¿Quién gana y quién pierde en América Latina con la caída del precio del petróleo?

Los vaivenes del precio del petróleo ayudan a unos pero perjudican a ottos. Foto: Reuters/BBC.

Los vaivenes del precio del petróleo ayudan a unos pero perjudican a ottos. Foto: Reuters/BBC.

Por María Esperanza Sánchez

Los precios del petróleo han caído a alrededor de US$65 el barril, el nivel más bajo en años, y esta situación comienza a preocupar a muchos países latinoamericanos, aunque para otros representa un alivio significativo.

El petróleo juega un papel muy importante en las economías de la región, que tiene la segunda reserva petrolera más importante del mundo después del Medio Oriente.

Y el impacto de la baja en los precios ya se está sintiendo, ya sea en el caso de los grandes productores como Venezuela, México y Brasil como en países importadores de crudo como Chile.

¿Pero cuáles son los países más golpeados por esta situación y cuáles los que más se benefician?.

Entre los perdedores están principalmente Venezuela, México, Brasil, Colombia, Argentina y Ecuador, pero el impacto en sus economías varía dependiendo de su manejo macroeconómico y de cuán importante es el petróleo en su producción general.

Venezuela es de lejos el mayor perdedor, particularmente si la tendencia a la baja persiste.

Lea también:¿Quién gana y quién pierde con el desplome del precio del petróleo?

El país sudamericano tiene las mayores reservas probadas del mundo y, según cifras del gobierno estadounidense, produce unos 2,4 millones de barriles por día.

Pero prácticamente no exporta ninguna otra cosa que no sea petróleo.

Las cifras hablan por sí solas: el petróleo constituye más de un 90% de sus exportaciones y cerca de un 50% de los ingresos fiscales.

Mal manejo económico

Según dijo a BBC Mundo el analista James McKeigue, director de la publicación británica LatAm Investor, “las razones por las que Venezuela es el más afectado, no es sólo por el peso del petróleo en su economía en general, sino por el mal manejo económico”.

Venezuela, Brasil y México están entre los perdedores. Foto: Reuters/BBC.

Venezuela, Brasil y México están entre los perdedores. Foto: Reuters/BBC.

“Hay otros países como Noruega que también dependen en buena medida del petróleo pero ponen dinero en reserva en un fondo soberano cuando los precios están en alza, para contrarrestar el impacto cuando los precios bajan. Ese no es el caso de Venezuela”, señaló.

Asdrúbal Oliveros, director de la firma venezolana Ecoanalítica, resalta que, si esa tendencia a la baja persiste, Venezuela va a tener serios problemas para cumplir con sus compromisos como el pago de bonos a los acreedores internacionales y la deuda de la estatal PDVSA.

El impacto sobre Ecuador será también significativo, ya que el 60% de sus exportaciones provienen del petróleo.

La situación de México, el segundo productor de la región, es diferente ya que además de ser un gran productor también tiene un sector manufacturero importante que se beneficia de una baja en el costo de la energía.

Según el analista James McKeigue, el principal problema de México es que una baja persistente en los precios podría poner en riesgo los prometidos beneficios de la reforma energética que busca abrir la industria petrolera a la inversión extranjera.

“El problema para México es que si los precios se mantienen bajos a largo plazo, menos inversionistas van a estar interesados en destinar cientos de millones de dólares a nuevos proyectos”.

Plan brasileño en riesgo

Brasil, el tercer productor de la región, está en una posición similar. La mayor parte de su producción es para consumo interno, de manera que su dependencia de los ingresos petroleros es mucho menor.

 

Una baja sostenida de los precios puede significar que ese petróleo permanezca donde está por mucho tiempo.

James McKeigue, director de LatAm Investor

No obstante, una caída persistente en los precios pondría en riesgo sus planes para explotar su reserva petrolera del “pre sal”, como se denomina a los yacimientos descubiertos desde 2007 en aguas profundas, bajo una gruesa capa de sal en el Atlántico.

La explotación de ese petróleo es bastante costosa y según James McKeigue “una baja sostenida de los precios puede significar que ese petróleo permanezca donde está por mucho tiempo”.

Lo mismo se aplica según James McKeigue en el caso de Argentina, que tiene amplias reservas petroleras y de gas.

“El plan de largo plazo de Argentina ha sido expandir su producción, pero esto sería menos viable con un petróleo de US$60 el barril”.

Colombia, mientras tanto, produce un millón de barriles diarios, pero el petróleo representa un 55% de las exportaciones del país y un 22% de sus ingresos fiscales.

Un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Colombia, citado por el medio colombiano vanguardia.com, señala que un precio de US$60 el barril provocaría una recesión en Colombia similar a la que vivió el país en los años 90s.

Los beneficiarios

Para países que importan petróleo, como los países centroamericanos o Chile, la caída de los precios es una gran noticia.

