José Miguel Vivanco, director de HRW: “El juicio a Leopoldo López fue una farsa”

Algunos partidarios de López confiaba en su liberación.

Algunos partidarios de López confiaba en su liberación.

El juicio al líder de la oposición de Venezuela, Leopoldo López, ha sido el proceso con mayor proyección internacional de los últimos años en el pulso permanente entre gobierno y oposición que divide a ese país sudamericano.

Por eso, la condena a 13 años de prisión que recibió López, por su responsabilidad en la violencia con la que terminó una manifestación política realizada en Caracas el 12 de febrero de 2013, suscitó reacciones de varias personalidades de la política internacional

El secretario de Estados de EE.UU., John Kerry, dijo estar “profundamente preocupado” por la sentencia contra el opositor, uniendo su voz a la de varias personalidades internacionales que cuestionan la legalidad del proceso y lo duro que consideran la sentencia impuesta.

Lea: Condenan a 13 años al líder opositor venezolano Leopoldo López

La Comisión Europea o Amnistía Internacional, el expresidente del gobierno español Felipe González, y el expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, también han fustigado el fallo.

En conversación con BBC Mundo, el director de Human Rights Watch (HRW) para América, José Miguel Vivanco, aseguró que el juicio a López fue un proceso “ficticio” al que la comunidad internacional debería denunciar.

——————————

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch
 Vivanco es un tradicional crítico del sistema juidicial venezolano.

 

Los argumentos del gobierno, yo no los llamaría pruebas, no tienen ninguna base, ni lo vinculan a la comisión de un hecho ilícito.

Esto ha sido una farsa total. Es un escándalo que en el siglo XXI se proceda como si estuviéramos en la Inquisición española hace 400 años, con la base de argumentos como “mensajes subliminales” que habrían ayudado a incitar la violencia.

No hay una prueba, ni un documento, y te lo digo porque hemos tenido acceso al expediente, que justifique siquiera la detención de una persona. Es la mejor evidencia de la falta de independencia del poder judicial.

¿Dicen ustedes que se ha sancionado a López por un delito de opinión?

Uno de los principios básicos del derecho penal es que para poder castigar penalmente a una persona hacen falta pruebas que permita hacer interpretaciones. Aquí no hay pruebas.

Aquí se ha fabricado un cuento, una fantasía, una ficción para satisfacer el capricho del señor (Diosdado) Cabello (presidente de la Asamblea Nacional) y del presidente Maduro que mandaron a detener a López.

Ustedes en HRW han sido muy críticos del sistema judicial venezolano, ¿les sorprendió lo que pasó con López?

No, era previsible. Como es previsible que cualquier acción que se interponga ante una instancia superior sea confirmar esta decisión de primera instancia, porque los jueces en Venezuela son soldados de una causa.

Liliena Tintori, esposa de Leopoldo LópezLilian Tintori ha encabezado la campaña internacional a favor de su esposo encarcelado.

 

Las decisiones las toma el Ejecutivo y los jueces simplemente las convalidan sin cuestionarlas.

En Venezuela no existen hoy día instituciones democráticas capaces de frenar abusos o de prevenir o corregir violaciones a los derechos fundamentales.

Pero los abogados de Leopoldo López han dicho que presentarán apelaciones y que seguirán el proceso en diferentes instancias.

Ellos tienen pleno derecho a interponer todos los recursos, pero si uno conoce el proceder de los tribunales venezolanos desde que fueron intervenidos en 2004 por (el fallecido presidente) Hugo Chávez cuando cambió la estructura de la Suprema Corte de 20 a 32 jueces, sabe que en sus fallos la Suprema Corte dice que cree en la profundización del socialismo bolivariano.

De tal modo que creo que si no hay una reacción fuerte por parte de una comunidad internacional que hasta hoy día ha sido cómplice de esos abusos, no hay dónde recurrir en Venezuela.

¿O sea que lo que le queda a Leopoldo López es pasar los próximos 13 años en prisión?

Lo que queda a Leopoldo López y quienes creemos en los valores de los derechos humanos, es lograr la movilización internacional.

Leopoldo LópezLópez se entregó a las autoridades días despúes de los hechos por los que fue condenado.

 

Lo que queda por hacer es conseguir que democracias latinoamericanas que dicen defender los derechos fundamentales y defender los derechos fundamentales y creer en esos derechos y promoverlos a nivel universal, lo que corresponde hacer es que gobiernos como el Brasil, el de Chile, el de Argentina se pronuncien en términos categóricos contra una arbitrariedad de esta magnitud.

Creo que hay una masa crítica (de países) que ya no creen en las teorías conspirativas y las ficciones del gobierno venezolano y no está dispuesta a tolerar este tipo de abusos.

¿De qué manera esa presión internacional puede influir en el gobierno venezolano?

Si la opinión pública en Brasil se informa debidamente de lo que está ocurriendo en Venezuela y reacciona obligará al gobierno de Dilma Rousseff a levantar su voz, a hacer un pronunciamiento que debió haber hecho hace mucho tiempo.

Usted habla de presión pública y de gobierno individuales, pero no habla del sistema interamericano como Unasur o la OEA.

Unasur creo que es una pérdida, partiendo de la base que el secretario general de Unasur, el expresidente (colombiano Ernesto) Samper, sostiene que en Venezuela hay separación de poderes. Yo espero que no siga repitiendo esta insensatez después del fallo contra Leopoldo López.

Y claro esos burócratas y esos gobiernos se conducen de una manera oportunista, sobre la base de intereses, y con miedo a desatar las iras del gobierno de Venezuela.

Creo que ese temor está cambiando y espero que se produzca una reacción que permita un contexto distinto, no sé si eso se va a dar en el contexto de Unasur o de la OEA.

Claro que el sistema interamericano por supuesto que tiene un rol que cumplir, pero cuando pienso en el sistema interamericano pienso en la Comisión, en la Corte y en los mecanismos internacionales de protección de derechos humanos, cuya función es documentar y denunciar estos abusos.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login