San Diego, el nuevo centro de la explotación sexual en EE.UU.

Para las bandas criminales la explotación sexual es una actividad de bajo riesgo que deja grandes beneficios.

Para las bandas criminales la explotación sexual es una actividad de bajo riesgo que deja grandes beneficios.

Por Jaime González

Flor nunca olvidará el día en el que con 17 años, mientras esperaba el autobús en la ciudad de Puebla (sur de México) para regresar a casa de sus padres, un hombre se le sentó al lado y le empezó a hablar.

“Me dijo que quería que lo acompañara a ver a su hermana para que la conociera y porque estaría más segura allí que en la estación de autobús”.

“Le contesté que no quería ir con él pero no me dejaba tranquila. Al final me tomó por el brazo, me sacó de la estación y me llevó a su auto. Me dijo que tenía que hacer algunos recados y me prometió que al día siguiente me llevaría de vuelta a la estación”.

Lea: México y el infierno de la trata de mujeres

Así empezó la odisea de Flor, quien en ese momento no podía imaginar el infierno que se le avecinaba: más de cinco años en una red de prostitución, sometida a abusos físicos y psicológicos, y obligada a mantener relaciones sexuales con desconocidos a cambio de dinero.

La pesadilla de esta mujer, a la que todavía le cuesta explicar los detalles de su terrible experiencia, la llevó a la ciudad californiana de San Diego, en el suroeste de EE.UU.

Es en esa localidad fronteriza -a la que fue trasladada por la fuerza en 2008 desde México por sus proxenetas para ser prostituida- en la que ha rehecho su vida, más de un lustro después de que ella y sus captores fueron arrestados por las autoridades estadounidenses.

Prostitución
San Diego se ha convertido en uno de los principales centros de explotación sexual y prostitución de todo el país.

 

Casos en aumento

El caso de Flor es cada vez más habitual en el condado de San Diego, una región que según el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) se ha convertido en uno de los principales centros de explotación sexual y prostitución de todo el país.

Las cifras oficiales indican que en los últimos cuatro años el número de proxenetas que ha acabado frente a los tribunales del condado ha crecido a más del triple.

Así, en 2009 llegaron ante la Fiscalía de San Diego 9 casos de trata de personas, una cifra que en 2013 ascendió a 41.

——————————————–

Susan Munsey, directora de Generate Hope, explica cómo los proxenetas atraen a sus víctimas:

“Lo primero que hacen los proxenetas es buscar niñas y jóvenes de familias desestructuradas, que han huido de sus hogares o que viven en casas de acogida. Algunas tienen 12 o 14 años.

Suelen ser jóvenes tímidas, con problemas de autoestima.

Recuerdo a un proxeneta que me contó una de sus tácticas: ‘Te acercas a un grupo de chicas, les dices que son todas muy guapas y la que baja la mirada es la que debe ser tu objetivo’.

Pasan tiempo con ellas, les compran ropa y las escuchan, todo para ganarse su confianza. Luego les dicen que tienen problemas de dinero y que necesitan que se prostituyan una sola vez para luego vivir felices juntos.

Pero después todo cambia. Se vuelven abusivos, les pegan y las marcan con tatuajes. Las chantajean con hacer público lo que han hecho y ya no tienen salida”.

——————————————–

En todo EE.UU., en 2014 el Centro Nacional de Recursos sobre la Trata de Personas recibió 5.042 denuncias -la mayoría relacionadas con casos de explotación sexual- comparadas con las 3.279 recibidas en 2012, lo que supone un incremento de más del 50% en tan sólo dos años.

Según cálculos de las agencias federales, en todo el país alrededor de 18.000 individuos son víctimas de las redes de trata de personas.

Prostituta
Según cálculos de las agencias federales, en todo Estados Unidos alrededor de 18.000 individuos son víctimas de las redes de trata de personas.

 

La explicación de este fenómeno en el caso de San Diego, según las autoridades, se encuentra en que al haberse convertido el tráfico de armas y drogas en una actividad más arriesgada, debido a la intensificación de las tareas policiales, la prostitución es vista como una alternativa más sencilla de ganar dinero.

De hecho, una investigación publicada hace unos meses por el Urban Institute, un centro de estudios con base en Washington, que analizó ocho grandes áreas metropolitanas de EE.UU., situó a San Diego como la ciudad en la que las bandas criminales están más involucradas en el negocio de la prostitución y la trata de mujeres.

