El escándalo aduanero que forzó la renuncia de la vicepresidenta de Guatemala

Roxana Baldetti, vicepresidenta de Guatemala, presentó su renuncia este viernes.

Roxana Baldetti, vicepresidenta de Guatemala, presentó su renuncia este viernes.

Por Juan Paullier

 

En medio de un escándalo de corrupción que tiene en vilo a Guatemala, la vicepresidenta Roxana Baldetti presentó este viernes su renuncia por “motivos personales”, según anunció el presidente Otto Pérez Molina.

La decisión se da a conocer luego de que la funcionaria se vio comprometida por su presunta participación en una red de corrupción aduanera.

El mes pasado funcionarios judiciales y un organismo avalado por la ONU desmantelaron una estructura criminal que recibía sobornos de importadores para evadir el pago de impuestos de aduana.

La red presuntamente estaba liderada por el ex secretario privado de la renunciante Baldetti, de 52 años.

“La renuncia, según los motivos manifestados por la vicepresidenta, se circunscriben a una decisión personal con el único interés, al separarse voluntariamente del cargo, de someterse y colaborar con las investigaciones que sean necesarias y sobre todo con el debido proceso”, aseguró el presidente en conferencia de prensa.

Festejos en Ciudad de Guatemala
Tras el anuncio de la renuncia, hubo celebraciones en la capital del país.

 

“Su decisión”, agregó el mandatario, “es personal, meditada, difícil y valiente, pero consistente con sus principios y valores”.

En las calles de la capital, Ciudad de Guatemala, cientos de personas celebraron la dimisión de Baldetti.

De acuerdo a la Constitución, ante la renuncia del vicepresidente, “será sustituido por la persona que designe el Congreso (…) escogiéndola de una tercera propuesta por el presidente”.

Es decir, de la terna de candidatos que debe proponer Pérez Molina, serán los congresistas los encargados de seleccionar al sustituto de Baldetti.

“La señora”

“La R”. “La señora”. ” La 2″. Esas menciones en algunas de las más de 66.000 escuchas realizadas en Guatemala en una investigación sobre corrupción fueron las que generaron sospechas sobre la vicepresidenta.

Roxana Baldetti y el presidente Otto Pérez Molina
“La renuncia, según los motivos manifestados por la vicepresidenta, se circunscriben a una decisión personal”, aseguró el presidente Otto Pérez Molina.

 

El caso desembocó en un escándalo que complica al presidente Pérez Molina e involucra a decenas de funcionarios.

Varios ciudadanos llevaban desde el 1º de mayo días encadenados al Palacio Nacional de la Cultura para protestar, otros han bloqueado rutas y miles se han manifestado para pedir la renuncia no solo de Baldetti, sino del primer mandatario.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un organismo adscrito a Naciones Unidas, y la fiscalía del país revelaron a mediados de abril la investigación de 40 casos de cobros ilegales y contrabando que operaba en las aduanas del país, dependientes de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Dos días antes de la renuncia de la vicepresidenta, la Corte Suprema aseguró que existían evidencias suficientes para retirarle la inmunidad y había aprobado un antejuicio para investigarla.

Red de corrupción

La red de corrupción, conocida como “La Línea”, operaba desde hacía al menos un año, han asegurado los investigadores, y tenía como objetivo cobrar sobornos a empresarios y usuarios de distintas aduanas del país a cambio de modificar lo que los importadores debían pagar al fisco.

“Uno de los temas sustanciales era el contrabando y en general con la defraudación en un país tan necesitado de recursos”, señaló Iván Velásquez, encargado de la comisión de la ONU.

Aunque no se conoce el monto total de lo defraudado, en dos semanas un miembro del grupo delictivo fue capaz de recaudar 2,5 millones de quetzales (unos US$330.000), de acuerdo a la pesquisa oficial.

Protestas en Guatemala
En dos semanas un miembro de un grupo delictivo fue capaz de recaudar 2,5 millones de quetzales (unos US$330.000), de acuerdo a la pesquisa oficial.

 

Tres nuevas personas fueron detenidas el viernes, anunció la fiscalía, elevando a 27 el número de implicados.

Entre ellos se encuentran Omar Franco, director de la SAT, y Carlos Muñoz, su predecesor.

También se emitió una orden de búsqueda y captura contra Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de la vicepresidenta y presunto líder de la organización criminal.

