Así quedó México tras el paso del huracán Patricia

Las autoridades meteorológicas comparan a Patricia con el tifón Haiyan, que mató a más de 6.300 personas en Filipinas en 2013. Por suerte, el huracán mexicano no dejó víctimas mortales a su paso.

Las autoridades meteorológicas comparan a Patricia con el tifón Haiyan, que mató a más de 6.300 personas en Filipinas en 2013. Por suerte, el huracán mexicano no dejó víctimas mortales a su paso.

 

Fue calificado como “el huracán más potente de la historia de México y del hemisferio occidental”, aunque los daños que causó han sido mucho menores de los que se esperaban.

Patricia se debilitó al tocar tierra, hasta transformarse en una depresión tropical, informó la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).

Lee: Patricia: el huracán “más potente de la historia” arremete contra México

Las medidas preventivas ayudaron a reducir el impacto del huracán a su paso por México; apenas causó daños materiales y no hubo víctimas mortales.

“No hay incidentes mayores”, dijo en rueda de prensa el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, teniendo en cuenta el “peligro que se corrió con el embate de este huracán”.

Sin embargo, algunas zonas sí quedaron afectadas.

Este es el balance de los daños que causó el huracán más intenso jamás registrado en México.

Jalisco: graves daños materiales

huracán PatriciaMiles de personas fueron desalojadas en Puerto Vallarta.

 

El huracán se adentró el viernes por la tarde en la costa occidental de México, a una velocidad de 266 kilómetros por hora.

En ese momento, era un huracán de categoría 5, la mayor en la escala Saffir-Simpson.

“Quien salga de su casa después de las 14:00 horas difícilmente regresará”, dijo el viernes por la mañana el gobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval.

Pero al entrar en contacto con las montañas de la costa mexicana, Patricia perdió fuerza rápidamente.

Aún así, convertida en una tormenta tropical, derribó árboles, inundó calles y maltrató edificios a su paso.

En Puerto Vallarta desalojaron a cerca de 15.000 turistas, que fueron trasladados a Guadalajara, la capital de Jalisco, aunque la mayoría pudo regresar a su hotel el viernes por la noche.

La ciudad amaneció el sábado con una ligera lluvia y restablecieron los servicios de transporte público.

Después, Patricia cambió de rumbo y se dirigió hacia el sur, a los municipios deCihuatlán y Tomatlán.

Lee: Así es la trayectoria del huracán Patricia hacia México

En Cihuatlán derribó la unidad de Protección Civil, aunque lograron instalar un módulo itinerante de salud.

Manzanillo, ColimaSoldados mexicanos limpian las calles de Manzanillo, Colima, llenas de arena tras el paso del huracán.
Soldados limpian las calles de Manzanillo, ColimaEl huracán Patricia llegó a México por la costa occidental y se debilitó al entrar en contacto con la tierra.

 

A las 21:00 horas, su velocidad era de 180 kilómetros por hora, y más de 200.000 personas permanecían refugiadas en sus casas.

Las calles estaban desiertas.

Todavía no se sabe con certeza el alcance del huracán en las zonas de alrededor de Cuixmala.

Árboles caídos e inundaciones

El Comité Estatal de Protección Civil de Colima reportó que no hubo víctimas mortales tras el paso del huracán, pero sí la caída de árboles e inundaciones en varias regiones del estado de Colima.

En la carretera que conecta Manzanillo, Colima, con Puerto Vallarta se reportaron daños materiales.

Las calles de Manzanillo quedaron llenas de arena, tras el impacto de Patricia en la costa de su estado vecino.

Tecomán, ColimaUn niño mira por la ventana de un autobús en Tecomán, Colima, que atraviesa las calles inundadas de la ciudad.
huracán PatriciaEl huracán a su paso por las calles de Manzanillo.

 

Ramona Delgado, administradora de un bloque de apartamentos en Manzanillo, pasó la noche del viernes en su casa, a oscuras, con sus dos hijos.

“Nos asustamos mucho, pensamos que Manzanillo iba a desaparecer” dijo. Y agregó: “Sólo hay árboles caídos en nuestro bloque”.

Además, Patricia también afectó al puerto principal del municipio.

El director del puerto, Jorge Bustos, dijo que las instalaciones permanecen cerradas, aunque esperan abrirlas de nuevo el sábado por la tarde.

“No hubo grandes destrozos. Puertas, algunas ventanas, techos ligeros, ese tipo de cosas, pero nada que pusiera en peligro nuestras operaciones”, le contó a Reuters.

Sin embargo, en las zonas de máximo riesgo suspendieron el suministro eléctrico y los servicios de transporte.

Y en Tecomán, Colima, desalojaron a cientos de personas, así como en otros municipios del estado, como Armería, Comala y Cuauhtémoc.

No obstante, menos de 24 horas después del impacto del huracán Patricia en la costa sur del estado de Jalisco, tanto los aeropuertos como las carreteras de este estado y los de Michoacán, Colima y Nayarit funcionan “casi con normalidad”, dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes.

Las terminales de las ciudades de Puerto Vallarta, Colima y Tepic también están funcionando aunque se han reportado dificultades para llegar al aeropuerto de Manzanillo, en Colima, debido al desbordamiento del río Marabasco, que ha causado inundaciones y hasta 40 centómetros de agua en la carretera de acceso.

Deslizamientos de tierra

Patricia causó deslizamientos de tierra a su paso por el suroeste de Michoacán.

En las montañas de la zona occidental del país, en Michoacán, las nubes colmaban el cielo. 
En las montañas de la zona occidental del país, en Michoacán, las nubes anunciaban la tormenta.

 

Según confirmó el presidente delmunicipio de Coahuayana, Porfirio Mendoza Zambrano, estos deslizamientos provocaron la suspensión de la comunicación con Colima y con el puerto de Lázaro Cárdenas.

Las autoridades alojaron a varias familias en refugios provisionalesy colocaron barreras con tierra para prevenir posibles desbordamientos, informaron las autoridades mexicanas.

La región central de Zacatecas fue sacudida por la tormenta el sábado, que después se dirigía al noreste a una velocidad de 39 kilómetros por hora.

Patricia fue el huracán más peligroso jamás registrado en México, y una de la tormenta tropical más potente de su historia, pero no ha dejado víctimas mortales hasta el momento.

“Los primeros informes confirman que los daños han sido mucho menores de lo que se esperaba para un huracán de esta magnitud”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, pidió a la población no bajar la guardia.

Las autoridades meteorológicas lo comparan con el tifón Haiyan, que mató a más de 6.300 personas en Filipinas en 2013.

“Podrían registrarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas” advirtió el Servicio Meteorológico Nacional.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login