La violencia contra la mujer guarda relación con los problemas de la salud reproductiva

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la OPS/OMS insta al sector de la salud a dar una respuesta más contundente.

 

Washington, D.C., 24 de noviembre de 2014 (OPS/OMS) – Según se desprende de estudios realizados en un sinnúmero de países de todo el mundo, los embarazos no deseados, las infecciones de transmisión sexual y los abortos espontáneos son más frecuentes en las mujeres que informan haber sido víctimas de violencia en algún momento de sus vidas.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra todos los años el 25 de noviembre, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) insta al sector de la salud—especialmente los servicios de salud sexual y reproductiva—a involucrarse en las actividades dirigidas a prevenir y responder a la violencia contra la mujer.

“Este es un problema de gran magnitud, con muchas implicaciones para la salud”, afirmó la doctora Carissa F. Etienne, Directora de la OPS/OMS. “El sector de la salud tiene un papel que jugar tanto en la prevención como en la respuesta”, señaló y añadió que para abordarlo también se necesita del involucramiento de otros sectores.

La violencia contra la mujer sigue siendo un grave problema de salud pública en las Américas, donde una de cada tres mujeres experimenta durante su vida violencia física o sexual por parte de su pareja o violencia sexual por parte de alguien que no es su pareja, y donde 20% de las mujeres informan haber sido víctimas de abuso sexual cuando eran niñas. Las mujeres jóvenes de entre 15 y 19 años de edad son las más expuestas al riesgo de violencia física o sexual por parte de su pareja, y muchas de ellas indican que su primera experiencia sexual fue un acto que no buscaron o que les fue impuesto.

Esa violencia no solo provoca lesiones o incluso la muerte, sino que además tiene una repercusión poco reconocida en la salud reproductiva de las mujeres, que se traduce en más complicaciones en el embarazo, así como en embarazos no deseados, abortos espontáneos e infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH. En algunos países de las Américas, los niveles de embarazo no deseado son dos a tres veces mayores en las mujeres que informan haber sufrido violencia a manos de su pareja que en aquellas que no lo hacen. La pérdida de embarazos es dos veces mayor en las mujeres que informan haber sido víctimas de violencia, en tanto que el riesgo de parto prematuro es 1,6 veces superior.

Hay estudios en los que también se ha constatado que la violencia es una causa importante de mortalidad materna. La violencia infligida por la pareja fue la causa principal de muerte materna—responsable de 20% de esas defunciones— en tres ciudades de los Estados Unidos entre 1993 y 1998. A su vez, se comprobó que las hemorragias fueron tres veces más comunes en las embarazadas víctimas de actos de violencia en una provincia del Canadá en 2003. Entre 3% y 44% de las embarazadas en América Latina y el Caribe informan haber sufrido actos de violencia por parte de su pareja durante el embarazo.

 

El papel del sector de la salud

El rol del sector de la salud incluye entre otras cosas, la recolección de datos sobre la prevalencia de violencia que se puedan utilizar como insumo para la elaboración de políticas y la programación, y al mismo tiempo capacitar a sus trabajadores a fin de que puedan prestar una atención integral, sin emitir juicio alguno, a las sobrevivientes de la violencia doméstica. Los trabajadores de la salud deberían derivar a las sobrevivientes a los servicios jurídicos y de apoyo social. Las estrategias de salud pública deberían incluir actividades dirigidas a cambiar las normas sociales y los comportamientos vinculados con la violencia.

Además, en el caso de las mujeres víctimas de agresión sexual, los servicios de salud deberían evaluar su necesidad de profilaxis contra el VIH o las ITS, poner a su disposición medios anticonceptivos de emergencia, ofrecer abortos sin riesgo de conformidad con las leyes nacionales (en los casos en que una mujer llega a los servicios de salud cuando ya es demasiado tarde para la anticoncepción de emergencia o si esta ha fracasado) y proporcionar apoyo de salud mental.

 

Actividades

En reconocimiento del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y como parte de los 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género que seguirán a esa fecha, la OPS/OMS participará en los siguientes eventos, que estarán abiertos a la asistencia del público:

 

  • Violencia contra la mujer y derechos reproductivos en las Américas: avances y retos persistentes. Fecha: 2 de diciembre de 2014, de 14.30 a 17.30. Organización de los Estados Americanos, Sala Rubén Darío, 1889 F St., N.W., Washington, D.C. Transmisión en directo: www.oas.org/en/media_center/webcast_schedule.asp
  • Lanzamiento en los Estados Unidos de un número especial de The Lancet dedicado a la violencia contra la mujer y las niñas. Fecha: 3 de diciembre de 2014, de 10 a 12, Auditorio Jack Morton, Universidad George Washington, 805 21st St., N.W., Washington, D.C.
  • Creación de condiciones propicias: Preguntar a las mujeres acerca de la violencia y responder en entornos de salud. Fecha: 4 de diciembre de 2014, de 9.30 a 12. Care International, 1825 I St., N.W., Washington, D.C. Transmisión en directo: www.livestream.com/paho

En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que también marca el comienzo de los 16 Días de Activismo que culminan el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

La OPS, fundada en 1902, es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con sus países miembros para mejorar la salud y la calidad de vida de los pueblos de las Américas. Sirve de Oficina Regional de la OMS para las Américas y forma parte del sistema interamericano.

 

EN NÚMEROS

Proporción de mujeres que informan haber sufrido alguna vez violencia física o sexual a manos de su pareja*:

  • Bolivia (2003): 53,3%
  • Colombia (2005): 39,7%
  • Perú (2007-08): 39,5%
  • Ecuador (2004): 32,4%
  • Nicaragua (2006-07): 29,3%
  • Guatemala (2008-09): 27,6%
  • El Salvador (2008): 26,3%
  • Paraguay (2008): 20,4%
  • Jamaica (2008-09): 19,6%
  • Haití (2005-06): 19,3%
  • República Dominicana (2007): 17%

Notificación de prevalencia de violencia infligida por la pareja durante el embarazo*:

  • Perú (2007-08): 11,3%
  • Colombia (2005): 9,7%
  • República Dominicana (2007): 6,6%
  • Haití (2005-06): 5,6%

Proporción de mujeres que informaron haber perdido un embarazo como consecuencia de la violencia infligida por su pareja*:

  • Bolivia (2003): 3,3%
  • Colombia (2005): 1,7%

*Fuente: Encuestas nacionales de demografía y salud, y encuestas nacionales de salud reproductiva. Informe Violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe: Análisis comparativo de datos poblacionales de 12 países.

 

ENLACES

 

Sitio web sobre violencia contra la mujer (OPS)

http://bit.ly/11Qygnc

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login