Iker Casillas y el terremoto que hace falta para derribarlo

Iker Casillas ha sido muy criticado esta temporada por los aficionados del Real Madrid.

Iker Casillas ha sido muy criticado esta temporada por los aficionados del Real Madrid.

Por Raúl Fain Binda

 

La portería es la obsesión de todos los personajes que giran en el torbellino del fútbol: jugadores, técnicos, dirigentes, aficionados, todos juran y perjuran a favor o en contra del afortunado/desdichado que debe proteger los palos.

El goleador es importante, pero el portero es imprescindible: un equipo puede salvarse marcando pocos goles, pero ninguno sobrevive encajando muchos.

Durante el Real Madrid 2-2 Valencia, jugado el sábado en el Santiago Bernabéu, Iker Casillas perdió la calma ante la silbatina de su público, haciendo gestos de fastidio y –según los lectores de labios que al parecer tiene en su plantilla la TV española- encomendando al demonio a sus torturadores.

(Eso de “al demonio” es un eufemismo, pero ustedes sabrán entender.)


Los delanteros suelen cometer errores que no son determinantes en el resultado de un partido. El portero no suele tener una segunda oportunidad.

 

También el sábado, el portero que supuestamente lo reemplazaría en el tremedal del área, David de Gea, se lucía nuevamente en el Crystal Palace 1-2 Manchester United: las crónicas coinciden en señalar al portero madrileño (repetimos el dato, De Gea es madrileño…) como el salvador del United.

¿Intocable?

La guerra de las porterías tiene otros conflictos interesantes, que ya veremos, pero detengámonos en lo del Real Madrid, que es lo más importante.

Durante uno o dos eones (1 eón=mil millones de años) Iker Casillas fue EL portero español más aplaudido y venerado. Cuando, hablando con alguno de sus incontables admiradores, uno se atrevía a mencionar a otro guardavallas, digamos Gianluigi Buffon, la reacción era un gesto de “hablemos en serio”.


Casillas cumplirá 34 años, pero en su posición hay jugadores que se han mantenido en la élite hasta los 40.

 

Casillas cumplirá 34 años la semana que viene (el 20) y tiene contrato hasta el verano del 2017. Según informan los medios madrileños, estaría decidido a cumplir su contrato, aunque sus allegados le aconsejan marcharse debido a la posibilidad de que deba pasar la próxima temporada en el banquillo.

Una lectura escéptica de esta actitud sería que, al parecer, espera que el presidente Florentino Pérez lo llame para charlar sobre su situación: hay formas y formas de irse de un club, y muchos recuerdan que Raúl, otro héroe del madridismo, se marchó sin el homenaje que su trayectoria merecía.

Durante un par de años lo de la silbatina a Casillas fue un tic del sector ultra del madridismo, que le reprochaba su supuesta “traición” a José Mourinho, pero el constante repiqueteo se ha extendido y el sábado habría sido más general.


Casillas recibió con alivio el fichaje del costarricense Keylor Navas, quien llegó para sustituir a Diego López.

 

Es cierto que el Iker de 2015 no es el de hace unos años (sus reflejos ya no son tan rápidos, por lo que resaltan sus “defectos” en las salidas y el juego de altura, contribuyendo a errores en toma de decisiones), pero las hinchadas suelen ser tolerantes durante el ocaso de sus ídolos, o por lo menos no los silban durante un partido importante en el que su aporte es crucial.

Es obvio que la situación no tiene arreglo (cabe preguntarse sobre el grado de responsabilidad de la dirigencia del Real Madrid en su deterioro) y que la salida consistirá en la contratación de otra gran figura, el tic instintivo del presidente.

El caso de Keylor

Esta posibilidad abre un interrogante sobre la situación de Keylor Navas, el portero tico consagrado durante el Mundial y contratado al tiempo que el club se desembarazaba de la incómoda presencia de Diego López, muy buen portero pero utilizado por Mourinho para empujar al banquillo a su bête noire.


Navas ha respondido cuando ha sido llamado por el ténico Carlo Ancelotti, pero pocos consideran que se convierta en el número 1 del Real Madrid.

