Alexander Mora, el estudiante de Iguala que presentía algo malo

El sueño de Alexander Mora Venancio era ser maestro de educación física. Foto: Reuters/BBC.

El sueño de Alexander Mora Venancio era ser maestro de educación física. Foto: Reuters/BBC.

Por Alberto Nájar

A mediados de septiembre, Alexander Mora Venancio regresó a su casa para festejar con su familia el asueto por el aniversario de la independencia de México.

En El Pericón, la comunidad donde vivía, se encontró con varios excompañeros de la secundaria y jugó fútbol, su deporte favorito.

Estaba tan contento que confesó a un primo y a un tío que no sentía muchas ganas de volver a la Escuela Normal de Ayotzinapa, donde cursaba el primer año.

“Mi tío le dijo: pues hijo, si no te quieres ir no te vayas, nadie te tiene a la fuerza allá”, le cuenta a BBC Mundo Omar Mora, hermano de Alexander.

Lea: Fiscalía mexicana confirma que restos son de uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

“Pero entonces le respondió: la verdad es que sí quiero machetearle (esforzarse)”. Así, el 16 de septiembre el joven de 19 años salió de su pueblo, en la región montañosa de Guerrero, para volver a Ayotzinapa.

Omar cree que Alexander presentía algo malo. Y ocurrió.

Altar

La madrugada del 27 el joven fue asesinado después que policías de Iguala lo entregaron, junto con otros 42 estudiantes, a un grupo del cartel de narcotráfico Guerreros Unidos.

 

Por qué tuvo que vivir esto, no sabría explicarle. No tengo palabras para describir lo que estamos viviendo

Omar Mora Venancio, hermano de Alexander

La versión de la Procuraduría (fiscalía) General de la República dice que los alumnos de Ayotzinapa fueron incinerados en una fogata en un basurero de Cocula, vecino a Iguala, y sus restos arrojados a un río.

Desde el principio los compañeros y familiares de los jóvenes no creyeron la versión y los consideran como desaparecidos.

Pero hace unos días el padre de Alexander recibió la noticia de que su hijo fue identificado entre las muestras analizadas en un laboratorio de Austria.

Lea: Así fueron las últimas horas de los estudiantes

En la casa de donde salió a mediados de septiembre hay fotos suyas al lado de flores y veladoras sobre un pequeño altar, donde destaca la imagen de su madre, quien murió hace cuatro años por complicaciones de la diabetes que padecía.

Es lo único con que pueden recordarlo, pues lo que se encontró de sus restos, un fragmento de hueso, llegará a Guerrero en dos semanas.

Sueños

En El Pericón recuerdan a Alexander Mora como un joven deportista y entusiasta jugador de fútbol. De hecho su casa está a un lado de la cancha del pueblo.

Era uno de los mejores en su equipo, llamado Juventus. El normalista jugaba con la camiseta número 12.

mexico-141125233047_estudiantes_desaparecidos_iguala_mexico_ayotzinapa_protesta_304x171

Omar dice que su hermano siempre quiso ser maestro. “Su sueño era superarse, prepararse como profesor de educación física porque le gustaba mucho el deporte, era fanático del fútbol”.

“Nosotros somos personas de campo, todo lo que tenemos es cosechar en tiempo de lluvias maíz, frijol. La única sobrevivencia es el cultivo”.

En el pueblo hay una escuela normal especializada en agricultura. Hace un año Alexander trató de inscribirse pero no aprobó el examen de admisión.

Entonces enfiló su camino a la Escuela de Ayotzinapa, famosa porque la única condición para ingresar es que los aspirantes provengan de familias pobres y no tengan otra alternativa para educarse.

“Xocoyote”

En la familia Mora Venancio quedan cinco hombres y dos mujeres, una de ellas, la menor, con 18 años de edad.

Todos viven en El Pericón, dedicados al campo algunos o a atender sus propios hogares.

Ezequiel Mora, padre de Alexander, en su casa de El Pericón, Guerrero. Foto: AP/BBC.

Ezequiel Mora, padre de Alexander, en su casa de El Pericón, Guerrero. Foto: AP/BBC.

De entre sus hermanos Alexander era el “xocoyote”, como se conoce en Guerrero a los más jóvenes. En su pueblo lo recuerdan como un chico respetuoso, tranquilo, que no solía meterse en problemas.

Cuando se conoció de su desaparición muchos se acercaron a su padre para acompañarlo, y desde el 6 de diciembre cuando se confirmó la muerte no lo han dejado solo un momento.

“Han sido momentos devastadores”, confiesa Omar. La idea de que su hermano presentía lo que sucedió no lo abandona.

“Estuvo conviviendo con sus amigos de la secundaria, de la primaria, y vieron algo raro en él”, cuenta.

“Por qué tuvo que vivir esto, no sabría explicarle. No tengo palabras para describir lo que estamos viviendo”.

“La lucha apenas empieza”

La confirmación de la muerte de Alexander indignó a los padres y compañeros de los estudiantes desaparecidos.

Algunos familiares de las víctimas aseguran que las autoridades pretenden “dar carpetazo” (cerrar) el tema.

Vidulfo Rosales, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, dice que reconocen el resultado de los exámenes practicados a los restos de Mora Venancio, pero no creen la teoría de la PGR.

“La investigación está débil”, afirma. “No hay pruebas de que los otros 42 estudiantes estuvieron en el basurero y tienen el mismo resultado que Alexander”.

Lea: Iguala, la tragedia del “cementerio” que alberga a cientos de desaparecidos

La familia del joven tampoco cree en la versión de las autoridades y se preparan para continuar la búsqueda de los 42 estudiantes desaparecidos.

“Nosotros vamos a seguir hasta que aparezcan los demás compañeros, esperamos en Dios que no hayan corrido con la misma mala suerte, esperamos que estén con vida acompañando esta lucha que apenas empieza”, dice Omar Mora.

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login