El devastador terremoto que cambió el rostro de Ciudad de México

El sismo de 1985 devastó a parte de Ciudad de México.

El sismo de 1985 devastó a parte de Ciudad de México.

Por Alberto Nájar

 

Hace 30 años, ocurrió el mayor desastre en la historia de ciudad de México. Pero la mitad de sus habitantes actuales no lo vivieron.

A las 7:19 del 19 de septiembre de 1985 la capital del país se sacudió con un sismo de magnitud 8,1.

El movimiento devastó a la zona centro de la ciudad, provocó daños severos en cientos de edificios y causó la muerte de miles de personas.

Lea también: ¿Qué recuerdas del terremoto de 1985?

No se conoce el número exacto de víctimas: el gobierno dijo que fueron 3.692. La Cruz Roja Mexicana señala que la cifra superó los 10.000.

El número de personas afectadas por el desastre, entre damnificados y quienes sufrieron secuelas psicológicas, tampoco se conoce.

Los cambios

Tres décadas después, la ciudad colapsada por la naturaleza es otra.

Tenía 4 años y (recuerdo estar) sentada en la sala (…) en las piernas de mi mamá (…) Empieza a temblar y se escucha un grito desgarrador (…) que sale de la radio: ‘ESTÁ TEMBLANDO’

Carolina Bustamante
Carolina Bustamante

Los edificios derruidos se reconstruyeron o cedieron su espacio a parques o centros culturales.

Hay nuevos reglamentos para que las construcciones resistan un movimiento telúrico de gran magnitud.

En marzo de 2012, por ejemplo, ocurrió un sismo de magnitud 7,2 que no causó daños.

Muy diferente a lo ocurrido en 1985.

Ruinas del Hotel Regis tras el sismo de 1985 en Ciudad de México. Foto: AFPEl Hotel Regis, uno de los más lujosos y emblemáticos de esa época, quedó totalmente destruido.
Aspecto actual del sitio donde se encontraba el Hotel Regis.Tres décadas después, este es el sitio que ocupó el Hotel Regis.

 

De entre las miles de personas que ayudaron en el rescate de las víctimas o atendieron a damnificados, surgieron movimientos sociales que impulsaron cambios políticos en el país.

Se creó una cultura de protección civil que no se limita a los movimientos de la tierra, sino que incluye la prevención en inundaciones por huracanes o incendios.

Israel Martínez con su hijo“Me encontraba en la secundaria, iban iniciando las clases, cuando de pronto sentí como se sacudía lentamente mi mesabanco, primero pensé que era mi compañero de atrás, pero él estaba pálido; enseguida vino una sacudida más violenta y prolongada, las láminas de fibra de vidrio de las ventanas crujían dramáticamente. Después solo se oían llantos y gritos de los alumnos”, le cuenta Israel Martínez a BBC Mundo.

 

Por lo menos una vez al año se realizan simulacros de evacuación de escuelas, edificios públicos y algunas empresas.

Legalmente las dependencias públicas y empresas del país están obligadas a contar con personas capacitadas para reaccionar en casos de desastres.

Para 4 millones de capitalinos que nacieron en 1985 o después, ésta es la única fachada que conocen de Ciudad de México.

Alerta sísmica

El sismo de 1985 ocurrió frente a las costas de Michoacán, en el océano Pacífico.

Su onda expansiva tardó dos minutos en llegar al centro del país.

Iván Sánchez“Eran las 7:19 cuando comenzó a temblar (…). Mi padre fue quien se percató de inmediato del temblor, no logramos salir de la casa que se encontraba en la planta alta, así que mi padre, mi hermana, una tía y yo nos colocamos debajo del marco de una de las puertas. Mi madre había salido a comprar leche (…). Afortunadamente no pasó nada grave en la casa, mi madre regresó asustada pero bien”, recuerda Iván Sánchez en comunicación con BBC Mundo.

 

Los habitantes de Ciudad de México se dieron cuenta cuando el piso empezó a moverse.

Muchos de quienes perdieron la vida en el sismo aún dormían o no tuvieron tiempo de salir de sus casas antes que se derrumbaran.

Edificio Nuevo León en Tlatelolco, destrozado por el sismo de 1985.En el derrumbe del edificio Nuevo León de Tlatelolco murieron entre 200 y 300 personas.

 

En este lugar estuvo el edificio Nuevo León, que se derrumbó en el sismo de 1985 en Ciudad de México.En el espacio que ocupó el edificio Nuevo León existe ahora una pequeña plaza con un reloj simbólico que marca la hora del terremoto.

 

En 1991, se estableció un sistema para vigilar los movimientos telúricos que ocurren en el Pacífico frente a las costas de Guerrero.

Científicos mexicanos eligieron esta zona por la cercanía con la capital del país, la conformación del suelo de la región y porque no ha sufrido un sismo mayor a 7,5 desde 1911.

