¿Por qué causan tanta ofensa las caricaturas del profeta Mahoma?

 Musulmanes-150109170423_jovenes6

Por Alejandra Martins

 

¿Por qué ridiculizar al profeta Mahoma es visto por algunos como una declaración de guerra?

El ataque a las oficinas de la revista satírica Charlie Hebdo en París, que el pasado miércoles dejó 12 muertos, tuvo lugar tras la publicación de ilustraciones consideradas insultantes por muchos musulmanes.

¿Por qué causan una ofensa tan profunda las caricaturas del máximo profeta del Islam? ¿O fue el ataque en París un acto extremista que poco tiene que ver con religión?

Cuatro musulmanes explicaron a BBC Mundo qué representa para ellos el profeta Mahoma.

 

NAIMA EL AKIL, Asociación de Chicas Musulmanas de España (Achime)

Es hora de llamar a las cosas por su nombre. El atentado en París fue cometido por criminales. Ni el Islam ni el profeta Muhammad tienen nada que ver con ello”

Naima El Akil

Para los musulmanes el profeta Muhammad (la Paz y las Bendiciones de Dios sean con él), es el ejemplo a seguir. Su vida y sus enseñanzas constituyen, junto con el Corán, la principal fuente del Islam. Es el ser humano más querido y admirado por los musulmanes, de hecho el amor hacia él forma parte de la esencia de las creencias islámicas.

Por ello, por supuesto que cualquier ataque u ofensa en su contra es asumida por cualquier musulmán como un ataque directo contra él. Pero ese amor hacia el profeta como exigencia religiosa se traduce en el propio islam en la exigencia de seguir y vivir de acuerdo a su ejemplo.

Las burlas u ofensas que en nuestros tiempos se hayan podido hacer o se hagan contra el profeta Muhammad se han visto también durante su vida y si realmente nos consideramos sus seguidores, nuestra respuesta debe ser seguir su ejemplo.

Al profeta Muhammad durante los primeros años de su profecía, se le insultó, se le acusó de loco, de mentiroso, se le tiraban piedras, excrementos de animales y mucho más… y a pesar de ello su respuesta jamás fue violenta, no encontramos en toda su vida un llamamiento a devolver el insulto con el insulto ni el ataque con el ataque.

De hecho me viene a la cabeza un episodio de su vida en el que los habitantes de la Meca le insultaban llamándole Mudhamam en lugar de Muhammad, sus compañeros se enfadaron y quisieron defenderle y él les dijo “tranquilos, no me están insultando a mí sino a Mudhamam y yo soy Muhammad”.

La revista Charlie Hebdo publicó ilustraciones del profeta Mahoma consideradas ofensivas por muchos.

Foto: EPA/BBC.

Foto: EPA/BBC.

Con todo esto lo que quiero decir, es que claro que la ofensa contra el Profeta nos afecta como musulmanes, claro que se rechaza y se denuncia. Pero nada justifica la violencia ni el terror, nada justifica el ataque a lo más sagrado que es la vida humana.

Considero que es mucho más ofensivo hacia el profeta Muhammad, hacia sus enseñanzas y los musulmanes en general, cualquier acto de violencia que se haga, cualquier ataque contra seres humanos, alegando supuestamente hacerse en defensa del Islam, que millones de caricaturas.

Lamentablemente se tiende a generalizar. Las reacciones de violencia se transmiten por los medios de comunicación, como si fuesen las reacciones de los musulmanes, cuando ello es absolutamente falso.

Los miles de millones de musulmanes que hay en el mundo rechazan rotundamente este tipo de actos, el Islam rechaza todo tipo de terror y violencia y esas son las enseñanzas del profeta.

Así que es hora de dejar de colaborar en el aumento del odio y la intolerancia y llamar a las cosas por su nombre. El atentado en Paris ha sido cometido por terroristas, por criminales, y ni el Islam, ni los musulmanes ni mucho menos el profeta Muhammad y sus enseñanzas tienen nada que ver con ello.

MOHAMED SAID ALILECH, presidente de la Asociación de Jóvenes Musulmanes de España

Muslim-Said-1298118443

El Islam no llama a matar ante una ofensa, el mismo profeta Mahoma nunca reaccionó así, aunque le insultaron y le hicieron de todo”

Mohamed Said Alilech

En primer lugar queremos dejar nuestra condena a los atentados de París y decir que es algo injustificable. Bajo ningún concepto se puede matar a los inocentes.

No se puede generalizar y decir que todos los musulmanes se toman la crítica a lo sagrado de la misma manera.

Por supuesto el profeta es tan sagrado porque es la figura más grande del Islam, es el mensajero de Dios, es nuestro ejemplo a seguir.

Su amor está por encima de cualquier otra consideración en nuestra vida, amamos al profeta por encima de nuestros padres, hijos, seres queridos y nosotros mismos.

Pero el mismo profeta, a la hora de ser criticado no reaccionaba con la violencia.

Hay gente que quiere justificar su radicalismo y fanatismo y buscar cualquier motivo para justificar ese tipo de actitudes inhumanas.

