¿Cuáles son las bondades de la leche de coco?

Coco 1-141202160845_coco_leche_promos_624x351_thinkstock

Por Jo Lewin

Deliciosa y beneficiosa… ¡qué más se le puede pedir! La nutricionista de BBC GoodFood le dedica este capítulo de nuestra serie que examina ingredientes.

Lee más de esta serie haciendo clic aquí

El coco es la fruta del cocotero (Cocos nucifera), que pertenece a la familia de las palmeras (Arecaceae) y se cultiva en abundancia en Malasia, Polinesia y el sur de Asia.

Los exploradores portugueses y españoles que llegaron a América le dieron su nombre, pues se les pareció al personaje folclórico que asusta a los niños, por las barbas y los ojos de la cáscara de la nuez cuando está seca.

coco 2-141202155724_coco_palmera_624x351_thinkstock

Clasificado como una fruta y frecuentemente confundido como nuez, el coco es realmente una drupa, palabra que en botánica describe a las frutas que tienen una cáscara que cubre una capa carnosa y otra cáscara interna dura y leñosa, que rodea una sola semilla.

En sánscrito, la palma de coco es conocida como “kalpa vriksha”, que significa “el árbol que da todo lo necesario para vivir”, pues todas sus partes se pueden usar.

Las palmeras producen cocos hasta 13 veces al año y toma un año para que se maduren. Un árbol completamente florecido puede producir entre 60 y 180 cocos en una sola cosecha.

¡Cuidado con la cabeza! Se dice que en todo el mundo mueren 150 personas al año porque les caen cocos encima.

Cómo se hace

La crema y la leche de coco se hacen de una manera sorprendentemente parecida a sus contrapartes lácteos.

La carne del coco se raya y se remoja en agua caliente. La crema sube y se puede “desnatar”. El líquido sobrante se exprime con una muselina para extraer el líquido blanco que es la leche de coco.

coco 3-141202155621_coco_playa_624x351_thinkstock

Al repetir el proceso, la leche se va diluyendo. La versión más espesa se usa para postres y salsas. La más aguada para sopas y estofados.

No confundir…

La leche de coco es distinta al agua de coco. Esta última ha recibido mucha atención recientemente por sus beneficios percibidos para la salud, y se usa como tratamiento para diarrea aguda en los países en desarrollo.

Hay investigaciones que indican que ese claro líquido tiene el mismo equilibrio electrolítico que se encuentra en las bebidas isotónicas, lo que lo hace útil para la rehidratación y bueno para tomar tras períodos largos de ejercicio intensivo.

Ventajas nutricionales

Los cocos son altamente nutritivos y ricos en fibra, vitaminas C, E, B1, B3, B5 y B6.

Además contienen minerales como el hierro, selenio, sodio, calcio, magnesio y fósforo.

A diferencia de la leche de vaca, la leche de coco no tiene lactosa, así que quienes sufren de intolerancia pueden usarla como sustituto.

Es también una opción popular con los veganos, y sirve de base para batidos o como alternativa al hornear panes y pasteles.

Los cocos son uno de esos alimentos que oscilan entre “buenos” y “malos”. La leche de coco, sobre todo la que es baja en grasa, puede usarse con moderación, es decir, una o dos veces a la semana.

Pero, por ejemplo, la Fundación del Corazón británica recomienda evitar cocinar con aceite de coco.

coco 4-141202160933_coco_leche_promos_624x351_thinkstock

100 gramos de leche de coco contienen…

154 calorías

1,4 gramos de proteína

15 gramos de grasa (13,2g saturadas)

3,4 gramos de carbohidrato

Lo que dice la ciencia

Coco rayado y exprimido = alternativa a la leche de animal.

Los cocos contienen cantidades significativas de grasa, pero son en su mayoría ácidos grasos saturados de cadena media (AGSCM). Uno en particular, el ácido láurico, se convierte en un compuesto muy beneficioso que se llama monolaurina, un antiviral y antibacterial que destruye una amplia gama de organismos que causan enfermedades.

Es por eso que ahora se piensa que el consumo de la leche de coco puede proteger al cuerpo de infecciones y virus.

Los AGSCMs se metabolizan rápidamente como energía en el hígado. Se cree que, a diferencia de otras grasas saturadas, el cuerpo los usa más pronto, de manera que es menos probable que se almacenen (o sea, que engorden).

Eso no las exime de contribuir al riesgo de contraer enfermedades cardíacas… siguen siendo grasas, así que la palabra clave a la hora de consumir, una vez más, es: moderación.

A la hora de comprar y guardar…

Los brasileños usan la leche de coco en sus moquecas.

Si puedes conseguir leche de coco fresca, recuerda que se daña rápido así que debe ser consumida o usada el mismo día en el que se hizo.

La que venden en lata se puede guardar a temperatura ambiente por mucho tiempo y es un buen ingrediente para mantener en la alacena.

Asegúrate de revisar las fechas de expiración y de que la lata esté en buenas condiciones.

Una vez abierta, transfiere el contenido a un recipiente que se pueda cerrar y refrigéralo. Úsalo pronto o el alto contenido de aceite en el coco hará que se rancie.

coco 5-141202155330_coco_moqueca_624x351_thinkstock

Hecha en casa

Trata de hacer tu propia leche:

Calienta agua, evitando que hierva, y añade coco disecado. Licúalo. Pásalo por un colador para quitar la pulpa y luego exprímelo con una muselina para sacarle los pedazos más pequeños. Úsalo inmediatamente o guárdalo en la nevera por 3 a 4 días.

 

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login