¿Y si le damos chicles?

Por Teresa Gurza

A diario sorprenden en periódicos y noticieros, declaraciones de nuestros no muy ilustrados políticos.

Empecemos por las del presidente Peña Nieto al atribuir los pocos daños del huracán Patricia, a “la fe de los mexicanos”.

Cierto que no fue electo para educarnos; pero cuando habla en público, debiera tener en cuenta el artículo tercero de la Constitución que protestó guardar y que establece que en México, los conocimientos deberán estar basados en el progreso científico.

¿No hubiera sido más conveniente decir que Patricia fue leve, porque no tocó tierra en el sitio donde se temía?

Tampoco fueron afortunadas las respuestas de José Antonio Meade, secretario de la Sedesol, a una reportera de Foro TV a quien dijo, que los perjuicios del huracán fueron menores “porque la naturaleza le sonrió a México…” ¿Será por esa sonrisa, que el gobierno tendrá que ayudar a agricultores y comunidades que todo lo perdieron?

Antes, y en relación con la no coincidencia en las cifras de la ONU que dice no se ha reducido en este sexenio el número de pobres y la Sedesol que sostiene que sí, Meade expresó que la discrepancia radica “en que la ONU y México miden la pobreza de manera diferente”.

¿Y qué tal las excusas de los soldados que este jueves en Tamaulipas, balacearon a dos bebés porque “su familia se les atravesó”?

“Creíamos seguir a unos malhechores, dijeron, pero ya de cerca vimos que eran mujeres; solo niñas y señoras”.

Asombrosa también, la exquisita educación y amabilidad que muestra a cada rato el senador panista Jorge Luis Preciado; experto, entre otras cosas necesarias para conducirse en la actual vida pública, en tonterías, groserías y abusos; como el festejo que con vinos y mariachis organizó en la sede del Senado de la República, para celebrarle el cumpleaños a su esposa.

Ahora sorprendió su expresión “a güevo putos”,  con la que según nota de Roberto Garduño en La Jornada, respondió a quienes el último fin de semana le aclamaban como su futuro gobernador, en la Playa Paraíso de Colima.

Otro senador panista, Gustavo Madero, pretextando que la palabra está en el diccionario la llevó al trato político, al llamar públicamente “pendejo” a su colega perredista Barbosa.

Y el gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, que dice estar cansado de los ataques de los periodistas, se puso nuevamente de pechito cuando al comentar el salvaje linchamiento de dos encuestadores en el pueblo de Ajalpan, dijo: “El suceso demuestra que la seguridad pública no se puede politizar ni partidizar” ¿Queeeé?

¿Recuerdan a Virgilio Andrade, el encargado de investigar la casa blanca y las demás? Bueno, pues anda buscando que se modifique la ley anticorrupción porque dice, que “muchos actos corruptos pasan por descuido”.

Y otra declaración que parece broma, es la del Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaria de Gobernación, Arturo Escobar, quien para respaldar su negativa a regular el consumo de mariguana para fines recreativos, como planteó Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dijo a El Universal:

“No; porque no queremos convertir al Chapo en empresario, ni en hombre de negocios a la Barbie”.

Raro que con tantos años de vivir del presupuesto, a los que debe el cargo que hoy ocupa, ignore que con o sin permiso del Verde, El Chapo es dueño de ilegales y boyantes negocios en varios países.

Y resulta por lo menos intrigante que los marinos y militares que están buscando al Chapo, hablen como si fueran sus íntimos y no sus perseguidores; y aseguren que ellos no lo hirieron, sino que “en una huida precipitada” se cayó en un barranco y él solito se lesionó el rostro y una pierna.

Estimo a Lorenzo Córdova y sé que es instruido, inteligente y capaz; me extraña por eso, que algunas de las cosas que dice no sean muy bien pensadas.

Como eso de que es mentira que en estos momentos de crisis pretenda gastar mil 100 millones en la nueva sede del INE, “solo son mil 40”; que como no es arquitecto, no sabe si pueden levantarse 14 pisos donde la reglamentación de uso de suelo permite 10; y sobre todo, esa revelación que hizo de que al concluir su periodo, quiere irse del INE “con un buen sabor de boca” por haber construido el edificio.

¿Y si destinamos mejor, algunos miles para chicles?

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login