Un servidor público de lujo

El ministro Gerson Martínez junto a la cónsul general de El Salvador en Washington, Ena Peña (izq.) y la embajadora ante la Casa Blanca Claudia Canjura. Foto: Ramón Jiménez.

El ministro Gerson Martínez junto a la cónsul general de El Salvador en Washington, Ena Peña (izq.) y la embajadora ante la Casa Blanca Claudia Canjura. Foto: Ramón Jiménez.

Por Ramón Jiménez

El ministro de Obras Públicas de El Salvador, Gerson Martínez está haciendo suyo el lema de que “Hay que servir al pueblo, y no servirse del pueblo”.

Es que cada vez que las casas encuestadoras miden el rendimiento de trabajo de las dependencias del Gobierno salvadoreño, el ministro de Obras Públicas siempre va a la cabeza desde que Martínez asumió esa cartera hace siete años.

“Siempre me saco “cero” de calificación en las mediciones, pero ese cero es positivo ya que se refiere a “cero corrupción”, “cero en mal rendimiento”, “cero en atraso de obras públicas”, destacó Martínez durante una rendición de cuentas que hizo en el Consulado General de El Salvador en Washington.

Aclaró Martínez que si existen algunas carreteras en mal estado, como la que va de San Miguel a la ciudad de La Unión, no es por negligencia del MOP, sino porque hay un litigio pendiente con la compañía que trabajó en esa vía hace desde algún tiempo, por lo que no pueden reparar las grietas que presenta esa importante vía de acceso.

El flamante ministro de Obras Públicas también se refirió a otras áreas que no corresponden a su ministerio como el crecimiento económico de su país, el que este año llega al 2 por ciento.

“El país necesita mucho más que eso para que haya pan en la mesa; hay que destacar que El Salvador ya no es de los países más vulnerables del mundo; subió diez posiciones en los últimos siete años”, enfatizó.

Aceptó Martínez que la violencia en su país sigue preocupando a la población.

“El crimen sigue, pero ha bajado; de igual manera aseguró que las extorsiones han llegado a su nivel más bajo.

Recomendó que como prevención el gobierno debe incentivar la generación de empleos e inversión en el capital humano “no solo construcciones de ladrillo o infraestructura”, dijo.

Martínez confesó que es un convencido de que en la política y en el poder ha habido y hay siempre una eterna lucha entre el Príncipe y el Principito, en referencia a la conocida obra del escritor y poeta francés Antoine de Saint-Exupéry.

“El Principito representa la inocencia, la nobleza y la transparencia y creo que es parte del ser salvadoreño. Y el Príncipe de Maquiavelo es su contradicción antípoda. Un servidor público debe definirse de qué lado está: o con el Príncipe de Florentino Maquiavelo o del lado de la honradez. No hay medias tintas”, puntualizó.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login