R. Unido: Jeremy Corbyn es el nuevo líder del Partido Laborista

Contra la corriente. El rápido ascenso de Jeremy Corbyn hacia el liderazgo del Partido Laborista en Reino Unido tomó a muchos por sorpresa.

Contra la corriente. El rápido ascenso de Jeremy Corbyn hacia el liderazgo del Partido Laborista en Reino Unido tomó a muchos por sorpresa.

Por Alejandra Martins

 

El veterano parlamentario de izquierda, Jeremy Corbyn, fue elegido este sábado como nuevo líder del Partido Laborista británico.

Corbyn ganó los comicios internos con un 59% de los votos frente al 19% de su más cercano seguidor, Andy Burnham.

Desde su aparición en la escena algo extraordinario ocurrió en la política británica.

Un hombre que votó desobedeciendo más de 500 veces la línea partidaria se convirtió, contra todas las expectativas, en el nuevo líder de su partido, el mayor de oposición, el Laborista.

Considerado por muchos como “demasiado de izquierda” para cautivar al electorado encabezó las encuestas y despertó la pasión de miles de jóvenes que ya no esperaban nada de los políticos.

La prensa y los analistas no se han cansado de hablar del fenómeno, al que han dado en llamar Corbynmanía, pero ¿cuáles son sus causas?

“Hacia un precipicio”

Jeremy Corbyn, de 66 años, se presentó como uno de los cuatro candidatos a nuevo líder del Laborismo, un partido diezmado en las elecciones de mayo ganadas por el Partido Conservador del primer ministro David Cameron, de derecha.

Se impuso en la primera ronda con 251.417 votos. Un total de 422.664 personas participaron en la elección.

Corbyn entró en la carrera a último momento, nominado por algunos parlamentarios de su partido que querían “ampliar el debate” y veían su presencia como un elemento simbólico.

Yvette Cooper, Jeremy Corbyn, Liz Kendall y Andy BurnhamDe izquierda a derecha: Yvette Cooper, Jeremy Corbyn, Liz Kendall y Andy Burnham, los cuatro candidatos que se presentaron a la jefatura del laborismo.

 

Jamás soñaron lo que vendría después.

Lea: Los grandes ganadores y perdedores de las elecciones de Reino Unido

En los últimos días, figuras prominentes del Laborismo presentaron una posible victoria de Corbyn como un verdadero apocalipsis, advirtiendo que el partido podría dividirse, y que el parlamentario jamás podría convertirse en primer ministro.

El exprimer ministro laborista Tony Blair dijo que “el partido está caminando con los ojos cerrados hacia un precipicio”.

“Si Jeremy Corbyn es electo líder, no sólo sufriremos una derrota como la de 2015. El partido posiblemente será aniquilado”, escribió Blair en la prensa.

Pero pese a las críticas, Corbyn salió fortalecido. Y gran parte del secreto, según analistas, fue su resonancia con la juventud.

Los jóvenes y la austeridad

Jeremy Corbyn 
La pasión y convicción de Corbyn es lo que ha inspirado a los jóvenes que lo apoyan, dicen los analistas.

 

“Cuando mi hija de 25 años fue a un acto de campaña me dijo que se sintió eufórica, inspirada por la pasión y convicción de Corbyn”, escribió en una columna el músico británico Brian Eno.

“Y me di cuenta que tal vez es la primera vez que muchos de su generación ven a un político británico que habla sin ningún papel preparado por sus jefes de prensa, y lo hace con confianza y coraje, en base a creencias arraigadas y décadas de experiencia personal”, agregó.

Una de las jóvenes que apoyó a Corbyn es Lyndsey, una artista preocupada por la escasez de vivienda, quien antes votó a otro partido. “Pero ahora realmente creo en Corbyn y en que tenemos una oportunidad de cambiar las cosas”, dijo a la BBC.

Para Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía y profesor de la Universidad de Columbia, en Nueva York, los jóvenes se sienten defraudados por gobiernos con retóricas de centroizquierda cuyas políticas no difieren demasiado de la centroderecha.

En una reciente visita a Londres, Stiglitz advirtió que muchas políticas de gobiernos de centroizquierda como el de Blair en el Reino Unido o el de Bill Clinton en EE.UU. “concentraron la riqueza en una minoría”.

Lea: ¿Por qué se volvió tan impopular el ex primer ministro británico Tony Blair?

“No me sorprende que haya demanda por un mensaje fuerte contra la austeridad. Los partidos de centroizquierda dicen que su versión de austeridad es más suave”, señaló Stiglitz.

“Pero, como se ha visto en Europa, estos partidos ganan elecciones y luego deben hacer lo que exige Alemania, de modo que la retórica puede ser más suave, pero los resultados no lo son tanto”.

“¿Qué representamos?”

Una de las acciones recientes que distinguió a Corbyn de sus rivales fue la votación en el Parlamento del primer presupuesto presentado en julio por los conservadores tras las elecciones de mayo.

El presupuesto incluyó medidas que, según el Instituto de Estudios Fiscales británico, un centro independiente, aumentarán la pobreza de al menos un millón de familias.

Un análisis en abril de otro centro de estudios, New Policy Institute, dijo que los recortes impuestos por los conservadores en los últimos dos años habían “colocado bajo la línea de pobreza a 300.000 menores”.

Corbyn en 1984Corbyn, elegido al Parlamento en 1983, no ha cambiado sus posturas desde que era un sindicalista desempleado.

