Las aves, ¿sufren las turbulencias como los aviones?

Aves-150224170420_flying_bird_624x351_thinkstock

Las aves normalmente vuelan cerca de la superficie terrestre, entre árboles y edificios, y se elevan siguiendo corrientes térmicas ascendentes.

Estos dos entornos tienen un alto índice de “turbulencias”, pero los pájaros han desarrollado dos modos de adaptación que los hacen mucho más capaces de enfrentarse a ellas que los aviones.

Los nervios en la base de sus plumas les permiten detectar la corriente de aire que se registra sobre sus alas y monitorear muy precisamente las turbulencias.

En lugar de esperar que un golpe de aire les sacuda el ala completa, los pájaros pueden anticiparse a las más pequeñas variaciones de corriente y realizar mínimos ajustes de manera constante.

Las aves de mayor tamaño, como águilas o buitres, también pueden rápidamente encoger sus alas -hacia abajo y contra el cuerpo- para atravesar pequeños focos de turbulencia sin sufrir sacudones.

Eso movimientos descendentes de las alas duran apenas un tercio de segundo, pero sirven para reducir el mayor esfuerzo que la turbulencia impone sobre las alas del animal.

¿Por qué a las mujeres no les crece la barba como a los hombres?

Barba

A los hombres les crece la barba porque sus folículos capilares de la mandíbula son estimulados por la hormona dihidrotestosterona, que deriva de la testosterona.

Las mujeres tienen la misma cantidad de folículos en el rostro que los hombres, pero son menos sensibles a la dihidrotestosterona y, en todo caso, las mujeres tienen niveles más bajos de testosterona en el cuerpo.

Las barbas pueden haberse desarrollado como una señal evolutiva, para marcar los niveles de testosterona en un hombre. Y las mujeres se sienten atraídas – en sentido evolutivo- hacia barbas más tupidas porque indican que su dueño es un ejemplar fuerte o dominante de la especie.

¿Por qué viajan tan rápido los planetas y sistemas solares?

Vía Láctea

Si elegimos un punto de referencia con el que relacionar el movimiento de la Tierra, podemos deducir que nuestro planeta gira a alrededor de 1.609 km/h en la zona del ecuador.

A la vez, gira alrededor del Sol a una velocidad aproximada de 106.217 km/h y se mueve alrededor del centro de la galaxia, la Vía Láctea, a alrededor de 777.000 km/h. Asimismo, viaja hacia la galaxia Virgo a casi 2 millones de km/h.

Todos estos movimientos son resultado de la interacción gravitacional de cuerpos astronómicos y de la “ley de conservación del moméntum angular”.

Durante la formación del Sistema Solar, el moméntum de la nube de la que se formó la Tierra se conservó mientras se produjo el colapso, lo que dio por resultado las altas velocidades de desplazamiento.

Lo mismo aplica a la Vía Láctea: cuando la galaxia colapsó desde una gran nube de gas en rotación, giró incluso más rápidamente y las estrellas que se formaron en su interior retuvieron esas altas velocidades de órbita.

¿Tienen conciencia las plantas?

Planta en la mano

No: las plantas no tienen células nerviosas, ni mucho menos cerebro.

Algunas plantas pueden emitir señales a otras o a algunos insectos mediante compuestos químicos que actúan como mensajeros, pero eso no se considera una forma de conciencia como la entendemos en humanos o animales.

Los “pensamientos” de las plantas pueden ocurrir, como máximo, a nivel de reflejos inconscientes.

Conceptos humanos como la emoción o la autoconciencia simplemente no aplican cuando hablamos de las especies del mundo vegetal.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login