Las guerras de EE.UU. contra el Tercer Mundo

Por Manuel E. Yepe

Aunque no se incluya entre las bajas del guerrerismo de Estados Unidos la “renuncia” del Secretario de Defensa, Chuck Hagel, parece ser un “resultado colateral” de los descalabros estadounidenses en los frecuentes conflictos bélicos en que se involucra la gran potencia única global.

Se recuerda que Hagel declaró en una conferencia a militares que ofreció el 14 de noviembre de 2013, que “la voluntad del pueblo reflejada en las recientes elecciones, es que no haya más guerras, ni más Medio Oriente”. Y agregó: “El mundo se hace cada vez más complejo e interdependiente e incluso con naciones tales como Irán y Siria… el poder militar puede contribuir a lograr un enfoque conjunto con el gobierno que aporte una senda para el entendimiento en vez de a la guerra”.

Tampoco es común oír a un jefe máximo del Pentágono estadounidense manifestar que “la guerra es siempre una opción, pero por lo general no es una decisión sabia ni popular”. O que “es preferible conversar con países no aliados como Irán, Rusia y China para evitar un conflicto antes de que éste estalle”. Pero ciertamente son muchos los que en Estados Unidos, incluso en algunas alta esferas del gobierno, están cansados de tanta guerra en cualquier parte del mundo, por mucho que la alta tecnología reduzca el número de bajas propias.

“Incluso si vencemos al Estado Islámico, perderemos la guerra mayor contra el mundo islámico”, es el pronóstico que hace Andrew J. Bacevich, profesor de la Escuela de asuntos internacionales y públicos de la Universidad de Columbia, que trabaja en una historia de la participación militar de los Estados Unidos en el gran Medio Oriente.

Siria, se ha convertido en el decimocuarto país de población islamista que ha sido invadido, ocupado o bombardeado por fuerzas de Estados Unidos y donde han muerto soldados norteamericanos desde 1980. Los anteriores han sido: Irán (en 1980 y de 1987 al 88), Libia (1981, 1986, 1989 y 2011), Líbano (1983), Kuwait (1991), Irak (1991 al 2011 y este año 2014), Somalia (de 1992 al 1993 y 2007 hasta la actualidad), Bosnia (1995), Arabia Saudita (1991 y 1996), Sudán (1998), Afganistán (1998 y 2001 hasta el presente), Kosovo (1999), Yemen (2000, 2002 y en la actualidad), Pakistán (de 2004 hasta hoy).

Según el profesor Bacevich, “derrotar al Estado Islámico sólo comprometería a los Estados Unidos más profundamente en una empresa que ya dura décadas y que ha demostrado ser costosa y contraproducente”.

Para fundamentar su punto de vista, el profesor se retrotrae al año 1980 cuando el Presidente James Carter anunció que Estados Unidos podría usar la fuerza para impedir que el control del Golfo Pérsico cayera en manos de adversarios inconvenientes. Estados Unidos asumió así la responsabilidad de proteger el orden post-otomano en una región en la que antes había rehuido implicación militar seria.

En aquel entonces, Estados Unidos proclamaba sin rodeos que su interés principal era el petróleo (no la libertad, ni la democracia ni los derechos humanos, como ahora declara). El objetivo a proteger era la estabilidad y el medio del que esperaba valerse para alcanzar el objetivo era su poder militar. “Las armas asumirían el liderazgo sobre las cosas; la olla podría cimbrar, pero sin hervir” hace notar Bacevich.

En la práctica, sin embargo, sean botas propias que huellan el territorio del adversario o misiles que llegan por aire, como ha quedado demostrado en esfuerzos bélicos subsecuentes de Estados Unidos, en vez de estabilidad lo que se produce es justamente lo contrario.

En la guerra contra Vietnam, esta práctica estadounidense se conoció como “incendiar la aldea para salvarla”. En el Medio Oriente, se trata del desmantelamiento de países para producir un “cambio de régimen” para construir de una “nación aceptable”.

Pero los cambios coercitivos de régimen conducen, casi siempre, a vacíos de poder. Fehacientes muestras fueron Irak, Libia post-Gaddafi, y Afganistán, que probablemente lo será cuando las tropas de Estados Unidos y la OTAN tengan finalmente que irse.

Podemos estar satisfechos -dice Bacevich- de que Obama haya aprendido de su predecesor que invadir y ocupar países de esta región del mundo simplemente no funciona. La lección que Obama legará a su sucesor es que con drones, huelgas y ataques tampoco se resuelve el problema. Debemos aspirar a una victoria sobre el Estado Islámico, pero incluso si la logra, esa victoria no será de liberación sino que simplemente que servirá para prolongar una empresa militar viciada desde su inicio hace décadas.

No importa cuánto dure la guerra de Estados Unidos en el gran Medio Oriente, terminará en un fracaso. Y cuando ello ocurra, los estadounidenses descubrirán que también era superflua.

Fuente: ARGENPRESS.info

 

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login