 

Uno de los anuncios más controvertidos del presupuesto de julio fue la limitación de los pagos de ayuda a la niñez, “child tax credit”, a los dos primeros hijos. El Partido Conservador defendió la medida afirmando que es parte de recortes necesarios para el equilibrio fiscal y que tiene como fin disminuir la dependencia de millones de personas del sistema de ayudas estatales.

Cuando el presupuesto fue votado en el Parlamento, los rivales de Corbyn siguieron la línea partidaria y se abstuvieron.

Corbyn en cambio, al igual que cerca de 40 laboristas rebeldes, votaron en contra, insistiendo en que si el partido se apartaba de su base esencial de proteger a los más pobres, ¿entonces qué representaba?

Para sus seguidores, esa consistencia es uno de sus grandes atractivos. Se compartan o no sus posturas, el político laborista ha venido defendiéndolas sin mayor atención de la prensa, pero con firmeza, durante prácticamente 40 años.

Vegetariano y abstemio

Corbyn es sin duda una figura diferente en la opulenta sede del poder del Parlamento británico, donde representa el distrito londinense de Islington North. Ha sido reelecto desde 1983.

Casi enjuto, de ropas sencillas y sin corbata, vegetariano y un “teetotal” como se denomina en inglés a quien no consume ni una gota de alcohol.

Adeptos de Corbyn durante un discurso políticoComo pronosticaron los observadores, el electorado laborista estaba listo para un cambio radical.

 

Como escribió un columnista en el diario The Observer“lo que hace inusual a Corbyn es que aún cree en lo que creía cuando era un joven sindicalista no asalariado”.

Su gran inspiración, según observadores, parece haber sido su madre, una profesora de matemáticas en un colegio de niñas, quien alimentó en él y sus hermanos amor por la ficción moderna y la historia.

Su madre le regaló una colección de ensayos de George Orwell para su cumpleaños número 16 y le dijo tempranamente que debía decidir cuáles eran sus creencias y estar dispuesto a actuar en consecuencia para defenderlas.

Esposas latinoamericanas

Corbyn se casó por primera vez con la británica Jane Chapman, concejal laborista en 1974. La pareja duró cinco años y, en 1987, el político contrajo matrimonio con su segunda esposa, Claudia Bracchitta, exiliada chilena quien llegó a Reino Unido con su familia siendo niña.

Corbyn y Bracchitta fueron figuras prominentes en la campaña por lograr la extradición a España desde el Reino Unido de Augusto Pinochet.

Corbyn y los familiares de Allende, Letelier y Prats.En 1998, Corbyn se unió a Isabel, hija de Salvador Allende, Juan Pablo Letelier y Sofía Prats para apoyar la extradición de Augusto Pinochet a España.

 

Según admitieron al diario The Guardian, en una entrevista exclusiva en 1999, la pareja acabó su relación en parte por una diferencia motivada en las convicciones del político.

Cuando el mayor de sus tres hijos fue colocado como única opción por Islington en un liceo público de mal nivel académico, Corbyn se negó a enviarlo a un colegio fuera del distrito. Su madre, en cambio, insistió en inscribirlo en un mejor colegio público en otro barrio de la ciudad.

El periodista que entrevistó entonces a la pareja, Andy McSmith, escribió: “algo que es esencial para Corbyn es que siempre ha sido firme en sus convicciones. Y eso se habría perdido si hubiera actuado como un político que dice creer en el actual sistema de educación pública para otros pero no para sus hijos”.

“Ese era el dilema para Corbyn. Para su esposa Claudia, en cambio, el gran dilema era que no pudo forzarse a hacer algo que hubiera hecho infeliz a su hijo”.

Corby se casó este año con su tercera esposa y pareja de varios años, la mexicana Laura Álvarez.

Preocupaciones inmediatas

Sus críticos y rivales siguen insistiendo en que sus posturas son “viejas soluciones para viejos problemas”.

Su propuesta política en la campaña incluyó, entre otros puntos, renacionalizar el servicio ferroviario y las principales compañías energéticas, abandonar el programa de submarinos nucleares y retirar al país de la OTAN.

Corbyn sigue siendo miembro de Amnistía Internacional, la Campaña de Solidaridad con los Palestinos, la Campaña por el Desarme Nuclear y la Coalición contra la Guerra.

Tony BlairCentrismo en alerta. El ex primer ministro Tony Blair, como otros destacados laboristas del centro, sostiene que la elección de Corbyn podría aniquilar el partido.

 

Lo que Corbyn ha dejado en claro es que sí hay apetito en un sector de la población por un nuevo tipo de político.

En los comicios generales de mayo, el Partido Laborista tenía 200.000 miembros. En las últimas semanas miles más se inscribieron para poder votar en la elección de un nuevo líder.

El número de miembros escaló a 600.000, en medio de acusaciones de que hasta algunos conservadores se habían inscrito para votar y asegurar la victoria de “alguien que jamás sería electo primer ministro, como Corbyn”.

Lo cierto es que más allá del resultado de las internas del Laborismo, Corbyn ya ha revolucionado el panorama político británico.

¿Podría ganar las próximas elecciones generales y convertirse en primer ministro en 2020?

Por ahora, las preocupaciones en la mente de sus seguidores parecen ser más inmediatas.

Según el experto en ciencias políticas Paul Whitely, de la Universidad de Essex, “los votantes no se hacen interrogantes como dónde está Jeremy Corbyn en el espectro de la izquierda o la derecha”.

“Lo que ellos se preguntan es: ‘¿dice este hombre algo nuevo que pueda ayudar al Reino Unido a enfrentar sus problemas?'”

Este artículo fue publicado originalmente el 20 de agosto de 2015 y fue actualizado con los resultados de los comicios internos de este sábado 12 de septiembre.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login