Huaylas en la anti historia: Ancash cambia de nombre

zzzz

Por Jorge Zavaleta Alegre

La persona maltratada en su niñez, ya sea por pobreza extrema o por la marginalidad cultural en la convivencia familiar, lleva sobre sus hombros una vida cargada de connotaciones de cataclismo. Su salud mental tiene horror a la diferencia, teme que su existencia sea descubierta como sujeto. Sufre del intento de elaboración de la falta o ser mediante de la falta.

Esta conclusión de psicoanalistas y psiquiatras consultados es visible en la conducta de muchos de los que ejercitan la política, alejada de la ciencia social del buen gobierno. En el Perú de hoy, la función pública es un desventurado quehacer para los pobres de espíritu, de voluntad y de recursos. Su meta es la ambición o ilusión de una abundancia pasajera, sustentada en audacia, improvisación, desdén o el desprecio del entorno que habita.

Estas conductas se agudizan en los periodos preelectorales. La renovación “democrática” provoca pánico, porque obliga a crear disfraces para estar presente en el pensamiento colectivo. El fin único es borrar, disipar u olvidar la descomposición moral y económica de la agrupación partidaria enquistada en el manejo administrativo del Estado.

Este entorno real, llevamos al diván. El 20 de enero del 2015, directivos del Club Ancash en Lima, que “cobija” a los “aprendices” de aristócratas, oligarcas o burgueses provincianos, convocaron para celebrar el 194 aniversario de creación provisional, en 1821, del departamento de Huaylas, por el libertador San Martín, y la propuesta dizque para recuperar el primigenio nombre de ese territorio, dejando Ancash para el olvido. Ninguno de los oradores se atrevió a explicar la complicación jurídica de ese cambio de nombre, sobre todo de la propiedad de los bienes, salvo la intención manifiesta de borrar los asaltos a la caja fiscal. Inclusive una autoridad del Jurado Nacional de Elecciones leyó un documento cuidadosamente redactado, cuya copia prometió enviar a la prensa, promesa que nunca cumplió el huidizo funcionario.

Se escucharon aplausos sonoros de los invitados, entre ellos, allegados al flamante presidente Regional, elegido por haber “prometido” un bono de 500 soles para cada poblador. El pueblo de Huaraz lo tiene presente como un milagroso alcalde provincial. Es quien ordenó colocar en la plaza principal un Cristo agónico, sangrante. La estructura metálica de la imagen estaba cubierta de una gruesa capa de óxido, recubierta de yeso blanco. Pues en contacto con la intensa lluvia, el cuerpo del Hijo de Dios, comenzó a sangrar. El milagro, se hizo realidad.

La propuesta, necesitaba de un discurso final, de quien presidía de la “mesa de honor”. Pues, valiéndose de un documento escrito, micrófonos en alto y música andina de fondo, el orador, congresista, fresco ex presidente del Legislativo y pocos días después sentado en un sillón ministerial, hizo un recuento de los personajes célebres del histórico Huaylas.

Habló de un sabio ancashino que conquistó la Nasa, de los hermanos que diseñaron las principales centrales hidráulicas, como la del Cañón del Pato, en Huallanca, para impulsar la primera siderúrgica del país, pero no dijo que tardaron veinte años para que esa misma energía llegara al Callejón de Huaylas.

Algunos de los presentes, se preguntaron porqué se omitía, en esa historia de Ancash o Huaylas, a sus paisanos vivos como el presidente de la República, Alejandro Toledo Manrique, natural del distrito de Ferrer, provincia de Cabana.

Si ese gobernante tiene sus críticos severos y lo han denunciado a la justicia de un presunto enriquecimiento, tampoco se puede ignorar su condición de economista, egresado de la Universidad de Stamford y profesor de Harvard, entre otros méritos y casado con Eleane Karpe, una antropóloga con capacidad para enseñar Historia y lenguas vernáculas.

Este orador, al ser inquirido, respetuosamente, por un periodista corresponsal de una publicación de España y de la Agencia Argenpress, el ex presidente del Congreso de la República, y pieza móvil del gabinete ministerial, respondió con una frase que no debería ser publicada. Pero los psiquiatras consultados si tomaron nota: “váyase a la mierda, concha de su madre…”, repitió dos veces y apresurando, casi reptando, se cobijaba en su entorno.

El periodista acompañado del honorable ingeniero Lolo Meléndez Sotelo, quien sorprendido por esa inconducta del personaje de marras, prefirieron abandonar el local, ubicado frente al Campo de Marte.

