¿Cómo ha podido la flota rusa eliminar el poder de la Armada de EE.UU. con un solo ataque?

Ataques mortíferos. Foto RT.

Ataques mortíferos. Foto RT.

El ataque de la flota rusa contra el Estado Islámico en Siria sorprendió a EE.UU., que por primera vez en años se topó con la realidad de que hay un país capaz de competir con su fuerza militar. “Por primera vez en la historia EE.UU. se siente inerme ante las armas convencionales”, afirma el experto Rostislav Ischenko, agregando que el ataque ruso “eliminó” la flota de EE.UU. como fuerza todopoderosa.

El 7 de octubre la flota tiró por tierra el supuesto aceptado hace tiempo en EE.UU. de que nadie es capaz de competir con las fuerzas militares estadounidenses “con armas convencionales”, sin armas nucleares, explica el experto del Centro de Análisis y Pronóstico Sistemáticos de Rusia Rostislav Ischenko, citado por RIA Novosti. Según Ischenko, en esta noción “se basaba la impudencia de la política exterior de EE.UU.”, convencido de que Rusia no iniciará una guerra nuclear ni siquiera por Ucrania y menos aún por Siria.

Antes de este ataque, EE.UU. consideraba las flotillas rusas en diferentes mares unas fuerzas capaces de “defender solo las costas correspondientes, captar a contrabandistas y cazadores furtivos, así como llevar a cabo operaciones anfibias en sus aguas”. La “amenaza real”, para EE.UU., eran solo las partes de las Flotas del Norte y del Pacífico rusas, “capaces en teoría de alcanzar los océanos Atlántico y Pacífico”.

Una sola descarga de 26 misiles Kalibr contra las bases del Estado Islámico en Siria eliminó por mucho tiempo a la flota de EE.UU. del espacio marítimo

Pero el reciente ataque ruso ha demostrado que los buques rusos no tienen que ir a ningún lado para “destruir cualquier enemigo” en el Mediterráneo oriental, el golfo Pérsico, el canal de la Mancha, el mar del Norte y el de Noruega, así como en todo el norte del Atlántico, y para “hundir todo lo que hay en el Pacífico al norte de Hawái”.

En opinión del experto, EE.UU. calculaba que para destruir un grupo de ataque con portaaviones, Rusia tendría que disparar simultáneamente 100 misiles, por lo que tendría que juntar en un solo lugar “todos los barcos de choque” incluidos submarinos de las Flotas del Norte y del Pacífico, y de esta manera dejar que EE.UU. destruyese las flotas.

Pero Rusia no necesita acercar sus naves grandes hacia los objetivos militares para tacarlos ya que incluso los “barcos poco atrayentes” pueden lanzar misiles desde una distancia de miles de kilómetros. “EE.UU. no es capaz de vigilar todos los barcos patrullas que cazan a pescadores furtivos en los mares de Ojotsk o en el Caspio, pero ahora resulta que son capaces de hundir un portaviones estadounidense a tres mares de estos barcos desapercibidos”. Es algo que reduce la posibilidad de EE.UU. de detectar estos misiles de antemano y de esta manera reduce la cantidad de misiles necesarios para destruir un grupo con portaviones.

“Una sola descarga de 26 misiles Kalibr contra las bases del Estado Islámico en Siria este 7 de octubre eliminó por mucho tiempo a la flota de EE.UU. del espacio marítimo” como factor de fuerza, resalta Ischenko. Si antes EE.UU. podía imponer su voluntad simplemente amenazando con aplicar una fuerza que nadie podía contrarrestar, “ahora Washington tendrá que negociar y persuadir”, algo que “EE.UU. ha olvidado cómo se hace”, afirma el experto.

Pero los argumentos de EE.UU. son débiles, estima Ischenko. “Según el presidente estadounidense, Barack Obama, EE.UU. es el mejor, porque es el mejor, y todos le deben algo porque todos le deben algo. Este razonamiento tenía peso hasta el 7 de octubre de 2015, Ahora no es nada más que la opinión de una persona”, concluye.

Fuente: https://actualidad.rt.com/

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login