Freddy Rincón: el caso que revive el pasado oscuro de fútbol y drogas en Colombia

El exjugador del Real Madrid, Nápoles y Corinthians dijo que es inocente y se mostró sorprendido por la acusación.

El exjugador del Real Madrid, Nápoles y Corinthians dijo que es inocente y se mostró sorprendido por la acusación.

Colombia sigue sin sacudirse por completo de la turbia asociación entre fútbol y narcotráfico que emponzoñó ese deporte en el pasado.

Esa historia compleja resurgió esta semana al conocerse que el exfutbolista Freddy Rincón es buscado por Interpol por supuestamente comprar casas en Panamá con dinero de la droga.

Rincón, de 48 años, deberá responder de varias propiedades a su nombre que fueron presuntamente adquiridas con dinero de Pablo Rayo Montaño, antiguo miembro del Cartel de Cali.

El exjugador del Real Madrid, Nápoles y Corinthians dijo que es inocente y se mostró sorprendido por la acusación.

Los cargos contra él fueron rechazados en 2007, cuando fue investigado durante cuatro meses en Brasil.

Lea: En 2014, EE.UU. vinculó a club colombiano con narcotráfico


En 1994, la selección colombiana disputó el Mundial de EE.UU. con un combinado repleto de estrellas.

 

Pero la noticia ha traído a la memoria los años más oscuros del fútbol colombiano.

En los años 80’y 90′ los narcotraficantes controlaban numerosos ámbitos de la sociedad colombiana. El fútbol no fue una excepción.

“Era una moda que los narcos tuvieran un equipo de fútbol”, dice el periodista deportivo colombiano Luis Fernando Restrepo durante una conversación con BBC Mundo.

Jefes de cárteles de la droga como Pablo Escobar eran dueños de algunos de los clubes más importantes de Colombia por medio de testaferros.

En 1996, el América de Cali fue incluido por EE.UU. en la “Lista Clinton”, que identifica a personas y entidades señaladas de estar vinculadas con el narcotráfico.

Lea: El equipo colombiano que quiere renunciar a lo que ganó bajo la sombra del narco


René Higuita, el mítico portero de la selección colombiana, causó un escándalo cuando visitó en la cárcel a Pablo Escobar, en 1991.

 

Los narcos lavaban su dinero negro en los clubes, compraban árbitros, amañaban partidos, y cuando sus planes no salían bien la sangre se derramaba.

“Colombia es quizás el país con la tasa más alta de futbolistas asesinados”, dice Restrepo.

En 1989, tras el asesinato del árbitro Álvaro Ortega las autoridades cancelaron el campeonato profesional.


La orden de arresto contra Rincón trae el recuerdo de un tiempo que muchos quieren dejar atrás.

Aquel torneo pasó a la historia por ser el único que terminó sin campeón en el fútbol colombiano.

Paradójicamente, el maridaje entre fútbol y droga trajo de una de las etapas más brillantes del fútbol colombiano a nivel internacional, que alcanzó su culmen en 1994 cuando la selección colombiana disputó el Mundial de EE.UU. con un combinado de estrellas entre las que estaban el propio Rincón, Faustino Asprilla y el mediocampista Carlos “El Pibe” Valderrama.

En uno de los mayores escándalos, otra de las estrellas de la época, el guardameta René Higuita, un héroe para pequeños y mayores, visitó en la cárcel a Escobar en 1991.

Tres años más tarde, un grupo de narcos asesinó en Medellín a Andrés Escobar, el defensa colombiano que marcó un autogol que dejó fuera a su selección en el Mundial de 1994.

Colombia ha cambiado mucho desde aquella época.

Las mafias del narco siguen existiendo pero mucho más debilitadas.


Andrés Escobar fue asesinado por narcos en Medellín tras marcar un autogol en el Mundial de 1994.

 

Restrepo dice que aún hoy la lacra del narco sigue manchando el fútbol colombiano.

“Se ha saneado un poco pero los tentáculos del narco tocan todavía a las puertas de los clubes”.

El problema sigue vigente. Cuando llegó al poder en 2010, el presidente Juan Manuel Santos le declaró la guerra al ‘narcofútbol’.

En 2011, fue aprobada la “ley del fútbol”, orientada a blindar a los clubes del fútbol colombiano de los dineros del narcotráfico.

El América, tras años de declive en los que estuvo a punto de desaparecer, salió de la humillante “Lista Clinton” en 2013.

Pero no todo son buenas noticias.

En noviembre del año pasado, el Envigado F.C. fue incluido en esa lista por sus supuestos nexos con la organización criminal denominada Oficina de Envigado.

Ahora, la orden de arresto contra Rincón trae el recuerdo de un tiempo que muchos quieren dejar atrás.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login