El triunfo agridulce de México en la Copa de Oro

El ¿merecido? trofeo.

El ¿merecido? trofeo.

Por Alberto Nájar

 

A lo caído, caído. Es una frase mexicana para reflejar que lo importante es la recompensa, sin pensar en la forma como se obtuvo.

En medio de los festejos por la victoria 2-1 ante Jamaica que le dió a México la séptima Copa de Oro de la Concacaf y ratificó la hegemonía del tri en el torneo la sensación que viven los mexicanos es agridulce

Las celebraciones anteriores habían sido desbordadas, hasta ahora que el triunfo llegó con un sabor agridulce por la manera como se logró llegar a la final, con una victoria ante Panamá en el que algunos dicen que fue fundamental el arbitraje.

Sí nos ayudaron pero luego el equipo jugó muy bien, le ganó a Jamaica con ley”, le dice a BBC Mundo Juan Estrada, vendedor de periódicos, en una calle de Ciudad de México.

Lo mismo piensa el taxista Jorge Fontanes. “Ganamos 3 a 1, en eso no hay trampa”.

Selección mexicana de fútbol
Muchos cuestionan la forma como México llegó a la final de la Copa Oro. Foto AFP.

 

Pero otros, como Antonio Vázquez, despachador de gasolina, dice que no se vale ganar de esa manera.

“En el Mundial de Brasil nos quejamos porque le dieron un penal a Holanda que no existió. Ahora que nos beneficia no deberíamos festejar, hay que ser congruentes”, cuenta a BBC Mundo.

Una encuesta del diario El Universal revela que el 63% de los entrevistados piensa que no es justo que México llegara a la final de la Copa.

Lea también: México gana la Copa de Oro 3-1 frente a Jamaica

Y es que aficionados, periodistas y analistas deportivos insisten en que el equipo no merecía estar en la final de la Copa.

La razón: el cuestionado arbitraje del encuentro entre México y Panamá, cuando se marcaron penaltis que muchos dicen no existieron.

“Mejor ser víctimas heroicas”

La final de la Copa de Oro, realizada en Estados Unidos, representó para México una duda que nunca se había planteado.

No era si podía derrotar a la selección de Jamaica, el otro equipo finalista, la pregunta, señaló el escritor Juan Villoro en el diario Reforma, era otra: “¿Qué tan mal podíamos triunfar?”

Final de la Copa Oro 2015. México derrotó a Jamaica
Muchos en México no festejaron el triunfo en la Copa Oro.

 

“Fue novedoso saber que los árbitros nos pueden ayudar y que eso nos humilla. En la semifinal, el árbitro Mark Geiger nos regaló un penalti, desconcertando a una nación acostumbrada al infortunio ante la justicia”.

“Preferimos ser víctimas heroicas a ganar de chiripa. Aunque sabemos que el destino nos debe una, no queremos que un error nos favorezca”, añade.

Una sensación que algunos ven como parte de los problemas que el país enfrenta en su vida cotidiana.

“Sinvergüenzas” fue el título de la columna del analista político Gabriel Guerra en El Universal.

Así piensan muchos en el país de su selección. “Los deportes pueden ser emblemáticos, representativos del sentir colectivo de una nación“, añade el columnista.

Mientras, Roberto Zamarripa, editor de Reforma, recuerda que en el aeropuerto de Ciudad de México los pasajeros provenientes del sur del continente suelen padecer maltrato.

Lea también: Tour de Francia, Copa de Oro: cuando la controversia asfixia al deporte

Así, el triunfo en la Copa de Oro resultó paradójico. “A los mexicanos se nos revirtió el prejuicio“, escribió en su columna Tolvanera.

“Memes”

Una de las imágenes que más se repitió en internet fue la cara del entrenador de la selección mexicana, Miguel Herrera, El Piojo, sin pelo y con ropa beige.

La imagen recuerda a la fotografía que las autoridades mexicanas difundieron de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, antes de fugarse de la prisión de máxima seguridad de El Altiplano.

En este caso la comparación se refiere a la forma como el equipo de fútbol mexicano pasó a la final de la Copa de Oro.

“En México somos expertos en penales”, dice la frase que acompaña a la fotografía alterada de El Piojo.

Aficionado de México en la Copa Oro 2015
El escritor Juan Villoro pregunta: ¿Qué tan mal podíamos triunfar?”

 

Las redes sociales de internet es uno de los terrenos donde el debate resulta más intenso.

En muchos de los “memes” hubo burlas hacia la selección mexicana.

Gracias Concacaf, sin ti no somos nada“, dice una fotografía difundida en Twitter.

Otra muestra a Homero Simpson con las manos en alto a punto de caerse de una bicicleta. La cara del personaje es sustituida por la bandera mexicana.

“Mira mamá, sin los árbitros”, subraya la frase que le acompaña.

La polémica se avivó este lunes, cuando se publicó que Herrera golpeó al periodista Christian Martinoli, de TV Azteca, uno de los más críticos del entrenador.

El incidente ocurrió en el aeropuerto de Filadelfia donde ambos se encontraron, en su regreso a México tras concluir la Copa.

Martinoli dice que Herrera lo golpeó. A su vez, El Piojo asegura que sólo fue un empujón.

Ganar perdiendo

El lugar favorito para festejar los triunfos de la selección nacional de fútbol es el monumento a la Independencia, conocido como El Ángel.

Allí se han reunido hasta 20.000 personas para celebrar los campeonatos en la Copa de Oro.

Pero esta vez, en la séptima victoria, la fiesta resultó muy pequeña y breve.

La policía de Ciudad de México y algunos medios locales dicen que unos 2.000 aficionados se reunieron en el monumento.

El número no es lo que llama la atención, sino el festejo de un triunfo cuestionado, dicen especialistas.

Lea también: Polémica en la Copa de Oro: ¿Es México “la selección más antipática del continente”?

Si hubo o no ayuda de los árbitros es independiente de la forma como el equipo derrotó a la selección de Jamaica: 3 goles a 1, señalan comentaristas de televisión y radio.

Pero la victoria no termina de disfrutarse. Juan Villoro resume la sensación en el país:

“Acaso por vivir en un país sin ley detestamos también que en la épica haya transa, así sea en nuestro favor”.

“Nosotros somos tan impredecibles que ganamos sintiendo que perdemos“.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login