Equipo de estafa de telemercadeo que tuvo como blanco a hispanohablantes es prohibido por la FTC

La destinataria de DACA Ana Alcántara, de 22 años, fue desinformada por su preparador de impuestos y terminó pagando una sanción innecesaria.

Alto a las estafas telefónicas.

Por George White

Los acusados en una táctica que se dirigía a los consumidores de habla hispana han sido prohibidos de hacer ventas telefónicas y vender productos para bajar de peso bajo un nuevo acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (FTC).

 

El acuerdo, publicado el 2 de marzo viene de la mano del informe de fraude anual de la Comisión Federal de Comercio, que citó estafas telefónicas como uno de los medios principales de fraude a nivel nacional. La agencia recibió más de 1,5 millones de quejas relacionadas con el fraude totalizando más de $ 1,7 mil millones en 2014. De los 46% que informaron de un método específico de contacto fraudulento, el 54% dijo que se le contactó inicialmente por teléfono. El informe anual se publicó el 27 de febrero.

 

Los defensores del consumidor dicen que los miembros de las comunidades inmigrantes en Estados Unidos con frecuencia son blancos porque no entienden completamente la ley estadounidense y tal vez no se sientan cómodos con el inglés. Este año la FTC está intensificando su campaña para advertir y educar a las comunidades étnicas.

 

“La FTC está al acecho de estafas que engañan a los consumidores en cada comunidad”, dijo Jessica Rich, directora de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC. “Este caso sirve como una advertencia para los posibles estafadores que dirigirse a los hispanohablantes no es una manera de volar bajo el radar de la FTC”.

 

Según una denuncia judicial de la FTC presentada en junio de 2014, los miembros de una organización llamada Hispanic Global Way utilizaron centros de llamadas peruanos y anuncios de televisión en español para vender sus productos.

 

“Luego enviaron pedidos incompletos, productos equivocados o defectuosos, productos del tamaño o el color equivocado y productos que no funcionaron según lo anunciado, incluyendo un cinturón para perder peso falso”, dijo la FTC. “Cuando los consumidores llamaron para quejarse, los telemercaderes los ignoraron o los insultaron, o les dijeron que no podían regresar o intercambiar productos, o que tendrían que pagar una cuota, desde $ 20 a $ 299, para hacerlo. Esos pocos consumidores que se les prometió devoluciones o cambios descubrieron que nunca se materializó”.

 

Los acusados, quienes dirigían desde el área de Miami, han admitido a las acusaciones y han acordado ser prohibidos de telemercadeo o vender productos para bajar de peso. Bajo la orden judicial, emitida por un Tribunal de Distrito de Estados Unidos en la Florida, deben proporcionar reembolsos o intercambios, de forma gratuita.

 

La orden de acuerdo también impone un juicio de $ 50 millones que se suspenderá al entregar todos los activos significativos de los acusados, incluyendo una casa en el norte de Miami, cuentas bancarias peruanas y estadounidenses, joyas, una póliza de seguro de vida y un Mercedes Benz.

 

Estafas de Telemercadeo: Señales de aviso, consejos y protecciones

 

La Comisión Federal de Comercio (FTC) dice que las estafas de telemercadeo perpetradas en las comunidades étnicas a menudo son presentadas como vacaciones gratuitas o de bajo costo, préstamos, crédito o protección para tarjetas de crédito, oportunidades de inversión, loterías extranjeras, garantías extendidas de autos y ofertas de prueba “gratuitas”. Para evitar el fraude de telemercadeo, haga las siguientes preguntas:

 

¿Quién está llamando… y por qué? La ley dice que los vendedores por teléfono deben decirle que es una llamada de ventas, el nombre del vendedor y lo que están vendiendo antes de hacer su presentación. Si usted no oye esta información, diga “no, gracias”, y cuelgue el teléfono.

 

¿Cuál es la prisa? Los que hablan rápido y utilizan tácticas de alta presión podrían estar escondiendo algo. Tome su tiempo. La mayoría de los negocios legítimos le darán tiempo e información escrita sobre su oferta antes de pedirle que se comprometa a una compra.

 

Si es gratis, ¿por qué me piden pagar? Cuestione cuotas que tenga que pagar para recibir un premio o regalo. Si usted tiene que pagar, es una compra – no es un premio o un regalo.

 

¿Por qué estoy “confirmando” la información de mi cuenta – o dando mi información? Algunas personas que llaman tienen su información de facturación antes de llamarlo. Están tratando de conseguir que usted diga “bien” para poder decir que usted aprobó el cargo.

 

¿Quiero más llamadas como ésta? Si no desea que un negocio lo vuelva a llamar, dígalo y registre su número de teléfono en el Registro Nacional No Llamar. Si lo vuelven a llamar, están violando la ley.

 

Si usted cree que ha sido estafado, llame a la Comisión Federal de Comercio al 1-877-382-4357 o repórtelo en el sitio web de la FTC en www.ftc.gov/complaint.

 

Esta columna es parte del proyecto conjunto de New America Media con la Comisión Federal de Comercio (FTC). Para obtener más información acerca de cómo evitar fraudes y estafas, vaya a:

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login