Avenida Eje Central tras el sismo de 1985 en Ciudad de México.Las construcciones en la avenida Eje Central fueron de las más afectadas.

 

Avenida Eje Central en Ciudad de México.Tres décadas después la zona recuperó su actividad comercial, aunque la mayoría es de tipo informal.

 

El sistema es una red de sensores que detectan las ondas sísmicas superficiales que son mayores a magnitud 5 en la escala de Richter, y que son las de mayor riesgo para las zonas urbanas.

El sistema permite alertar del movimiento 50 segundos antes que se presente en Ciudad de México.

A partir de 2003, la red se amplió para vigilar los movimientos del subsuelo desde otros estados ribereños al océano Pacífico.

La decisión de concentrar el Sistema de Alerta Sísmica, como se conoce, en la región oeste del país es por la actividad constante de las placas tectónicas que se encuentran en esa zona del planeta.

Lecciones

Algo que llamó la atención de muchos capitalinos después del sismo de 1985 es que muchas de las construcciones que colapsaron eran relativamente nuevas.

Las viejas casonas y palacios, construidos algunas desde la época de la Colonia, sufrieron daños menores.

Una de las explicaciones fue que las normas para construir en la capital no tomaron en cuenta las condiciones del suelo, que en sitios como el Centro y la colonia Roma se componen fundamentalmente de arcilla.

Hotel Regis, colapsado por el sismo de 1985.En avenida Juárez, en el centro, algunos edificios antiguos no sobrevivieron al sismo.

 

Avenida Juárez en Ciudad de México.La misma zona de avenida Juárez, pero 30 años después.

 

Pero otros argumentaron que los constructores no cumplieron con los reglamentos gracias al aval de autoridades locales.

El resultado fue que más de 800 edificios se vinieron abajo y miles de casas resultaron afectadas.

Estación del Metro Isabel la Católica.Las instalaciones del Metro sufrieron pocos daños, pero en las afueras hubo problemas mayores, como ocurrió en la estación Isabel la Católica.

 

Estación Isabel la Católica del Metro, ahora.Estación Isabel la Católica del Metro, 30 años después del sismo.

 

Después de la catástrofe en la capital las leyes se endurecieron. Ahora las construcciones deben realizarse con materiales más ligeros y con una estructura capaz de resistir movimientos telúricos mayores a magnitud 8.

Lea también: El secreto de las construcciones antisísmicas en Chile

Otra de las consecuencias fue crear instituciones para prevenir o mitigar los efectos de un desastre natural.

Así nació, por ejemplo, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), que no sólo atiende el problema de los sismos sino que en las últimas decadas se concentra cada vez más en las afectaciones por huracanes e inundaciones.

Los “Topos”

Voluntarios ayudan a rescatar víctimas tras el derrumbe del Centro Médico Nacional.
El Centro Médico Nacional se vino abajo, pero miles de personas ayudaron a rescatar sobrevivientes.

 

En las primeras horas después del sismo, las autoridades permanecieron virtualmente paralizada.

Así, en las primeras horas la ayuda quedó a cargo de miles de voluntarios que en muchos casos con sólo las manos rescataron a las personas atrapadas bajo los escombros.

Lea también: Los Topos, los rescatistas mexicanos clave en catástrofes internacionales

Los árboles y las casas se ondulaban, no sabía si se iban a derrumbar las paredes, es una experiencia muy fea, había experimentado algunos pequeños temblores, nunca nada igual.

Marta Córdoba
Marta Córdoba

De entre estos rescatistas improvisados surgieron organizaciones que se especializaron en esta clase de desastres y que son conocidos a nivel internacional.

El más famoso es el grupo Topos, que incluso ahora suelen ayudar en los desastres sísmicos de varios países.

Edificio derrumbado cerca de Plaza de la RepúblicaMuchas construcciones no resistieron el movimiento de tierra, como este edificio cerca de Plaza de la República.
Plaza de la República en 2015.El mismo sitio que accede a Plaza de la República, 30 años después de la catástrofe.

 

Pero una de las mayores enseñanzas del sismo de 1985, dicen especialistas, es que ahora existe más conciencia sobre cómo prevenir un desastre y la forma de sobrevivirlos.

Es la llamada “cultura de protección civil” que se ha convertido en un área específica de los gobiernos de cualquier nivel.

En 1985, muchos edificios se derrumbaron. Muchos se reconstruyeron o se convirtieron en otros más nuevos o lujosos.

Es parte de la cara actual de Ciudad de México, 30 años después del desastre.

Esquina de las avenidas Reforma y Balderas, en el centro de Ciudad de México.Esquina de las avenidas Reforma y Balderas. El humo es por el incendio y derrumbe del Hotel Regis.

 

Esquina de Balderas y Reforma, 30 años después del sismo de 1985El mismo sitio, 3 décadas después.

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login