparse en disminuir pobreza y desigualdad, se irán en plásticos y mantas, publicidad  mala y cara y machacona propaganda en radio y tv;  en indemnizaciones a los consejeros que se van y en bonos por cualquier cosa para los que llegan; el Instituto Estatal Electoral de Guanajuato, por ejemplo,  acaba de “indemnizar” con 524 mil pesos al presidente saliente Jesús Badillo tras tres años en el cargo y con 319 mil 678 a cada uno de los seis consejeros.

No hay recursos que rindan con esos y otros gastos millonarios; como las pensiones vitalicias de casi cien mil pesos mensuales por cabeza, a ocho ex directores del Instituto Politécnico Nacional; que superan en 58 por ciento el total de los recursos destinados al programa de estímulos a sus investigadores.

O los 45 millones que este año se dieron al secretario del sindicato del Infonavit, Rafael Riva Palacio Pontones; con 37 años en un cargo que le permite agandalles para todo lo que se le ofrezca.

Lucra por el estilo pero con los programas de Sedesol, Graciela Martínez, cachada por el diario Reforma con las manos en la masa, o más bien en tinacos, calentadores, playeras y papeles para gestionar “apoyos de oportunidades” a cientos de priístas; “porque si son del PRD… los mando a chingar a su madre”.

Y, ¿no que el gobierno sería estricto en el cumplimiento del Fideicomiso del Grupo México, para paliar el desastre del derrame que una de sus minas ocasionó en Sonora? ¿cómo está entonces eso, de que pagará en abonos?

Remato esta lista de despilfarros y oprobios con el celestial pensamiento de José María De La Torre, obispo de Aguascalientes y contrario a que “los invertidos” se casen en “bodas gay”; que califica como “experimento peligrosísimo, que abre el camino para que luego se casen con animales”.

 

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login