¿Ignora EE.UU. la amenaza de los supremacistas en comparación con el yihadismo?

Dylann Roof, acusado de matar a nueve personas el pasado miércoles en una iglesia de Carolina del Sur, se inspiró en datos de una organización calficada de supremacista.

Dylann Roof, acusado de matar a nueve personas el pasado miércoles en una iglesia de Carolina del Sur, se inspiró en datos de una organización calficada de supremacista.

De tanto en tanto, el país que emprendió una cruzada global contra el extremismo yihadista se ve forzado a mirar de puertas a dentro para evaluar la amenaza que supone el extremismo de cosecha propia.

Es un proceso que se repite cada vez que se produce un ataque como el tiroteo de la pasada semana en la iglesia metodista episcopal africana Emanuel de Charleston, Carolina del Sur, en el que murieron 9 personas.

¿Se exagera la amenaza de los islamistas radicales y se subestima el peligro del extremismo de derecha en Estados Unidos?, se preguntan los expertos.

Y no en vano, puesto que desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, el extremismo nacional ha provocado más muertes en suelo estadounidense que el extremismo islamista.

Casi el doble.

Lea también: EE.UU.: ¿quiénes son los supremacistas blancos y cuál es su poder político?

Un fanatismo más letal

Las nueve personas que murieron a manos de Dylann Roof, un joven inspirado en ideas supremacistas blancas, se unen a una lista recopilada por el centro de investigación New America, con sede en Washington DC.

Según los datos de esta organización, desde 2001, 48 personas murieron en ataques perpetrados por extremistas de derecha, frente a 26 personas que cayeron víctimas de ataques yihadistas.

null
Una semana después del tiroteo en la iglesia Emanuel, los residentes de Charleston intentan aliviar las heridas.

 

Supremacistas blancos, fanáticos antigubernamentales y otros extremistas no islamistas cometieron 19 ataques en suelo estadounidense en esta franja de tiempo. En contraste, se produjeron siete ataques mortales a manos de militantes islamistas.

El Southern Poverty Law Center (Centro Legal de Pobreza Sureña), organización con sede en Alabama, suscribe la información y alerta sobre los peligros de no controlar al extremismo nacional.

Entre tanto, desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, las agencias de seguridad nacional se han centrado en la amenaza del terrorismo islamista, con lo que se han limitado los recursos públicos para combatir a los grupos de odio nacionales.

Antes de Charleston, el caso más reciente y dramático de un ataque con tintes extremistas de derecha ocurrió en agosto de 2012, cuando el neonazi Wade Michael Page entró en untemplo sij en Wisconsin y mató a tiros a 6 personas e hirió a otras tres.

Page, que era miembro del grupo supremacista Northern Hammerskins, murió también en el ataque.

null
Wade Michael Page, miembro del grupo supremacista Northern Hammerskins, mató a 6 personas e hirió a tres en un templo sij de Wisconsin.

 

En junio de 2014, Jerad y Amanda Miller, un matrimonio con ideas neonazis y fuertes opositores del gobierno, entró en una pizzería en Las Vegas y mató a tiros a dos policías que almorzaban en el local.

La pareja dejó una esvástica sobre los cuerpos y una nota que rezaba: “Este es el comienzo de una revolución”. Los Miller mataron a una tercera persona en una tienda cercana.

Sin olvidar otro caso que pudo haber terminado en drama en Austin, Texas, cuando Larry McQuilliams disparó más de 100 balas contra edificios oficiales incluida la sede de la policía y el Consulado de México.

Las balas no alcanzaron a nadie y McQuilliams murió a manos de un agente de policía, que evitó que el sospechoso detonara unas bombas de gas propano que portaba consigo.

En defensa del “ciudadano soberano”

null
Timothy McVaiegh, autor del atentado contra el edificio federal de Oklahoma City en 1995, fue ejecutado en 2001. Su cómplice Terry Nicholscumple condena.

 

Los extremistas nacionales, recogidos bajo el paraguas de organizaciones de supremacistas blancos o actuando en solitario, generalmente compartensentimientos de rechazo a las minorías, hostilidad hacia el gobierno y una defensa acérrima de la idea del “ciudadano soberano”.

En sus manifiestos o intervenciones en las redes sociales, suele repetirse la denuncia del “genocidio blanco” del que supuestamente son víctimas.

¿Quiénes son el objetivo de sus ataques? Agentes de policía, miembros de minorías raciales o religiosas y civiles al azar.

Precisamente los agentes de policía han llamado la atención sobre esta amenaza doméstica y han demandado que se incrementen los recursos para hacerle frente.

Lea también: Leith, el pueblo estadounidense que frustró un golpe neonazi

Amenaza anunciada

En un informe de 2009, el Departamento de Seguridad Nacional advirtió que la combinación de una economía débil y la elección del primer presidente negro podían impulsar una reacción violenta de los supremacistas blancos.

null
El ataque de Oklahoma, que causó la muerte de 168 personas y dejó más de 500 heridos, era hasta el 11 de septiembre de 2001, el atentado más letal cometido n suelo estadounidense.

 

Sin embargo, mientras hay cientos de expertos trabajando en diferentes instancias del gobierno para desentrañar amenazas islamistas, ya sean de al Qaeda, grupos afiliados u otras organizaciones radicales, sólo hay docenas de analistas federales monitoreando la amenaza nacional.

Ahora, tras el tiroteo de Carolina del Sur, han surgido voces que piden que se recupere ladeterminación que surgió tras el atentado de Oklahoma de 1995 para abordar el peligro que supone tener al enemigo en casa.

Fuente: BBC Mundo

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login