Qué debe pasar para que EE.UU. levante el embargo a Cuba

Una de las opciones que se discuten en EE.UU. para reducir los efectos del embargo es eliminar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo. Foto: AP/BBC.

Una de las opciones que se discuten en EE.UU. para reducir los efectos del embargo es eliminar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo. Foto: AP/BBC.

Con una abrumadora mayoría, la Asamblea General de Naciones Unidas pidió este martes que se levante el embargo estadounidense contra Cuba.

Es la vigésimotercera vez consecutiva que la Asamblea realiza esa petición, que contó con el apoyo de 188 de los 193 miembros de Naciones Unidas.

Sólo Estados Unidos e Israel votaron en contra, mientras tres países (Micronesia, Palau e Islas Marshall) se abstuvieron de dar su visto bueno.

Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el voto de Naciones Unidas es considerado ampliamente simbólico, aunque se da en momentos en que hay voces importantes en Estados Unidos que están pidiendo que se elimine esa política que fue anunciada el 19 de octubre de 1960 y ha marcado las relaciones bilaterales desde entonces.

Sparrow agrega que para eliminar el embargo en su totalidad debe haber una aprobación del Congreso, aunque el presidente Barack Obama puede implementar acciones que ayuden a suavizar su impacto y señalar un cambio de rumbo.

Lea también: Qué buscan empresarios de EE.UU. en La Habana

Obama y el Congreso

El embargo, por ser una ley, sólo puede ser retirado en su totalidad por una decisión en el Capitolio, donde hay un grupo de férreos defensores de esta medida histórica.

La Cumbre de las Américas podría presentar la oportunidad para que Obama se reúna con el liderazgo político cubano.

En particular, dos pesos pesados en el Senado que defienden el embargo son Robert Menéndez, de Nueva Jersey, y Marco Rubio, de Florida.

Ambos tienen ascendencia cubana y ambos son figuras importantes en el Comité de Relaciones Exteriores de esa cámara, que juega un rol fundamental a la hora de tomar decisiones de política internacional.

Quienes defienden el embargo aseguran que, antes de cualquier cambio, Cuba debe liberar a los prisioneros políticos y realizar avances democráticos.

Es difícil pensar que el embargo sea retirado en su totalidad en el Congreso, pero la oposición de algunos congresistas no significa que el gobierno de Barack Obama no pueda tener una influencia considerable para que los efectos del embargo se reduzcan.

Se ha argumentado que las sanciones han afectado a los cubanos y que va en contra de los intereses de EE.UU.

Aunque la Casa Blanca ha mantenido las sanciones históricas, también ha suavizado algunas restricciones a los viajes de cubanoestadounidenses a la isla y el envío de remesas.

Y hay analistas que consideran que el presidente tiene una oportunidad para indicar más cambios en los próximos meses y especialmente en el contexto de la Cumbre de las Américas en abril, donde Obama puede coincidir con el presidente cubano Raúl Castro, quien fue invitado por el país anfitrión, Panamá.

Entre las medidas que se han discutido está la posibilidad de que Obama retire a Cuba de la lista de países descritos como patrocinadores del terrorismo, lo cual podría tener un efecto importante sobre el embargo, así no se elimine por completo.

“Toda la política hacia Cuba está basada en una narrativa de enemistad”, le dice a BBC Mundo Arturo López Levy, un analista cubano de la Facultad de Estudios Internacionales Joseph Korbel, en la Universidad de Denver.

El gobierno cubano dice que el costo del embargo sobre su economía es astronómico: unos US$117.000 millones.

“Por eso, aunque sacar a Cuba de la lista de países (patrocinadores de) terroristas no va a cambiar mayormente el régimen de sanciones, sí cambia la narrativa con la cual Cuba se percibe en Estados Unidos”, agrega.

Cambios sociales

Estos debates se producen mientras hay crecientes voces en Estados Unidos que están abogando por el fin del embargo y que tienen el potencial de ayudar a abonar el terreno para una eventual decisión en ese sentido.

 

“Toda la política hacia Cuba está basada en una narrativa de enemistad. Por eso, aunque sacar a Cuba de la lista de países terroristas no va a cambiar mayormente el régimen de sanciones, sí cambia la narrativa con la cual Cuba se percibe en Estados Unidos.

Arturo López Levy, Universidad de Denver.

“Hay un consenso político creciente según el cual el embargo como política no tiene más sentido, y se trata de un consenso muy amplio que incluye a cubanoestadounidenses moderados e incluso algunos moderadamente conservadores que históricamente lo apoyaron”, le dice a BBC Mundo William LeoGrande, coautor de un libro publicado recientemente sobre los diálogos secretos entre Estados Unidos y Cuba.

Ese giro ha sido apoyado por políticos de peso como la exsecretaria de Estado, exsenadora y exprimera dama, Hillary Clinton, quien argumentó en su biografía Hard Choices y en entrevistas que las restricciones no responden a los intereses estadounidenses actuales ni a promover el cambio en la isla caribeña.

En mayo, además, 44 ex altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, empresarios e intelectuales enviaron una carta abierta al presidente Barack Obama pidiéndole que suavice su política hacia Cuba.

A nivel económico también ha habido cambios notorios, como la primera visita a Cuba en 15 años de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ocurrió en mayo y envió una señal sobre los intereses comerciales que podrían abrirse si se pone fin al embargo.

Raúl Castro fue invitado a la Cumbre de las Américas que se celebrará el próximo año en Panamá.

Y en la prensa el tema también ha recibido atención, en especial del diario The New York Times.

El periódico publicó varios editoriales en inglés y en español en los que aboga por la eliminación del embargo, con el argumento de que ha habido cambios significativos tanto en Cuba como en Estados Unidos que llevan a que sea políticamente posible establecer relaciones diplomáticas y desmantelar las restricciones.

Esto contrasta con la opinión de The Washington Post, que se preguntó este mes si una relajación mayor del embargo es necesaria en este momento y agregó que eliminarlo por completo “premiaría y ratificaría la intransigencia” de los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Más allá de las opiniones sobre el embargo, todavía no está definido cómo puede cambiar el tema en los próximos meses. Por lo pronto, Estados Unidos votó este martes en su línea histórica en Nueva York en contra de que se elimine el embargo que ya suma más de cinco décadas.

Fuente: BBC Mundo

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login