Enterados algunos de los asistentes como los periodistas Roque Otárola, cronista de la Universidad Alas Peruanas y Reynaldo Trinidad, fundador de la revista especializada Agronoticias. Ambos intentaron superar el abrupto. El político de marras, bajando de la nube de su presunto poder, mandó decir que quería disculparse. Por cierto, las disculpas no resuelven absolutamente nada. El agredido, por higiene social, llevó el caso al diván de quienes estudian o conocen más sobre el imperio de los sentidos:

Ese “político”, quien quiere cubrir la negra historia del Ancash, dizque es graduado en Derecho en una universidad de su terruño. Su conducta revela un síndrome, con signos y síntomas de un trastorno de su personalidad. Podría formar parte de ese reducido grupo de niños nacidos vivos, cuya conducta es un dramático rompecabezas. El mongoloide tiene un cráneo pequeño, una lengua perturbante con hondas grietas en ella y con frecuencia, sus ojos son estrechos y como hendidos con una arruga epicantal bastante marcada.

Estos seres padecen frecuentemente defectos cardiacos congénitos, enfermedades respiratorias (causadas por respirar por la boca por el tamaño de la lengua), dentro de un rango de retraso moderado y grave de inteligencia. En cuanto a su personalidad se les describe como personas más felices y más amigables que otros retrasados.

En la actualidad existen agrupaciones que ayudan a los niños que padecen este síndrome y algunos otros retrasados e incapacitados. Los padres pueden acceder a una consejería especializada. Pero en Ancash, hace cinco o seis décadas era imposible detectar tales limitaciones infantiles.

Los pacientes tienen problemas en la recuperación léxica, algunas parafasias fonémicas y semánticas y otros trastornos en la comunicación oral. Aparecen problemas de atención, déficit en la memoria verbal inmediata y conducta hiperactiva. La terapia de lenguaje, debió ser precoz y sostenida para tratar de lograr una menor incapacidad del niño así como una mejor calidad de vida, especialmente en la esfera social y en la esfera académica.

Otros especialistas consultados precisan que “la inhabilidad para leer aun con enseñanza adecuada”. “queda como un problema psicológico o ambiental que justifique su retraso escolar, no pueden aprender a leer por los métodos tradicionales que a otros niños dan resultado”.

Un término usado para reemplazar a la expresión “ceguera verbal”, es producida por un daño cerebral. Se le llama generalmente “alexia”. Las “dislexias”, “digrafías” y “discalculias” también son frecuentes sinónimos o rótulos de “discapacidades primarias de aprendizaje”.

Otros estados clínicos que producen discapacidades de aprendizaje en humanos son por ejemplo: parálisis cerebral, retardo mental, sordera, etcétera. Puede tener déficits y síntomas de diversas índoles, según su caso; alteraciones en la locomoción, parálisis facial, etc.

Como fenómeno dinámico no puede ser abordado satisfactoriamente desde la perspectiva de una disciplina única, ya que implica un recorte o reducción de la realidad. Algunas ocasiones leen de memoria, otras inventan el texto y hay veces que reemplazan una palabra por otra. Por ejemplo, leen ojo donde dice pupila o por una significación parecida, leen lobo donde dice zorro.

La experiencia vivida por el colega agredido induce a conocer más el surgimiento del Método Global de enseñanza de lectura, que no deje librados a su propia suerte a los niños con deficiencias en los campos esenciales del aprendizaje.

Así podremos reconstruir nuestras instituciones, nuestro Estado. Y no habrá remedio, si tomamos el título de la crónica de Guamán Poma de Ayala. O se supera aquel adjetivo de “Huaraz presunción”, adjudicada al sabio italiano Antonio Ramondi, quien formó familia con una dama de esa ciudad.

La belleza del paisaje de Ancash, con sus cordilleras Blanca y Negra, no siempre coincide con la conducta de algunos de sus hijos, porque, inclusive hay quienes pecan de “presumidos”, aprendices de burgueses, con ingresos de un clandestino grifo de combustible, según versiones televisadas.

Para terminar la carta que dirige El Director de la Revista Agronoticias: Reynaldo Trinidad

 

Querido Jorge:

Si la vida se nos ha dado para disfrutarla, más allá y más acá de las contingencias propias de la travesía humana, sin duda el mayor deleite es la amistad. Pues – a diferencia del amor interpersonal – es como el pan cotidiano que compartimos con quienes nos quieren y a quienes queremos, a pesar de conocer sus debilidades.

Por lo mismo, la amistad es una celebración permanente.

Sin embargo, como la sociedad ha fijado este día para realzar el valor de la amistad, me aprovecho de ello para decirte que me siento premiado de tenerte en el cofre invisible de mi afecto; incluso porque mientras a los parientes nos impone la naturaleza, a los amigos los elegimos nosotros, para hacer más grato el tránsito por este escenario de sueños y desvelos ardorosos que se llama vida.

 

Siempre:

Reynaldo Trinidad Ardiles

Lima, 14 de febrero, 2015

PD: Deploro profundamente el mal rato que pasaste anoche en el templo de la ancashinidad, por la intolerancia y la soberbia del patán cuyo estiércol -obviamente- jamás te salpicará.

Jorge Zavaleta Alegre escribe esde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL

 

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login