El tío Sam quiere que los destinatarios de DACA eviten estafas de impuestos

La destinataria de DACA Ana Alcántara, de 22 años, fue desinformada por su preparador de impuestos y terminó pagando una sanción innecesaria.

La destinataria de DACA Ana Alcántara, de 22 años, fue desinformada por su preparador de impuestos y terminó pagando una sanción innecesaria.

Por Viji Sundaram

Una nueva estafa contra los inmigrantes ha llamado la atención del tío Sam.

Defensores de la salud están preocupados de que los preparadores de impuestos han estado desinformando, y algunos incluso simplemente estafando a los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) haciéndoles pagar una multa por no tener seguro de salud. El miércoles, el Servicio de Rentas Internas (IRS) emitió un comunicado aclarando que no hay tal sanción para los inmigrantes indocumentados o para los destinarios de DACA. DACA es un programa anunciado por el presidente Obama en 2012 que ofrece una protección temporal contra la deportación a los inmigrantes indocumentados que llegaron a este país cuando eran niños.

“Los defensores han estado pidiendo [al gobierno de Obama] durante un mes proporcionarles [a los preparadores de impuestos] un poco de claridad”, dijo Angel Padilla, analista de políticas de salud en la oficina de Washington, DC, del Centro Nacional de Leyes de Inmigración. Hasta ahora, dijo, “no había algo oficial que [teníamos que] podríamos señalar de parte del IRS que aclare esto. Ahora lo tenemos”.

El sitio web del IRS ahora refleja la claridad que los defensores han estado presionando para explicar: Las personas que no son ciudadanas o residentes permanentes de Estados Unidos y que no están legalmente en los Estados Unidos están exentos de la disposición de corresponsabilidad individual. Para este propósito, un inmigrante con el estatus de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) no se considera legalmente presente y por lo tanto es elegible para esta exención. Un individuo puede tener derecho a esta exención incluso si él o ella tiene un número de seguro social (SSN).

La confusión se debe a una política en virtud de la Ley de Asistencia Asequible (ACA) que requiere que casi todos los estadounidenses tengan algún tipo de seguro de salud, o enfrentarse a una sanción. Esa cobertura podría provenir de seguros de parte de un trabajo; un plan de salud individual comprado a través de intercambios de cuidado de salud administrados por el gobierno o en otro lugar; Medicaid (conocido como Medi-Cal en California), un programa de seguro de salud financiado por el gobierno para las personas de bajos ingresos; o Medicare, un programa de seguro de salud para los que son mayores de 65 años o tienen una discapacidad.

Para 2014, el primer año en que la política entró en vigor, la pena por no conseguir dicha cobertura fue de $ 95 por adulto y $ 47,50 por niño, o el 1 por ciento del ingreso familiar imponible, lo que fuese mayor. La pena se incrementará en los años siguientes.

Pero el requisito de tener un seguro de salud no se extiende a los inmigrantes indocumentados o beneficiarios de DACA. Eso es porque no son residentes legales. DACA es solamente una categoría de elegibilidad de beneficios, no un estatus migratorio.

Es una distinción que ni el Departamento de Salud y Servicios Humanos ni el Servicio de Impuestos Internos dejaron claro en sus sitios web hasta ahora, dijo Padilla.

“Esa falta de claridad paso a los preparadores de impuestos”, dijo.

Brenda Ordaz, una representante de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) y una navegadora de la salud para el mercado de seguro de salud del estado, ha visto de primera mano la confusión. Una beneficiara de DACA ella misma, Ordaz dice que otros destinatarios de DACA han estado buscándola a ella, preguntando por qué sus preparadores de impuestos les estaban haciendo pagar sanciones por no tener seguro de salud.

Ella dijo que un preparador de impuestos le pidió a un cliente con DACA pagarle la sanción directamente y en efectivo, en lugar de pedir que el IRS lo dedujera de su reembolso.

“Estoy segura de que algunos preparadores están haciéndole esto a los indocumentados también”, dijo Ordaz.

Residente de Los Ángeles y beneficiaria de DACA Ana Alcántara, de 22 años, dice que su preparador de impuestos le dijo que tenía que pagar la multa cuando descubrió que no tenía seguro de salud. A disgusto accedió a que los $ 95 fueran deducidos de su reembolso de impuestos de casi $ 850.

Alcántara no sabía que ella estaba exenta de la obligación. Ella tampoco sabía que podría haberse inscrito en el programa de Medi-Cal financiado por el estado de California cuando recibió DACA en 2013. A pesar de que los destinatarios de DACA tienen prohibido el acceso a los programas federales, califican para Medi-Cal que esta financiado por el estado – algo de lo que muchos no están conscientes.

Mientras tanto, los mismos preparadores de impuesto dicen que no siempre saben si su cliente es un destinatario de DACA. Una preparadora de impuestos reconoció que había presentado declaraciones de impuestos para un número de clientes que incluían la sanción porque no le habían informado que eran beneficiarios de DACA.

“Es difícil saber porque muchos clientes no se abren”, explicó Azucena López, una propietaria de Gonzales Tax Services en Madera, California. Ella dijo que había asumido que eran residentes legales cuando le dijeron que tenían un permiso de trabajo y número de seguro social.

Desde que se dio cuenta que sus clientes eran destinatarios de DACA – y estaban exentos de la pena – López dice que ha presentado declaraciones de impuestos complementarias. El preparador de impuestos de Alcántara también ha acordado presentar una enmienda para que Alcántara pueda conseguir sus 95 dólares.

Lea más sobre el cuidado de la salud y DACA en el sitio web del Centro Nacional de Leyes de Inmigración, www.nilc.org.

 

 

 

 

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login