¿Por qué dice la OMS que tomar mate puede dar cáncer?

El papa Francisco, de origen argentino, es amante del mate, que fue creado por los guaraníes y luego cultivado por los jesuitas.

El papa Francisco, de origen argentino, es amante del mate, que fue creado por los guaraníes y luego cultivado por los jesuitas.

Por Veronica Smink

 

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó hace unas semanas que el glifosato, el herbicida más usado en el mundo, es “probablemente cancerígeno” se abrió una enorme polémica a nivel mundial.

Quienes defienden el uso de este agroquímico relativizaron la advertencia, señalando que otros productos de consumo diario también fueron categorizados de la misma forma por la OMS.

En particular, resaltaron que el mate caliente está entre los probables cancerígenos, un dato que sorprendió a muchos.

No obstante, la información es correcta: aunque pocos lo sepan, en 1991, la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) puso al mate caliente en el grupo de riesgo 2A.

Termo y mate
El mate tomó su nombre del quechua “mati” (calabaza), que se usa como recipiente.

 

En esa categoría, la IARC –la agencia de la OMS que determina el peligro cancerígeno de alimentos y productos- incluye todo aquello que es “probablemente cancerígeno para humanos”.

El mate es una infusión que toman millones de personas, especialmente en América del Sur.

Argentina es el mayor productor mundial de yerba, la planta que se usa para hacer el mate.

En ese país es la bebida más popular y se la considera tan emblemática que en 2013 fue declarada “infusión nacional” por ley.

Sin embargo los reyes del mate son los uruguayos: toman el doble por habitante que los argentinos, según el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

En menor medida, la infusión también es popular en Paraguay, partes de Brasil, Bolivia y Chile, y en el Líbano y Siria, país que es el principal importador de yerba mate del mundo.

Peligroso

En su informe de 1991, al que tuvo acceso BBC Mundo, la IARC no aclara por qué el mate es potencialmente dañino.

Simplemente enumera una serie de investigaciones que dan cuenta de un riesgo de cáncer para quienes consumen la bebida en su forma más tradicional, caliente.

“Tres estudios de control en América del Sur investigaron la asociación entre tomar mate y el cáncer de esófago”, señala el trabajo.

Uno de los estudios, realizados en Uruguay, mostró que “quienes beben mucho mate tenían cerca de diez veces más posibilidades de desarrollar cáncer que personas que no toman mate”, detalla.

“En reglas generales, las investigaciones sobre el consumo de mate y el cáncer del tracto gastrointestinal superior sugieren una fuerte asociación”, concluye la IARC.

Mate
El mate se toma en Uruguay, Argentina, Paraguay, partes de Brasil y Chile. Tambieen en Líbano y Siria.

 

Aunque agrega que “no se vieron evidencias de esta asociación en un estudio que se hizo sobre el cáncer de vejiga”.

El organismo aclaró que no podía distinguir si los hallazgos se debían “al contenido de la bebida o a la temperatura a la que es consumida”.

Su conclusión fue poner al “mate caliente” en la categoría 2A –la más seria después de “cancerígeno” – y poner a la planta misma en el grupo 3.

Ahí se enumera a los productos “no clasificables según su carcinogenicidad en humanos”.

Caliente

Una vocera de la IARC dijo a BBC Mundo que “hay sugerencias de que la temperatura de la bebida, más que la planta misma o la forma en que es procesada, podría explicar la asociación que se observó entre tomar mate y ciertos tipos de cáncer”.

Sin embargo, la portavoz no explicó por qué el organismo no incluyó a otras bebidas calientes, como el té y el café, en la misma categoría de riesgo que el mate.

Ambas infusiones, que fueron analizadas en el mismo trabajo de 1991 en el que se estudió al mate, son consideradas menos dañinas por la IARC.

Uruguay
Los uruguayos son los principales bebedores de mate del mundo: consumen 15 kilos de yerba por cápita por año y los argentinos 7, según el INYM.

 

El café fue puesto en el grupo 2B, el que le sigue al del mate, donde el riesgo cancerígeno es “posible” en vez de “probable”.

Esto se debió a que se halló “evidencia limitada de que tomar café puede generar cáncer en la vejiga”

En cambio el té fue puesto en el grupo 3 –los inclasificables- debido a que no hubo “evidencia adecuada”.

No obstante, en ambos casos el informe hizo alusión al tema del agua caliente.

En el caso del café, señaló que aunque “no se halló una asociación entre tomar café y el cáncer del tracto digestivo superior” la excepción fueron las “poblaciones que toman café a temperaturas muy altas”.

En tanto, remarcó que el “té muy caliente duplicó o triplicó el riesgo de sufrir cáncer de esófago”.

“Los estudios sugieren que la temperatura podría ser más importante que el contenido de la bebida, aunque los resultados no son definitivos”, indicó.

Beneficios

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) desmereció las advertencias de la IARC.

“No he visto evidencias de que haya más cáncer de esófago en Argentina y Uruguay que en otras partes del mundo”, dijo a BBC Mundo Gerónimo Lagier, experto en producción del organismo.

Café
El café y el té son considerados menos cancerígenos que el mate, según la IARC.

 

Lagier recordó que el mate se toma con agua que no debe hervir, sino alcanzar unos 80 grados centígrados.

Dijo además que la bebida es muy sana, ya que es rica en vitaminas y minerales y es un “reactivador del sistema nervioso central”.

Y atribuyó su inclusión en el grupo 2A a “una campaña del poderoso lobby cafetero”, algo que este medio no pudo confirmar.

En Argentina es común que los nutricionistas recomienden el consumo de mate a quienes quieren bajar de peso.

Al igual que en el resto de la región, lo bebe toda la familia, desde niños hasta ancianos, y es parte de un ritual cultural que trasciende los grupos sociales.

La infusión se prepara tradicionalmente en un recipiente hecho de calabaza seca (“mati” en quechua) donde se coloca la yerba, que es mojada con agua y bebida mediante una bombilla metálica.

Es muy común compartir el mate en grupo.

Algunos expertos en salud han cuestionado el método de secado de la yerba, señalando que deja residuos tóxicos.

Mate
En Paraguay el mate se toma principalmente frío, y se le llama tereré.

 

Lagier admitió que eso era un problema en el pasado, pero aseguró que los métodos de secado actuales redujeron los residuos a un mínimo.

También señaló que no tienen evidencias de rastros de agroquímicos en la yerba.

“Si bien se usa glifosato, el herbicida no tiene contacto con la hoja ya que la yerba es un árbol y se echa en el suelo para destruir las malezas”, explicó.

Nuevas pruebas

La IARC informó a BBC Mundo que “en el futuro se reevaluará el mate” para determinar si debe seguir en la misma categoría de riesgo.

“Examinaremos la hipótesis de que es la temperatura del agua y no la planta o su preparación la que está asociada con el cáncer”, dijo el organismo.

Mientras tanto, la agencia y la OMS seguirán considerando al mate como un riesgo para la salud.

Fuente: BBC Mundo

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login