 

El problema de Navas no es su categoría profesional, excelente según la opinión generalizada, sino su categoría mediática: un portero tico, procedente del Levante, no tiene el arrastre de, por ejemplo, el “salvador” del Man United.

De modo que la portería del Real Madrid amenaza con tragarse a Iker Casillas sin darle oportunidad a su reemplazante natural, Keylor Navas.

Algunas versiones afirman que el Madrid busca a dos porteros; y ya que hablar es gratis, al nombre de De Gea (con un año más de contrato costaría unos 40 millones de esterlinas) se suma el de Petr Cech, otro héroe de las vallas, que casualmente cumplirá 33 años el mismo día que Casillas.


El español David de Gea fue elegido en el equipo ideal d ela Liga Premier esta temporada.

 

¿Sería posible que Cech, reemplazado en el Chelsea por el belga Thibaut Courtois, acepte un papel secundario en el Madrid? Desde el punto de vista futbolístico, por supuesto que no, pero tal vez le atraiga la parte económica.

Llama la atención la aparente falta de planificación por parte del Real Madrid en la renovación de un aspecto tan crucial como la portería.

Presente y futuro

Otros clubes importantes han estado mejor organizados… o han tenido más suerte.

El Man United tiene en su banquillo a Víctor Valdés, de 33 años. Fuentes del club afirman que el ex portero del Barcelona se ha recuperado de su grave lesión de ligamentos… pero lo sorprendente sería que admitieran lo contrario.

Valdés firmó en enero un contrato por 18 meses, con opción a un año más. No es, entonces, una garantía de largo plazo. Teniendo en cuenta las predilecciones de Louis Van Gaal, muchos presumen que mirará al mercado holandés o alemán para cubrir el vacío, si no logra renovar a De Gea.


El chileno Claudio Bravo es el portero menos goleado de la Liga de España.

 

Mucho mejor les ha ido al Barcelona y al Atlético de Madrid.

El ex director deportivo del Barça, Andoni Zubizarreta, fue muy criticado por sus errores y vacilaciones en la renovación del plantel, pero su juicio para elegir a los reemplazantes de Valdés ha sido irreprochable, algo que no debería extrañar ya que el vasco fue uno de los grandes porteros históricos de España.

Zubi se decidió por el alemán Marc-André ter Stegen, de 23 años, y para cuidarle las espaldas se inclinó por Claudio Bravo, de 32 años.

Una lesión de Ter Stegen durante la pretemporada le permitió al internacional chileno afirmarse en el puesto, dejando la valla a Ter Stegen en los partidos de Liga de Campeones y Copa del Rey.


Marc-André ter Stegen, de 23 años, es la apuesta a futuro del Barcelona.

 

El rendimiento de ambos ha sido excepcional, superando las dificultades habituales en estos casos, nacidas de la necesidad de coordinar los mecanismos, los “automatismos” entre los defensores y los guardametas.

Pero el alemán ya está agitando para que el club cumpla la promesa que le habría hecho Zubizarreta: ¿tendrá paciencia un año más? Muchos lo dudan.

Algo semejante pero con otro desenlace se dio en el Atlético de Madrid: la marcha de Courtois fue cubierta con la contratación de un joven y un veterano, el esloveno Jan Oblak, de 22 años, y el español Miguel Ángel Moyà, de 31.

Moyà se consolidó como titular tras una lesión de Oblak… hasta que otra lesión le abrió las puertas al esloveno, cuyo rendimiento ha sido inobjetable y así están…

Los ejemplos del Man United, el Chelsea, el Barça y el Atlético reflejan la importancia que los clubes dan a sus porterías y a la necesidad de un plan de largo plazo para identificar y asegurar los servicios de jóvenes de talento.


La imagen de Casillas tras recibir cinco goles de Holanda en el Mundial de Brasil 2014. Pese a que muchos creyeron que iba a ser su último torneo con España, el portero sigue siendo llamado por el seleccionador, Vicente del Bosque.

 

Pero en el caso del Real Madrid, el desorden se debería a la titánica personalidad de Casillas: ya se sabe que para derribar a un coloso hace falta algo más que los soplidos del lobo… el de Rodas requirió un terremoto.

Que la hinchada del Real Madrid repudie a Iker Casillas es un terremoto, de esto no hay ninguna duda.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login