Acá, guerra; allá, spa

Por Teresa Gurza

Mientras acá seguimos gastando y matando como consecuencia de la estúpida guerra contra las drogas iniciada por Felipe Calderón, Estados Unidos inaugurará este año nuevo, su primer “resort” dedicado a la marihuana recreacional.

En algunos estados esa guerra ha llevado a luchas feroces por las plazas, con trastornos en la economía local, la felicidad de las familias y los procesos electorales, porque los narcos financian campañas y candidatos.

La situación es peligrosa para el país y nos va convirtiendo en una sociedad triste por sus secuelas de frustración, desapariciones, heridos y muertos directos o colaterales; cuyas cifras llevaron al secretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, a declarar que son mínimas, porque los soldados participan en mil 500 acciones militares cada día; lo que significa, que sumas enormes se van en armas y movilizaciones.

Lo que no se refleja mucho en tranquilidad, porque el 61 por ciento de los ciudadanos piensa que viven en lugares inseguros.

Es una guerra que adoptó el actual gobierno a lo tonto, porque sabe que no la ganará; y debiera por tanto, urgirle terminar.

Pero no será pronto, porque partidos políticos y legisladores siguen insensibles al tema de la legalización de la marihuana; mostrando una vez más, que se han transformado en una casta voraz cuyos miembros abusan todos los días y que no les importa nada, que no sea su inmediato beneficio.

Hasta el INE reconoce que no hay leyes ni autoridad que obligue a los partidos a transparentar el gasto de los miles de millones de pesos que reciben; y el senador perredista Barbosa tuvo que admitir que la opacidad de los legisladores, genera hartazgo en los ciudadanos.

Al que contribuyen también por supuesto, los despilfarros en obras inútiles o mal construidas como esas delfinoterapias levantadas donde ni delfines existen, baños exclusivos de precios inflados, cruzadas que al hambre le hacen lo que el viento a Juárez, bebés muertos por falta de atención en el IMSS y robos de parte de delegados y gobernadores que se van dejando, oficinas vacías y deudas.

Y todo sin consecuencias, porque la impunidad y el descaro han permitido hasta el regalo de 10 millones de hectáreas, que incluyen la sexta parte de Michoacán y poco menos de la mitad de Ensenada, de parte de los presidentes panistas Fox y Calderón a empresas mineras nacionales y extranjeras.

Pero aguas, porque los agravios se van acumulando; y de seguir como vamos, continuaremos bajando lugares en lo que verdaderamente importa como desigualdad, educación, salud y felicidad; y escalando en desvergüenza y corrupción.

Y curioso que los más perjudicados con toda la situación sean acá, los indígenas pobres y que en Dakota del Sur, los indios Santee Sioux aprovechen las cosas para, según un cable de la agencia EFE, estrenar este fin de año un centro vacacional donde se podrá comprar y fumar en público 60 variedades de marihuana, cultivadas por ellos.

Se trata de un complejo recreativo con boliche, casino, bar, restaurante y hotel con 120 habitaciones “que ayudará a crear muchos empleos adicionales y aumentar la estabilidad económica para la tribu y sus miembros”, indicó el presidente de los Sioux, Anthony Reider, al anunciar que esperan ganancias de cerca de dos millones de dólares al año.

Los votantes de Colorado y del estado de Washington, aprobaron la legalización recreativa de la mariguana desde noviembre de 2012; pero su consumo se permite únicamente en espacios privados; siguieron luego Oregón y Alaska, que es un estado de tendencia republicana y el primero de ese signo en lograrlo.

Igual que Alaska, Dakota del Sur se caracteriza por ser una entidad conservadora y no está entre los cuatro que han legalizado la marihuana con fines recreativos; pero las reservas indias, tienen en EU sus propias leyes y el Departamento de Justicia ha dicho, que no interferirá en la operación de las instalaciones dedicadas a la distribución y cultivo de marihuana que operen en ellas.

Y los Santee Sioux, han recibido ya cientos de solicitudes para asistir a la inauguración; en la que se servirá alcohol y marihuana de 60 variedades y libres de contaminantes, a los mayores de 21 años que lo soliciten.

Por ser los principales consumidores, los gringos debieran encargarse de los narcotraficantes y no endilgarnos a los mexicanos la responsabilidad; pero la debilidad de nuestros gobiernos frente al vecino, nos ha llevado a lo que hoy sufrimos y es preciso exigir se modifique.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login