La escultura del diablo que develaron en Detroit

Baphomet fue presentado en una ceremonia privada en Detroit, el sábado.

Baphomet fue presentado en una ceremonia privada en Detroit, el sábado.

 

Tiene el torso de un hombre musculoso, las patas y la cabeza de chivo, con sus barbas y cuernos, y alas.

Luce un pentagrama en la frente, un báculo de Asclepio en el vientre, un antiguo símbolo asociado con el dios griego del mismo nombre y con la curación de enfermos mediante medicina, y señala el cielo con los dedos índice y corazón de la mano derecha.

Está sentado, flanqueado por un niño y una niña, quienes lo miran con atención.

Es la escultura del ídolo pagano Baphomet que el grupo religioso Templo Satánico desveló en Detroit, Estados Unidos, en un acto al que solo se pudo ingresar con entrada.


El ser de cabeza y patas de chivo y cuerpo de hombre estea flanqueada por dos niños.

 

El día y lugar de la presentación, “una noche de caos, ruido y libertinaje”, les fue comunicado por correo a aquellos que compraron el boleto y que debían ser mayores de 18 años.

“Ven a bailar con el diablo y experimenta la Historia mientras se escribe”, invitaban los organizadores a través de su página de internet.

Secretismo y oposición

Presentaron la escultura de bronce de tonelada y media de peso y 2,59 metros de alto en un edificio industrial junto al río Detroit, justo antes de las 11:30 de la noche.

Lo hicieron así, en secreto, “para reducir el hostigamiento”, según declaró el cofundador de la organización, Lucien Greaves.

Con ello se refería a las 50 personas que protestaron fuera del restaurante en el que inicialmente el Templo Satánico pretendía mostrar la estatua.

Un plan que tuvo que ser cancelado porque el dueño de negocio, Bert Dearing, se echó atrás.


Varios creyentes han protestado contra la escultura.

 

“Detroit es una zona muy religiosa”, declaró Dearing a los medios locales. “Cuando les renté el lugar creí que se trataba de una iglesia. No sabía de la presentación de la estatua. No sabíamos que eran adoradores del diablo”.

También hubo misas para rezar contra Baphomet, como la celebrada el sábado en la iglesia católica Saint Joseph de la ciudad, la más poblada del estado de Michigan.

“Lo último que necesitamos en Detroit es una fiesta de bienvenida para el diablo”, declaró ante periodistas locales Dave Bullock, pastor de la iglesia bautista St Matthew, en Highland Park, ciudad del área metropolitana de Detroit.

Lea: “Hay una infestación de demonios hoy en día en México”


El sábado hubo una misa contra la iniciativa del Templo Satánico.

 

Así que los miembros del templo y sus simpatizantes tuvieron que gritar “Viva Satán” en otro lado, un lugar menos céntrico que el restaurante del distrito comercial Eastern Market.

Satán, “un rebelde”

Y es que la organización con matriz en Nueva York pero con representación en varios puntos del país sí reivindica a Satán, tal como señalan sus detractores.

Pero no lo hace por considerarlo un ser diabólico.

Según explica en su sitio web, lo entiende como “símbolo de la naturaleza inherente del hombre, la representación del eterno rebelde, de la libertad individual, más que una deidad o un ser sobrenatural”.

Así, considera que los satanistas deben “trabajar duro para afilar el pensamiento crítico y ejercitar el cuestionamiento razonable de todas las cosas”.


Para el grupo satán es el “símbolo de la naturaleza inherente del hombre, la representación del eterno rebelde, de la libertad individual”.

 

“La misión del Templo Satánico es alentar la benevolencia y la empatía entre la gente. Además, abrazamos el sentido común y el de la justicia”.

Por ello, la escultura es “un llamado a las armas con la que tendrá inicio nuestra mayor lucha en nombre de la libertad individual del libre ejercicio y en contra de los teócratas egoístas”, explica la organización en su web.

En sintonía con ese discurso, la intención es llevar a Baphomet a Arkansas, estado cuyo gobernador, el republicano Asa Hutchinson, firmó en abril un proyecto de ley que autorizaría erigir un monumento a los Diez Mandamientos en los terrenos del Congreso estatal.

Intento en Oklahoma

El Templo Satánico ya había intentado colocar la escultura en un jardín cercano al Capitolio estatal de Oklahoma, cerca del obelisco de los Diez Mandamientos instalado en el lugar en 2012 a pesar de las dudas sobre su constitucionalidad.

El monumento dedicado al conjunto de principios éticos y de adoración que juegan un papel importante en el judaísmo y el cristianismo fue financiado por el republicano Mike Ritze, miembro de la cámara baja del Congreso estatal.

Para evitar conflictos en relación con la separación de la Iglesia y el Estado al colocarlo en una propiedad pública, lo nombraron parque monumental.


La Corte Suprema de Oklahoma concluyó que el monumento a los Diez Mandamientos situado en terrenos estatales viola la Constitución.

 

Pero ahora, tras años de controversia y batallas legales, el 30 de junio la Corte Suprema de Justicia de Oklahoma concluyó que la pieza viola la sección de la Constitución estatal que prohíbe la utilización de la propiedad del Estado en beneficio de una religión.

Ante esto, varios legisladores estatales amenazaron con buscar la destitución de los jueces de la Corte y se comprometieron a impulsar cambios en la Constitución.

Y la gobernadora republicana de Oklahoma, Maria Fallin, anunció que mantendrá el monumento en su lugar hasta que el Estado apele la decisión del tribunal.

Mientras, y aunque Baphomet, “una de las obras de arte contemporáneas más controvertidas y políticamente cargadas del mundo”, no ha sido aún colocado en ningún lugar, el Templo Satánico celebró su presentación como un logro.

“Es un triunfo artístico sin igual, a la vez que un testamento de la pluralidad y del poder de la acción colectiva”, señala el grupo en su página web.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login