EE.UU.: la muerte de un joven desarmado en manos de la policía que no causó indignación nacional

La muerte de Zachary Hammond ha pasado casi desapercibida en el país.

La muerte de Zachary Hammond ha pasado casi desapercibida en el país.

El pasado 26 de julio Zachary Hammond, un adolescente de 19 años, estaba en el estacionamiento de un restaurante en Carolina del Sur con su amiga Tori Morton, de 23 años, cuando recibió dos disparos de un policía.

La pareja estaba en el auto cuando el oficial, que era blanco, se acercó a ellos empuñando un arma -como parte de una operación antidrogas- y disparó dos veces contra el joven a través de la ventana.

Hammond, que estaba desarmado, murió.

El oficial de policía declaró que Hammond intentó atropellarlo con el auto y por eso le había disparado.

Pero una autopsia privada reveló posteriormente que el oficial le había disparado por la espalda y en el costado.

Durante los pasados 12 meses una serie de muertes similares de jóvenes desarmados en manos de policías blancos en Estados Unidos han provocado extensas protestas y un debate nacional sobre la conducta de la policía en el país.

Lea también: La cámara que evitó la impunidad por la muerte de un hombre negro a manos de un policía en EE.UU.

Pero el caso de Hammond, que era blanco, no desató protestas ni marchas por la conducta policíal.

Tampoco ha atraído la atención que generó, por ejemplo, la muerte de Walter Scott en el mismo estado de Carolina del Sur, o la de Michael Brown en Ferguson, Misuri, o la de Freddie Gray en Baltimore.

Autopsia
La autopsia fue llevada a cabo a petición de la familia Hammond.

 

La pregunta que muchos se han planteado es por qué un adolescente blanco desarmado que muere en manos de un policía blanco no provoca la indignación del país.

“Blanco contra blanco”

El abogado de la familia Hammond, Eric Bland, le dijo al diario The Washington Post que esto se debe a que fue la muerte “de un blanco por otro blanco”.

“Es triste pero creo que la razón es, desafortunadamente, que los medios y los funcionarios del gobierno tratan la muerte de un adolescente blanco desarmado de forma diferente a como tratarían esta muerte si se tratara de un adolescente negro desarmado” le dijo Bland al diario.

“La hipocresía que se ha demostrado aquí es realmente desconcertante. El asunto nunca debería ser: ‘¿de qué raza es la víctima?'”.

“El asunto debe ser: ‘¿por qué un adolescente desarmado murió a tiros en una situación en la que ni siquiera estaba justificada la fuerza letal?'”.

Lo que se ha sabido del caso es que tras los disparos hubo una violenta confrontación en la que varios oficiales se acercaron apuntando sus armas y gritando obscenidades y Morton -que según indicó Bland había estado en el auto comiendo un helado- fue arrestada.

Seneca
El hecho ocurrió en Seneca, Carolina del Sur.

 

Toda la operación había sido un intento de atrapar a Morton que, se dijo, intentaba vender una pequeña cantidad de marihuana.

La joven fue acusada posteriormente de posesión de 10 gramos de marihuana.

Lo que muchos se preguntan es por qué en medio del intenso escrutinio que han generado las muertes en manos de la policía, casi nadie ha oído hablar de Zachary Hammond, no sólo en el país sino también en Seneca, Carolina del Sur, donde ocurrió el hecho.

Poca mención

El diario The New York Times asegura que una búsqueda en la base de datos de Nexis -que analiza la cobertura de periódicos, agencias y revistas en EE.UU.- mostró que durante las tres semanas después de la muerte de Hammond, hubo 145 menciones a “Zachary Hammond” y “policía”.

Por otra parte, agrega el diario, una búsqueda a “Walter Scott” y “policía” en el mismo período tras la muerte del joven en Misouri, mostró 1.593 menciones en la búsqueda de ambos términos.

Familia Hammond
Los padres de Zachary están esperando respuestas sobre su muerte.

 

El abogado Eric Bland insiste en que las repercusiones hubieran sido muy distintas si Hammond hubiera sido negro.

“El color de su piel no debería importar”, declaró. “Los crímenes de blancos contra blancos no tienen el mismo impacto de los blancos contra negros”.

Además de la raza, hay otras diferencias entre el caso de Hammond y el de jóvenes negros. Los investigadores se han rehusado a publicar el video de la cámara de la patrulla que podría demostrar cómo ocurrió la muerte del adolescente.

Como ocurrió en el casos de Walter Scott, un video publicado por la familia se volvió rápidamente viral y el caso condujo no sólo a la indignación internacional sino a una inmediata presentación de acusaciones contra el policía involucrado.

En el caso de Hammond, mientras tanto, el oficial de policía involucrado, nombrado como teniente Mark Tiller, fue dado de baja administrativa mientras se investiga el caso.

Y el miércoles, 17 días después del hecho, el Departamento de Justicia dio a conocer que estaba investigando los hechos.

Ferguson
Otras muertes de adolescentes negros, como la de Michael Brown, han provocado extensas protestas.

 

Lo cierto es que a nivel nacional hay una tasa desproporcionada de muertes de negros en manos de la policía.

Según un análisis de Vox con datos del FBI, a pesar de que los negros suman 13% de la población del país, 31% de las personas que murieron en manos de la policía en 2012 eran negras.

Por otra parte, un 12% de las muertes en manos de la policía eran hispanos, que suman 17% de la población.

Lea también: Policía de EE.UU. mata más de dos personas por día, indica informe

Pero más allá de la raza, las familias de las víctimas quieren respuestas.

Tal como le dijo Paul Hammond a la agencia Reuters: “Hay una enorme pérdida en nuestra vida. Estamos tratando de descubrir cómo seguir adelante. Y seguimos tratando de encontrar las respuestas a lo que ocurrió”.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login