El Islam no llama a matar incluso ante una ofensa, ante un insulto, nunca la reacción debe ser esa porque el mismo profeta no lo hacía. Le hicieron de todo, pero nunca él mató a nadie por haberle insultado sino que todo lo contrario, les trataba bien y se sorprendían los mismos que le insultaban de la reacción tan serena. Eso era motivo para que abrazaran el Islam.

La figura del profeta está protegida para nosotros y no se va a afectar porque uno publique una foto o diga alguna cosa o haga algún chiste.

Decir que los musulmanes y cristianos reaccionan en forma diferente cuando ofenden a sus profetas es un cliché. Creo que la reacción es idéntica y la sensiblidad es la misma, creo que los que aman a Jesús lo aman de la misma manera que los que aman a Mohamed, el profeta del Islam.

Pero hay situaciones que se utilizan en los medios y se estigmatiza a toda una comunidad.

También tuvimos por ejemplo el atentado de Noruega cuando Anders Breivik mató a 77 personas en nombre del Cristianismo. En los medios occidentales no se enfocó de la misma manera, se habló de un desequilibrado mental, de personas fanáticas, y se cerró la página.

Pero cuando se habla de un episodio relacionado de la misma manera con el Islam se habla de que toda la comunidad musulmana es violenta o reacciona con medidas totalmente fuera de control, esto es un cliché.

Nosotros no vamos a responder a las provocaciones con violencia o entrar en ese juego de descalificar, pero sí hay personas que por su poca formación y fanatismo caen en eso lamentablemente.

OMER EL HAMDOON, presidente de la Asociación Musulmana del Reino Unido

Para muchos el profeta Mahoma es más importante que sus familias y que si mismos. Aceptarían que se burlen de sus familias, pero no que ridiculicen al profeta”

Omer El-Hamdoon

Debemos distinguir entre una mera imagen y una imagen que busca ridiculizar.

Los musulmanes siempre han estado en contra del uso de imágenes en general porque sienten que esto puede conducir a la idolatría. Hay instrucciones claras de no usarlas.

Pero las imágenes que ofenden son las que ridiculizan. Los musulmanes no ven por qué la necesidad de divertir a algunas personas a la expensa de otros.

Para los musulmanes la religión es algo muy profundo, muy cercano a su corazón.

El profeta del Islam es considerado lo mejor de la creación de Dios, el mejor hombre que caminó sobre la Tierra, el ejemplo a seguir. Para muchos es más importante que sus familias y que si mismos. Muchos musulmanes aceptarían que se burlen de sus familias, pero no que ridiculicen al profeta.

Para mí la reacción de los extremistas no tiene que ver con religión, sino con la psicología humana.

La gente reacciona de diferente forma a diferentes cosas. Dejemos la religion a un lado por un momento y supongamos que vamos por la calle y alguien nos insulta.

Algunos ignorarán esto y seguirán caminando, otros responderán insultando y hay quienes golpearán a la persona que las insultó.

De la misma manera, cuando se trata de religión, de algo sagrado, la gente reaccionará en forma diferente. Probablemente la mayoría de los musulmanes ignorará la ofensa, otros responderán con un insulto y algunos recurrirán a la violencia.

AAMER AHMED KHAN, editor del Servicio de la BBC en idioma Urdu para Pakistán

Muslim-AAmer-p01w8n9f

Las creencias religiosas extremas no son mucho más que una afirmación cínica de una política que no es nada pluralista

Aamer Ahmed Khan

Las reacciones extremistas a las imágenes del profeta Mahoma no siempre fueron comunes en Pakistán.

Pero esta actitud creció con el comienzo de la guerra en Afganistán en 1979, cuando el Estado declaró un proceso de “islamización” para alentar a la gente a unirse a la llamada yihad o guerra sagrada en territorio afgano.

El impacto de esa islamización fue el extremismo y la intolerancia ante cualquier forma de disenso y las reacciones extremas ante las caricaturas del profeta son sólo una manifestación de eso.

Las reacciones tienen que ver con el contexto en que la gente creció. No debemos olvidar que el 70% de los 200 millones de habitantes de Pakistán tienen menos de 30 años. O sea que nacieron luego del comienzo de la guerra en Afganistán y por ello han conocido principalmente una versión extrema e intolerante del Islam.

Ésa es la principal razón de la gran tolerancia a los crímenes cometidos en el nombre del Islam, sea terrorismo o linchamiento de acusados de blasfemia.

La mayoría de los grupos extremistas en Pakistán ven cualquier tolerancia hacia algo con lo que no están de acuerdo como una pérdida peligrosa de su espacio político. Pretenden defender la religión, pero en realidad defienden su espacio político.

En ese sentido, las creencias religiosas extremas no son mucho más que una afirmación cínica de una política que no es nada pluralista.

En Pakistán, más de 30 años de conflicto religioso han cambiado las líneas políticas hacia la derecha. Incluso aquellos que se ven como de izquierda en realidad son de derecha.

Por ello, aún cuando la mayoría de los musulmanes liberales condenaron el ataque en París, calificaron este rechazo condenando también la decisión de la revista Charlie Hebdo de publicar caricaturas del profeta Mahoma.

Fuente: BBC Mundo

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login