Este fenómeno ha sido calificado de “epidemia” por fuentes del FBI y, ante la gravedad del problema, en enero se anunció la creación de fuerza especial en el condado de San Diego -inédita en EE.UU. y en la que participan las autoridades locales, estatales y federales- y que tiene como objetivo combatir la explotación sexual y el tráfico de personas.

Menores de edad

Según el estudio del Urban Institute, bandas criminales que antes se disputaban el negocio de las drogas ahora están cooperando estrechamente en el de la prostitución.

Flor
A Flor todavía le cuesta hablar de su experiencia.

 

Además, según la misma investigación, el 20% de las mujeres que son prostituidas son menores de edad -algunas de tan sólo 12 años- y son reclutadas en lugares como escuelas y centros comerciales.

Los expertos no dan una explicación concluyente de por qué el negocio de la prostitución resulta tan rentable en San Diego, aunque señalan que el hecho de que se trata de una región fronteriza y turística, en la que se celebran numerosas convenciones y en la que reside un elevado número de militares, hace que exista una alta demanda de sexo de pago.

“Las bandas criminales se han dado cuenta de que la explotación sexual es una actividad de bajo riesgo que da grandes beneficios”, explica en conversación con BBC Mundo Mary Ellen Barrett, fiscal adjunta del condado de San Diego.

“Si te para la policía y llevas en el auto medio kilo de metanfetaminas, te van a detener y es probable que acabes en la cárcel. En cambio, si llevas en el auto a tres mujeres que no dicen nada, las autoridades te van a dejar ir”.

“Además, en el caso de las drogas, cuando las vendes tienes que ir a buscar más, con todos los riegos que ello implica, mientras que a las mujeres las puedes ‘vender’ tantas veces como quieras”, señala Barrett.

La funcionaria explica que las víctimas son mayoritariamente ciudadanas estadounidenses, igual que los proxenetas que abusan de ellas. Suelen ser jóvenes que tienen problemas en casa y que en muchos casos han sido abusadas por sus propios familiares.

Según Barrett, desde el punto de vista legal es un desafío llevar esos casos frente a los tribunales, ya que en ocasiones las víctimas, muchas de las cuales sufren estrés postraumático, se niegan a testificar.

En opinión de Meredith Dank, experta del Urban Institute, no es sorprendente la situación que se da en San Diego “dado al alto número de bandas criminales que operan en California”.

Drogas contra el dolor

En el caso de Flor, antes de ser forzada a introducirse en el mundo de la prostitución, vivía con su familia en una pequeña localidad a las afueras de Puebla. Cuando no estaba en la escuela, ayudaba a sus padres en el campo.

Susan Munsey
Susan Munsey cree que hay que dejar de estigmatizar a las mujeres que son obligadas a prostituirse.

Según le cuenta a BBC Mundo, durante los más de cinco años en los que fue forzada a mantener sexo a cambio de dinero, le obligaron a cortar la relación con los suyos y estuvieron constantemente moviéndola de casa en casa, para confundirla y que le resultara más difícil escapar.

“En algunos lugares vi cómo abusaban de niñas pequeñas. En muchos casos les dan drogas a las chicas, que las utilizan para no sentir el dolor de ser prostituidas”.

En 2008 le hicieron cruzar la frontera ilegalmente por el desierto para llevarla a una casa de la localidad de Escondido, al norte de San Diego.

Al poco tiempo, Flor y sus proxenetas fueron detenidos por la policía y a ella la pusieron en manos de los servicios sociales.

A cambio de que testificara en contra de sus abusadores, le ofrecieron un visado para poder residir de forma permanente en EE.UU.

Después de pasar por varias casas de acogida terminó en un hogar de la organización Generate Hope, que ayuda a mujeres que han sido rescatas de la prostitución a que puedan rehacer sus vidas.

Susan Munsey, directora de Generate Hope, hace hincapié en la falta de espacios donde las víctimas de explotación sexual puedan hospedarse y empezar de nuevo.

También señala que hay que dejar de estigmatizar a las mujeres que son obligadas a prostituirse.

“¿Cómo puede ser que en un país como el nuestro haya niños sin hogar, que son enviados a casas de acogida y acaban siendo utilizados como objetos sexuales?”, se pregunta Munsey, quien hace décadas también fue víctima de este tipo de abusos.

“A mujeres como Flor o a mí misma nos da reparo contar nuestra historia porque nos da miedo que nos digan que es nuestra culpa. Nunca tienen en cuenta que se aprovecharon de nosotras y eso no debería ocurrir”.

Fuente: BBC Mundo

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login