América Latina acumula las segundas reservas de hidrocarburos del munro. Foto: Reuters/BBC.

América Latina acumula las segundas reservas de hidrocarburos del munro. Foto: Reuters/BBC.

Chile es quizás uno de los mayores beneficiarios, ya que depende en buena medida de la producción de cobre, que requiere un alto consumo de energía. “El impacto para un gran importador de petróleo como Chile es muy muy significativo”, según James McKeigue.

Bolivia, que mantiene un programa de subsidios al consumo energético, podrá al menos reducir sus gastos por este concepto.

Y por supuesto están los países de Centroamérica y del Caribe, que son en su mayoría pequeñas economías importadoras de petróleo, y que por lo tanto también se beneficiarán.

De manera que la caída de los precios es una bendición para unos, pero un verdadero dolor de cabeza para algunas de las economías más importantes de la región.

Fuente: BBC Mundo

——————————————————————————————–

China, gran beneficiario de la caída del petróleo

La caída del precio internacional de petróleo, que se situó por debajo de los US$65 el barril esta semana, está cambiando la ecuación económica internacional.

Primer importador del planeta, China aparece como uno de los principales beneficiarios de esta nueva situación.

China importa unos cinco millones de barriles al día.

De la mano de la caída del precio, registró en noviembre un superávit comercial de US$54.700 millones.

Según indicó a la agencia económica Bloomberg Lu Ting, jefe del departamento de China del Bank of America en Hong Kong, el gobierno podrá disfrutar de este estímulo durante bastante tiempo.

El superávit comercial de China continuará durante meses, según analysts. Foto: Getty/BBC.

El superávit comercial de China continuará durante meses, según analysts. Foto: Getty/BBC.

“Dada la tendencia actual del precio petrolero, este superávit comercial de China va a continuar durante meses”, señaló Lu Ting.

Desde junio el precio del petróleo ha caído más del 40%, unos US$50 dólares el barril: hoy nadie puede asegurar que haya tocado fondo.

Impacto en China

La noticia cae como anillo al dedo para la dirigencia china que realizó esta semana su congreso económico anual.

En el comunicado final del congreso se repitió el mantra de la “estabilidad” como principal objetivo de la política económica y se descartaron grandes virajes.

Según John Ross, economista senior del Instituto Chongyang de la Universidad Renmin de Pekín, el impacto de la caída petrolera se limitará fundamentalmente al sector externo.

“Si este superávit continúa puede generar tensiones a nivel internacional, pero a nivel interno no habrá grandes diferencias. No afectará la inflación que ya de por sí es baja. En este sentido no creo que el beneficio se extienda a la población o que haya cambios en la política económica”, indicó Ross a BBC Mundo.

La “estabilidad” que pregona el gobierno de Xi Jinping implica continuidad respecto del cambio de rumbo iniciado tras el estallido financiero global de 2008 cuando se comenzó la transición de un modelo exportador a otro en que el crecimiento dependa tanto del consumo interno como de las ventas al exterior.

Esto ha llevado a un aumento de los salarios y una reforma de la salud y la jubilación para incrementar el poder del mercado interno.

En noviembre, en un intento de estimular el consumo, el Banco de China bajó las tasas de interés para préstamos y depósitos por primera vez en dos años.

Según algunos analistas estas medidas eran una muestra de nerviosismo del gobierno chino ante el peligro de un “aterrizaje forzoso” de su economía.

Los perdedores

China es el cuarto productor de petróleo del mundo.

Este tipo de pronósticos sobre una abrupta caída china tiene varios años de existencia y hasta ahora no se ha cumplido.

La estimación es que China crecerá este 2014 en torno al 7,3%, meta envidiable para la mayor parte del mundo, aunque por debajo de las faraónicas tasas de dos dígitos que tuvo durante la mayor parte de las dos últimas décadas.

En este sentido John Ross indicó a BBC Mundo que los temores que se expresan en muchos medios occidentales sobre China son exagerados.

Los analistas esperan más crecimiento económico en China en 2015.

“El crecimiento que ha tenido y tiene China es notable. Y lo seguirá siendo. El año pasado el PIB de China creció casi el doble que el de Estados Unidos y el ingreso promedio de la población ha subido el 7,7% anual. ¿Es esto una crisis?”, señala Ross.

Esto no quiere decir que no haya perdedores del actual río revuelto petrolero.

China es el cuarto productor de petróleo del mundo. La estatal Petrochina, cuarta a nivel global, sufrirá el impacto.

“Pero este impacto no es diferente al que tendrán otras compañías petroleras. Igual no hay que exagerar. El negocio petrolero sigue siendo rentable para todos. Ganarán menos, pero seguirán ganando”, subrayó Ross.

En noviembre, China registró un superávit comercial de $US54.700 millines. Foto: Getty/BBC.

En noviembre, China registró un superávit comercial de $US54.700 millines. Foto: Getty/BBC.

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login