El pingüino agradecido

Foto

Foto

Por Teresa Gurza

Francamente con este clima tan helado en pleno marzo, que antes de que le diéramos en la torre al planeta era el mes primaveral, sólo quiero estar acostadita leyendo o viendo películas y por supuesto con tanto frío, no me dan ganas de levantarme a escribir acerca de las cosas que han estado sucediendo en nuestro país.

Entre otras, la pésima situación que la ineficiencia y corrupción del señor Lozoya dejaron en Pemex y de la que espero no salga impune; las “fundaciones” creadas por los políticos importantes, solo como fachada para su mayor enriquecimiento, porque en eso no tienen llenadera…

Las confusiones que dejan las entrevistas que ya no se sabe si dio o no dio, la hija del Chapo a The Guardian y a Adela Micha; las desapariciones, fosas y tambos con cadáveres que se dan en varios estados, y la complicidad de los políticos entre ellos; la conveniencia o inconveniencia de un candidato independiente y único para la grande y cómo lo lograríamos…

Los más de 35 mil millones de pesos, que se irán este año en los exagerados gastos del INE que dilapida como si fuera manda; los siete mil millones que nos cuestan cada doce meses, los 500 diputados; que se suman a los que reciben los senadores y los diferentes partidos…

Las “irregularidades y desvíos”, como les dicen ahora a los robos, que por más de 33 mil millones dejarán los 12 gobernadores salientes, que se largan como si nada debieran; el poco y disparejo avance de la Cruzada Nacional contra el Hambre; y los despilfarros de miles de millones del gobierno federal, en publicidad…

Y tampoco estoy de humor para hablar de las bravatas de Trump; o de las increíbles y cínicas declaraciones hechas este miércoles por Felipe Calderón, quien pretende disminuir el desastre violento que heredó a nuestro país su guerra contra el narco, con un: “es erróneo pensar que la violencia es por el tema de drogas”… tan tan…

Así que para no contribuir más a lo gris que se ha puesto el ambiente y subirles un poco el ánimo, les comparto esta tierna historia que acabo de leer en el periódico chileno El Mercurio, que cuenta como un joven pingüino de la especie Magallanes viaja ocho mil kilómetros cada año, para visitar al hombre que le salvó la vida

Vean que hermosura:

Un día del año 2011 Juan Pereira de Souza, albañil y pescador brasileño de 71 años y ya jubilado, iba paseando por una playa de Río de Janeiro cuando notó que algo se movía en unas rocas; era un pingüino empapado en petróleo y casi muerto.

Compadecido, el hombre lo lavó y limpió completamente; le dio de comer sardinas para que recuperara fuerzas, y lo bautizó como Dindim.

Durante semanas, Jao se dedicó a cuidar y a alimentar a “Dindim” con una dieta especial y a hablarle como si le entendiera; y cuando advirtió que la salud del animalito había mejorado, como buen padre adoptivo lo llevó a la orilla del mar para que retomara su vida y pudiera regresar a las costas del sur de Chile y Argentina, de donde es originaria esa especie; y donde pingüinos como “Dindim” y su familia, suelen vivir cada año temporadas de unos cuatro meses para alimentarse.

Para su sorpresa, el pingüino volvió el año siguiente a la misma playa donde lo salvó de morir, como buscándolo; y lo mismo hizo los años subsiguientes, quedándose ahí alrededor de ocho meses cada vez; seguramente queriendo estar cerca de quien se considera su “padre adoptivo”.

“Cada año todo el mundo me dice que no va a volver, pero ha regresado puntualmente durante los últimos cuatro años”, explicó Jao Pereira de Souza a Globo TV, refiriéndose a las visitas del pingüino; quien se ha transformado para él, en un ser muy querido porque no sólo regresa, sino que se le acerca y permite que lo acaricie.

“Lo quiero como si fuera mi hijo y creo que él también me quiere”, comentó Pereira agregando que “Dindim” no deja que nadie aparte de él, lo toque.

“Él llega en Junio y se va en febrero, y cada año es más cariñoso y parece más feliz de verme”, relató el brasileño agregando “se acuesta en mi regazo, y me deja lavarlo, darle sardinas y abrazarlo…”

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login