Diez bailes que escandalizaron al mundo

bailes 1-141127172347_danza_promos_624x351_thinkstock

La manera en la que movemos nuestros cuerpos al ritmo de la música siempre ha tenido el potencial de desafiar a las convenciones del momento.

Explora bailes que rebasaron los límites del pudor y escandalizaron a la sociedad.

Antes de 1556

Danzar por placer en Europa y América ha tenido una larga historia de incomprensión y reprobación, que ocasionalmente llevó a la prohibición del baile, por ser considerado moralmente perjudicial.

Ilustración de la leyenda de los bailarines de Navidad del siglo XV sobre impíos cuyas almas estaban condenadas a bailar por todo un año. Foto: Getty/BBC.

Ilustración de la leyenda de los bailarines de Navidad del siglo XV sobre impíos cuyas almas estaban condenadas a bailar por todo un año. Foto: Getty/BBC.

Escritos clásicos y del cristianismo temprano hablan de la danza como peligrosa y pecaminosa, particularmente si permitía el contacto físico entre hombres y mujeres de las clases bajas.

En el período medieval, las danzas en rondas eran comunes y aquellas con parejas se fueron volviendo más populares con el tiempo. Factores como la guerra, la esclavitud, la migración por razones políticas y económicas hicieron que las danzas se dispersaran por el globo. Al mezclarse con nuevas influencias, emergieron danzas sociales que retaron y transformaron las convenciones sociales de género, raza y clase.

1556: La volta

 

Las cortes reales de Francia e Inglaterra, con su rígido decoro, se escandalizaron con una danza que requería del contacto cercano de los cuerpos de ambos sexos.

La volta –italiano para “la vuelta”- era muy diferente a las lentas rutinas que se acostumbraba bailar en la corte.

En la danza, el hombre empujaba a la mujer hacia adelante con su muslo, una mano le agarraba la cintura y la otra iba debajo de su corset mientras ella brincaba.

Los oponentes pensaban que esta danza rápida y energética era poco modesta e incluso peligrosa para las mujeres.

1698: La danza del cojín

Este detalle de una pintura que se le atribuye a Marcus Gheeraerls de c.1580 muestra a una pareja bailando la volta.

Este detalle de una pintura que se le atribuye a Marcus Gheeraerls de c.1580 muestra a una pareja bailando la volta.

La danza no sólo era criticada en la alta sociedad. Hombres y mujeres del común también fueron atacados en el siglo XVII.

Durante la danza del cojín, los hombres y mujeres podían seleccionar y besar a sus parejas en la pista de baile. En una época en la que rara vez tenían la oportunidad de mezclarse, tal intimidad física atrajo la atención de los puritanos.

Ese movimiento buscaba no sólo borrar de la Iglesia anglicana los que consideraba como rastros de la influencia del catolicismo romano, sino también mejorar la conducta moral de la gente en el país.

Un notable crítico puritano condenó “el baile indecente y lascivo” como el camino al infierno.

 

Está muy lejos de la modesta reserva que hasta ahora ha sido considerada distintiva de las mujeres inglesas”

Diario The Times, 1816, refiriéndose al vals.

1816: Vals

El baile retornó en su mayor parte a las posiciones de uno al lado del otro en el siglo XVIII. Pero al principio del siglo XIX, una nueva danza escandalizó a Reino Unido: el vals.

Entre la gente educada de la época, las mujeres y los hombres rara vez se encontraban juntos solos hasta que se casaban.

Carta ilustrada de chica calificando cómo bailaban el vals sus parejas. Foto: Getty/BBC.

Carta ilustrada de chica calificando cómo bailaban el vals sus parejas. Foto: Getty/BBC.

El abrazo íntimo del vals, un hombre sosteniendo a una mujer en sus brazos en una pista de baile en público, con sus rostros a milímetros de distancia, era revolucionario.

También lo era la rápida y revoltosa naturaleza de la danza cuyos orígenes eran austríacos, y que eventualmente se convirtió en sinónimo de Viena y la música de Strauss.

Al final, hasta la públicamente recatada reina Victoria bailó el vals.

 

Ninguna mujer debe verlo y ningún hombre, aplaudir”

The Pall Mall Gazette, 1868, sobre el cancan

1868: el cancán

A finales de la década de 1820, un grupo de parisinos de clase baja estaba bailando una cuadrilla. Al improvisar, levantaron las piernas… así nació el cancán.

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

Los parisinos de clase media consideraban que las danzas debían ser discretas y agraciadas. A sus ojos, las clases bajas parecían estar sufriendo de una enfermedad degenerativa debido a la manera en la que sacudían sus extremidades al bailar el cancán.

El baile fue adoptado por los teatros de música y practicado sólo por mujeres, que exponían su ropa interior y sus piernas.