Monzón, ahora prófugo de la justicia, se encontraba de viaje por Corea del Sur junto a la vicepresidenta cuando fuerzas de seguridad del gobierno, junto a la Cicig, realizaron una redada en oficinas y viviendas a mediados de abril.

Días después Baldetti se deslindó de la red de corrupción.

“A ustedes les debería dar seguridad que nadie al más alto nivel del Estado está involucrado en esta estructura”, aseguró en conferencia de prensa.

Sus declaraciones no bastaron para calmar las aguas y a fines de abril unas 15.000 personas se congregaron en la Plaza de la Constitución en Ciudad de Guatemala, capital del país, para pedir la renuncia del presidente y la vicepresidenta.

Roxana Baldetti, vicepresidenta de Guatemala
La Corte Suprema determinó que existen indicios suficientes para quitarle la inmunidad a Baldetti.

 

“Extraordinario”. Así calificó Arturo Matute, analista de la organización International Crisis Group en Guatemala, consultado sobre lo que ocurre en el país un día antes de la renuncia de Baldetti.

“Aquí en Guatemala todo el mundo ha sabido, y vivimos sabiendo que existe una cantidad de corrupción enorme. Sin embargo, hemos sentido un peso enorme de la estructura mafiosa y que era difícil hacer algo”, asegura en diálogo con BBC Mundo.

“El hecho de que se esté revelando este caso con nombres y apellidos, con capturas, evidenciando con tanta claridad la corrupción y a tan alto nivel, es algo extraordinario”, añade.

Inmunidad

El principal tribunal de justicia del país determinó el miércoles “por unanimidad y en vista de las informaciones recibidas” que existen indicios suficientes para quitarle la inmunidad a Baldetti.

“La mención en los audios son indicios”, explicó Josué Baquiax, presidente de la Corte Suprema.

Protestas en Guatemala
Nadie al más alto nivel del Estado está involucrado en esta estructura”, se defendió la vicepresidenta.

 

Los magistrados, sin embargo, evitaron tomar la misma medida con el presidente Pérez Molina, también del Partido Patriota.

Pero el analista Matute considera que el mandatario sigue en una situación comprometida.

“Él ha defendido férreamente a la vicepresidenta durante todo este tiempo, pero creo que va a tener que tomar una posición diferente en los próximos días”, le dice a BBC Mundo.

“Nadie le cree, su partido se cayó a pedazos, el candidato que tenía para las elecciones renunció al partido. El presidente está arrinconado, debe tener muchas preocupaciones”, añadió en referencia a la decisión de Alejandro Sibandi de dejar la agrupación con la que buscaba la presidencia en los comicios de septiembre.

“El presidente siempre ha salido a defenderla, el desgaste de la imagen del presidente es muy grande”, opina Hugo Novales, politólogo e investigador de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies).

“La defiende con algo de vehemencia, y una parte de la opinión pública cree que la defensa irracional de la vicepresidenta podría significar que está implicado en algunos actos de corrupción”, le indica Novales a BBC Mundo.

En medio del escándalo, el mandatario Pérez Molina entregó el miércoles a la Secretaría General de la ONU una carta para renovar el mandato de la Cigig por dos años más.

El pedido de dimisión de la vicepresidenta había llegado también de parte de la cúpula empresarial del país.

“En aras de la gobernabilidad y la transparencia, y con el afán de fortalecer la democracia y preservar la institucionalidad” Baldetti debe renunciar, aseguró esta semana Jorge Briz, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif).

Protestas por escándalo de corrupción en Guatemala
El escándalo causó masivas protestas en las calles de la capital.

 

“Las grabaciones”, aclara Novales, no son conclusivas con respecto al involucramiento de la vicepresidenta”.

Sin embargo, recuerda cómo desde antes de asumir el cargo Baldetti había sospechas de un “enriquecimiento desmedido” desde su época como diputada.

“Se viene creando un marco de opinión desfavorable a la vicepresidenta y esto viene a ser la gota que derramó el vaso”, le explicó a BBC Mundo.

Baldetti apeló el jueves la resolución de la Corte Suprema. Su abogado, Mario René Cano, aseguró: “Creemos que se está violando el debido proceso y la presunción de inocencia de la vicepresidenta”.

El Legislativo eligió el mismo día la comisión que debía entregar un informe a más tardar el 14 de mayo para que el órgano decida por mayoría de dos tercios si le quita la inmunidad a Baldetti.

Ahora su renuncia abre un capítulo de incertidumbre en el país. Guatemala contiene el aliento.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login