Nagasaki: la historia de una explosión nuclear a la sombra de la de Hiroshima

La bomba fue lanzada en Nagasaki tres días días después del ataque a Hiroshima.

La bomba fue lanzada en Nagasaki tres días días después del ataque a Hiroshima.

Las nubes se abrieron poco antes de las 11:02 de la mañana del 9 de agosto de 1945 y eso le permitió al bombardero de a bordo fijar visualmente el blanco.

Fue 500 metros encima de una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero, que se produjo la detonación.

Unas 74.000 personas, en su mayoría civiles, murieron como resultado del acto.

Era el segundo ataque nuclear de la historia. El primero con una bomba de plutonio. EraNagasaki.

Lea también: ¿Por qué Hiroshima y Nagasaki están habitadas y Chernóbil no?

Una explosión que le agregó una nueva y dolorosa herida a la conciencia de la humanidad.

Pero, 70 años después, el evento a menudo es visto nada más como un apéndice de otro evento terrible que se produjo tres días antes.

Nagasaki
La bomba explotó a unos 500 metros sobre la superficie.

 

El 6 de agosto EE.UU. había lanzado el primer ataque nuclear de la historia, contra otra ciudad japonesa: Hiroshima.

Y desde entonces lo que hizo la “Fat Man” –como habían bautizado a la bomba de Nagasaki– ha estado un poco la sombra de lo que hizo su hermana de Hiroshima: la “Little Boy”.

Lea también: Las impactantes sombras que dejó en el asfalto la bomba nuclear de Hiroshima

Una sombra que tiene forma de hongo nuclear.

“Bockscar”

Una prueba de ese olvido es que muchos saben que “Enola Gay” era el nombre del avión que dejó caer la bomba sobre Hiroshima.

Pero muy pocos han oído hablar de aquel que lanzó su carga mortal sobre Nagasaki.

Le decían “Bockscar”.

Nagasaki
Japón se rindió 5 días después del ataque.

 

El artefacto nuclear, por su parte, medía poco menos de 3,5 metros de largo, pesaba 4.050 kilogramos (unas 9.000 libras) y un poder equivalente a 22 kilotones de TNT, más poderoso que el de Hiroshima.

Pero lo de “Fat Man” (“Hombre Gordo”) era también una referencia a Winston Churchill, en ese entonces el primer ministro inglés.

Advertencia

El mundo apenas empezaba a tratar de asimilar lo de Hiroshima, cuando supo que un segundo artefacto nuclear había sido detonado encima de otra ciudad japonesa.

“Fuerzas estadounidenses lanzaron una bomba atómica sobre Nagasaki, el segundo ataque de este tipo contra Japón en tres días“, informó, hace 70 años, la BBC.

“La bomba fue lanzada en paracaídas desde un bombardero estadounidense B29 a las 1102 hora local”, decía el reporte.

“Explotó a una altura de aproximadamente 1.625 pies (500 metros) sobre el suelo y se cree que destruyó completamente la ciudad, ubicada en el lado oeste de la isla japonesa de Kyushu”, se informó.

Nagasaki
La bomba causó enorme destrucción en la ciudad.

 

En realidad, la bomba destruyó aproximadamente el 30% de la ciudad, sede del conglomerado empresarial Mitsubishi y uno de los principales puertos del país.

Y ese mismo 9 de agosto, el presidente estadounidense Harry S. Truman también habló por radio.

Pero no mencionó directamente la bomba de Nagasaki.

“Los gobiernos británico, chino y de Estados Unidos le dieron al pueblo japonés suficiente advertencia de lo que le esperaba. Especificamos las condiciones generales para su rendición”, empezó el mandatario su mensaje.

“Nuestra advertencia fue desatendida, nuestros términos rechazados. Desde entonces los japoneses han visto lo que nuestra bomba atómica puede hacer. Pueden adivinar lo que hará en el futuro”, advirtió.

Para mientras, aviones estadounidenses dejaban caer más de tres millones de panfletos advirtiendo a los japoneses que las bombas atómicas serían empleadas “una y otra vez” a menos que dejaran de combatir.

Y cinco días después Japón se rindió incondicionalmente.

Rendición

Hay sin embargo historiadores que sostienen que, más que la amenaza de nuevas bombas atómicas, fue la declaración de guerra de la Unión Soviética –que envió tropas a Manchuria un día antes del ataque contra Nagasaki– la que aceleró la decisión.

Fat Man
Fat Man pesaba 4.050 kilogramos y tenía un poder equivalente a 22 kilotones de TNT.

 

“Era bastante obvio que los japoneses estaban listos para rendirse”, le dijo a BBC Mundo el profesor de la Universidad de California en Santa Bárbara, Tsuyoshi Hasegawa, quien suscribe esta tesis.

Y a muchos –incluyendo algunos que justifican el lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima como una forma de forzar el fin de la guerra– les cuesta entender por qué EE.UU. no esperó un poco más antes de lanzar un segundo artefacto nuclear.

Lea también: ¿Era necesario lanzar la bomba atómica contra Hiroshima?

“No fue una estrategia militar, sino simplemente un experimento”, dijo en 2005 uno de los sobrevivientes, Teruo Ideguchi.

Y no es el único que piensa que si EE.UU. decidió seguir adelante, fue para poder probar una bomba de plutonio y compararla con el efecto del artefacto alimentado con uranio empleado en Hiroshima tres días atrás.

Una forma todavía más terrible de estar a la sombra de aquella primera explosión.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login