Cuando la danza fue introducida a la audiencia londinense por la bailarina parisina Finette en 1868, algunos diarios reflejaron la alarma que causó.

1913: Tango

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

En la época eduardiana, las convenciones sociales, como el uso de chaperones, se relajaron un poco.

El tango puso a prueba esa nueva actitud.

El tango llegó a Reino Unido vía Francia más o menos en 1913.

Sus raíces en los puertos de Buenos Aires, las sensacionalistas descripciones en la prensa -que la pintaban como una danza de vaqueros, proxenetas y prostitutas-, así como la música latina, intrigaron y atrajeron a muchos.

Comparado con el vals, el tango ofrecía un abrazo más apretado, así como el potencial para la improvisación individual.

1925: Charlestón

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

A medida que el jazz se fue volviendo popular en los años 20, el charlestón surgió en Estados Unidos. Por primera vez, las mujeres podían bailar en sociedad sin pareja.

El charlestón se desarrolló a partir de la música y las danzas de los descendientes de esclavos cerca de Charlestón, Carolina del Sur.

Que los bailes cruzaran la división cultural –de la cultura afroamericana a la blanca estadounidense- pasó a ser algo normal en la danza popular por los siguientes 100 años.

Después de la Primera Guerra Mundial, las mujeres tenían la ambición de ganar su propio dinero y expresarse creativamente. Se vestían a la moda y bailaban charlestón.

Pero los movimientos de las piernas, la sacudida de los brazos y el meneo de las caderas era considerado inmoral y provocativo.

 

Concebida en el infierno y parida en un prostíbulo, la danza ha establecido su dominio inmoral”

Dan Gilbert en “La herencia del infierno”, 1942, sobre jitterbug.

1934: Jitterbug

Primero se hizo popular en EE.UU. en los años 30 y luego los soldados estadounidenses la exportaron durante la Segunda Guerra Mundial.

El jitterbug, como el charlestón, se basaba en una danza afroamericana: el lindy-hop.

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

Nuevamente, se expresó la preocupación por el bienestar tanto físico como moral de quienes lo bailaban.

Bailando al ritmo de la música swing, las parejas hacían pasos y piruetas enérgicas e improvisadas que incluían hombres levantando a mujeres… lo que podía llevar a que se les viera su ropa interior.

El bailarín inglés Alex Moore calificó a la danza de “desagradable y denigrante”. Pero una versión menos ofensiva de este mismo baile –llamada jive- fue aceptada en el repertorio de los salones de baile.

 

Sencillamente, pretende que te estás limpiando la cola con una toalla cuando sales de la ducha, y apagando un cigarrillo con ambos pies”

Chubby Checker hablando del twist, 1960

1960: Twist

El twist despegó tras una actuación de cantante Chubby Checker en el programa de televisión estadounidense American Brandstand en 1960, y rápidamente se convirtió en un fenómeno global.

Inicialmente se le consideró vulgar y obsceno por razones similares a las del charlestón: la danza se podía bailar sin pareja y tenía sus raíces en el estilo afroamericano de rotación de caderas.

Foto: Getty/BBC.

Foto: Getty/BBC.

Como con el charlestón, se habló de riesgos a la salud. Un ortopedista reportó un aumento en lesiones de rodilla y la Sociedad de quiroprácticos de Nueva Jersey dijo que podía causar “tensión en las áreas lumbares y sacroiliacas”.

1989: Lambada

Foto BBC.

Foto BBC.

La lambada fue una danza sensual que salió un verano de Brasil y se tomó a Europa.

Así como el tango había escandalizado al acercar a las parejas más que el vals, la lambada los acercó aún más, con las caderas presionadas mientras giraban.

Supuestamente, el presidente brasileño Getulio Varga prohibió la danza cuando emergió en los años 30 pues le horrorizó su “inmoralidad”.

Ya era muy conocida en Sudamérica, pero un grupo francés la popularizó al lanzar el gran éxito de ventas “Lambada” en 1989.

2013: Twerking

Foto: Gety/BBC.

Foto: Gety/BBC.

No fue la primera en dar ese paso pero al hacerlo, se tornó en un fenómeno global.

Así como en charlestón y twist, el foco de twerking está en las caderas.

El movimiento rápido de la cadera y las nalgas puede considerarse sexualmente provocativo.

Su origen está en movimientos de danzas de África occidental y se cree que llegó a EE.UU. por los salones de danza jamaiquinos.

Se bailaba más que todo en la comunidad afroamericana, pero la actuación de la ex estrella de Disney Miley Cyrus en las premios de música de MTV Video en 2013 la trajo a primer plano.

Causó un estallido en los medios sociales.

Su acto dividió la opinión e hizo que se cuestionaran asuntos como la explotación sexual, la apropiación cultural de parte de artistas blancos, así como la libertad artística y feminismo.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login