Los años en los que una sola piña costaba US$7.500

piña-150501133636_pina_promos__624x351_thinkstock

Aunque sigue siendo marcada como “exótica” o “tropical”, hoy en día no es raro encontrar piña en Reino Unido.

Y aunque a quienes vienen de países tropicales el precio todavía les parece alto, no es nada con lo que alguna vez llegó a ser.

La piña o ananá fue en algún momento la fruta más costosa del mundo y llegó a ser absurdamente cara.

Como de costumbre, fue cuestión de oferta y demanda, aunque en este caso más bien de costo de producción, y hasta de frío y calor.

Todo comenzó…

Con la llegada de Cristóbal Colón a América, hogar de una familia de plantas llamada bromeliáceas o bromelias.

Entre las más de 3.000 especies de esta familia, está la Ananas comosus, y cuando el aventurero del siglo XV y sus compañeros probaron su dulce fruta en 1493, les fascinó y la registraron como una curiosidad con un exterior segmentado y abrasivo y un interior firme como el de una manzana.

Piña en planta
En muchos lenguajes se le llama ananá, que se cree viene de la palabra tupi “nanas”, que significa “fruta excelente”. 

 

Por supuesto, se la llevaron a Europa, que en ese entonces era un lugar en el que la dulzura era poco común: casi no había frutas frescas y las que había no eran muchas y estaban disponibles por tiempo reducido. El azúcar de caña, por su parte, era un producto muy costoso importado del Oriente.

No es extraño entonces que los europeos se rindieran a los pies de esa fruta de pulpa amarilla que explotaba en dulzura al morderla, de manera que la piña se ganó inmediatamente la reputación de ser un lujo exótico.

El problema era que había que traerla de muy lejos… o sembrarla en el Viejo Continente.

Una piña gigantesca en un parque de Milagro, Ecuador, conocida por su gran producción de esa fruta.

Una piña gigantesca en un parque de Milagro, Ecuador, conocida por su gran producción de esa fruta.

No tan fácil

A pesar de los muchos esfuerzos por encontrar el método para que creciera en suelo europeo, y de la competencia que había entre la aristocracia europea por lograrlo primero, habrían de pasar dos siglos antes de que Sir Matthew Decker pudiera cultivar una piña en su jardín en Richmond, Inglaterra.

Ocurrió en 1720, y la ocasión fue tan trascendental que se comisionó un enorme retrato de dicha fruta, la cual le fue servida después al rey Jorge I.

El problema había sido reproducir las cálidas condiciones tropicales para que la Ananas comosuscreciera, particularmente en la fría Inglaterra.

Pero Decker diseñó un ingenioso sistema que fue inmediatamente copiado por quienes podían darse el lujo de hacerlo en otros lugares de la Gran Bretaña georgiana… y que todavía hoy se usa en los Jardines Perdidos de Heligan, en Cornualles, el extremo suroccidental británico.

Nicola Bradley, la supervisora del jardín, le explicó a la BBC como pudo esa fruta tropical crecer al fin en un jardín inglés.

Ahora parece fácil, pero en esa época, el costo que implicaba cultivar piñas era astronómico.

Había que tener el terreno en el cual construir los fosos; se requería de grandes cantidades de estiércol fresco y mucha mano de obra para conseguir que la fruta creciera.

Por ello, en ese entonces cada piña costaba alrededor del equivalente a US$7.500 en dinero de hoy.

No es de extrañar entonces que la fruta fuera un gran símbolo de estatus, lo que explica por qué no es raro piñas de piedra como adorno en las mansiones de esa época.

“Era una señal de hospitalidad”, explica xx: si, por ejemplo, en un banquete servían piña, el invitado se sentía halagado, pues obviamente lo apreciaban mucho si lo consideraban digno de tal tesoro.

“Pero también servían para mostrar que los dueños eran lo suficientemente ricos para tener el espacio, instalaciones y sirvientes necesarios para producir un artículo de tanto lujo”.

“Aunque también se podía aparentar que uno era más rico de lo que era alquilando una piña… para una cena, por ejemplo”.

El problema era que había que devolverla.

En esa cámara, que es un pequeño invernadero hundido, crecen las preciadas piñas.

En esa cámara, que es un pequeño invernadero hundido, crecen las preciadas piñas.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login