¿Por qué dan pánico las matemáticas?

Se trata de una fobia real, que afecta a niños y adultos.

Se trata de una fobia real, que afecta a niños y adultos.

Manos sudorosas, pulso acelerado y una sensación de ahogo en la garganta: nada me hace sentir más miedo que la necesidad de hacer cálculos matemáticos en público.

Incluso la sencilla tarea de dividir la cuenta del restaurante me produce sudores fríos.

Te puede interesar: ¿Eres más listo que un estudiante de 15 años? ¡Ponte a prueba!

No importa cuánto me concentre, los números se escapan y me queda solo una sombra acechante en lugar de una respuesta.

¿Sabes esos sueños en los que te das cuenta de pronto que has salido a la calle sin ropa?

Eso es lo que siento. Mi pequeño secreto es que en mi caso todavía es más vergonzante, dado que tengo un título universitario en matemáticas.

Sin embargo, hacer cálculos avanzados en la soledad de mi habitación es una brisa de aire fresco en comparación con hacer cálculos sencillos de aritmética bajo la mirada de otros, o incluso recordar el número de seguridad de la entrada de mi edificio.

null
Pensar en un examen de matemáticas puede activar “la matriz del dolor” del cerebro de algunos.

 

Así que sentí alivio al descubrir que no estoy solo con mi “ansiedad frente a las matemáticas“, una condición psicológica sorprendentemente bien estudiada.

Es exactamente lo que parece: el miedo a los números.

Lee también: ¿De verdad todos podemos ser genios matemáticos?

Fobia

Por suerte para mí, mi miedo se limitaba a la aritmética mental instantánea. Una vez que las matemáticas empezaban a utilizar más letras y menos números, todo iba bien.

Pero para mucha gente, pensar en esto ensombrece su recuerdo de los días de escuela.

Los psicólogos estudian las causas y consecuencias de esta extraña “fobia” a los números.

null
Pensar en aritmética ensombrece el cerebro de los días de escuela para muchos.

 

Al principio, los psicólogos solo podían medir la ansiedad matemática con cuestionarios en los que pedían a los participantes que puntuaran sus sentimientos mientras hacían tareas relacionadas con las matemáticas.

Las tareas podían ser desde abrir un libro de texto de matemáticas a hacer un examen importante.

Lee también: ¿Por qué es tan difícil contestar cuánto es 7 x 8?

Aunque se ha estudiado sobre todo en niños, parece que este tipo de ansiedad puede afectar también a estudiantes de universidad y adultos.

Solo ver el recibo de una tienda puede provocar el pánico en algunas personas.

Más recientemente, sin embargo, los psicólogos han sido capaces de estudiar también las respuestas fisiológicas.

Han visto que aunque las matemáticas no son un peligro real, esta gente experimenta una respuesta muy real, física, que incluye la liberación de hormonas del estrés como el cortisol, características de situaciones que se perciben amenazantes.

Un estudio mostró, incluso, que pensar sobre un examen de matemáticas activa la “matriz del dolor” del cerebro, las mismas regiones que se activan si resultas herido.

Sin respuestas improvisadas

No está claro por qué las matemáticas causan mucho más miedo que, por ejemplo, la geografía.

Pero el hecho de que en matemáticas siempre haya una respuesta verdadera o falsa, de forma que no puedes improvisarla o sacártela de debajo de la manga, puede que te haga preocuparte más por no hacerlo bien.

null
El problema podría radicar en el hecho de la matemática no se puede improvisar una respuesta.

 

Pero, como muchos miedos, está a menudo infundado y además puede afectar tus posibilidades de que te salga bien el examen.

En 2012, por ejemplo, escáneres cerebrales realizados a niños estadounidenses de entre siete y nueve años mostraron que los que se sentían más ansiosos con las matemáticas mostraban una mayor actividad en la amígdala, que trabaja en caso de amenaza.

Y no sólo eso: el miedo también reducía la activación de la corteza prefrontal (situada detrás de los ojos) la región que se ocupa del pensamiento abstracto.

Se piensa que esto reduce la memoria “de trabajo” a corto plazo, de forma que a los niños les cuesta más concentrarse y pensar sobre las sumas que tienen que hacer.

El origen del miedo

Una interpretación es que la ansiedad misma está dificultando su capacidad de hacer las sumas.

Esa semilla de miedo puede llegar de muchas fuentes, pero una de la que se habla es quelos profesores están extendiendo sus ansiedades a la siguiente generación.

null
Solo ver el recibo de una tienda puede provocarle una tremenda ansiedad a algunas personas.

 

Los niños se dan cuenta si un adulto está nervioso y comienzan a pensar que ellos también tienen que esconderse del peligro.

Los profesores que no están seguros de sus propias habilidades matemáticas tienden a tener alumnos más ansiosos.

También puede ser que las expectativas culturales tengan la culpa: es posible que las chicas tengan más probabilidad de adoptar la ansiedad a las matemáticas (sobre todo si su maestra es una mujer), o quizás por los estereotipos de que las niñas no son normalmente muy buenas en matemáticas.

Sea cual sea su origen, una vez que la semilla del miedo se planta, puede crecer sola:cuanto más ansioso te sientes, peor lo haces, más te apartas de las matemáticas y más te preocupas cuando debes volver a enfrentarte a ellas.

Y los psicólogos sugieren que esto puede tener graves consecuencias.

Las personas con ansiedad hacia las matemáticas entienden menos frecuentemente las estadísticas sobre los supuestos riesgos de los alimentos genéticamente modificados, por ejemplo.

Consecuencias profundas

Es fácil ver cómo podría provocar grandes equivocaciones en el caso de peligros reales como fumar o comer más de la cuenta.

null
Maestros inseguros pueden causar más daño del que pudiera pensarse.

 

Los psicólogos suelen tratar las ansiedades con terapia de aversión, en la que te enfrentas a tus miedos para intentar lidiar con la ansiedad.

Pero desafortunadamente, no parece que las continuas clases de matemáticas tengan el efecto deseado.

La llamada “escritura expresiva” puede funcionar, ya que muchos estudios muestran que articular tus miedos puede hacer que te dominen menos.

Otros buscan formas sutiles de reformular ese miedo, animando a los niños a ver los exámenes como un reto, no como una amenaza, por ejemplo explicándoles que su miedo no necesariamente refleja que tienen poca habilidad natural para las matemáticas.

¿Podría ser que reformular mis miedos detenga el pánico la próxima vez que tenga que pagar la cuenta en un restaurante?

Lo probaré. Y si no funciona, utilizaré mi apoyo habitual: la calculadora de mi teléfono.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login