Son más de 65 millones

Por Teresa Gurza

Muchas noticias esta semana; las más importantes, relacionadas con guerras y refugiados.

La buena: El gobierno colombiano y las FRAC acordaron terminar cinco décadas de combates, que provocaron más de seis millones de desplazados y 220 mil muertos.

Las malas:
En México se agudizó el conflicto entre la SEP y la CNTE por un choque armado del que hay versiones contradictorias y nueve asesinados.
La Corte Suprema de Estados Unidos bloqueó el programa DAPA, por el que el presidente Obama protegía de la deportación a cerca de cinco millones de trabajadores sin papeles, la mayoría mexicanos.

Causa pánico mundial el Brexit o salida de Inglaterra de la Unión Europea, en mucho ocasionada por el rechazo a los inmigrantes.
La ONU recordó a los líderes mundiales que hay más de 65 millones de refugiados y les demandó parar las guerras, para que puedan regresar a sus países.

Sin duda uno de los más graves síntomas de la actual situación del planeta, es la negativa de la mayor parte de las naciones europeas a recibir a 65 millones 300 mil personas que huyendo de guerras, violencia, bombardeos y hambre, deambulan por Europa creando una crisis humanitaria de inmensas proporciones.

De acuerdo con cifras de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la mitad de ellos son niños que en su mayoría viajaron solitos; con todo lo que eso significa para su salud física y mental, integridad sexual y emociones.
Millones de estos refugiados a los que no se quiere dar asilo, continúan varados en campamentos con carencias y sin porvenir; y como casi el 50 por ciento procede de Siria, Afganistán y Somalia, son vistos por muchos como amenaza terrorista.

Pero no lo son y lo dijo ya ese muchachito que al ver en una de las playas de arribo que no eran bienvenidos, gritó: “Nosotros no queremos estar acá, paren la guerra y nos volvemos”.

Y eso es precisamente lo que está exigiendo hoy la ONU de los que mandan en el mundo:
“Paren las guerras que alimentan el éxodo”; y puede perfectamente decirles “las guerras que ustedes han causado”; porque así ha sido.
Cada minuto, de noche y de día, ocho personas dejan todo para huir del terror, aunque eso implique pasar penurias en lanchas repletas que pueden voltearse en mares embravecidos, para si tienen suerte llegar vivos a playas donde no los quieren y de las que deben irse caminando, a buscar mejor destino.

Y aunque la Acnur trata de darles algún bienestar, hacerlo es cada vez más difícil; porque los recursos son limitados y el número de refugiados crece.

Tan solo este año han llegado a Europa casi tres millones más, que el pasado.

Es África el continente que alberga a la mayoría de los refugiados del mundo y como símbolo de gratitud, fue ahí donde la Asamblea General de las Naciones adoptó el 4 de diciembre del año 2000, la resolución 55/76 que declara los 20 de junio como Día Mundial del Refugiado.

Y la Acnur decidió que es ahora el momento de que los líderes entiendan, que deben apoyar a los refugiados; y los instó a trabajar juntos y a cumplir su parte en la responsabilidad de todos, frente a un problema que atañe a tantos millones de seres humanos.

Este pasado lunes 20, la ONU dio a conocer el mensaje que oficialmente entregará a los representantes de los países miembros en su sede de Nueva York, durante la Asamblea General del próximo 19 de septiembre.
En él les demanda:

*Garantizar que todos los niños refugiados, tengan acceso a la educación.
*Garantizar que todas las familias refugiadas, tengan un lugar seguro donde vivir.
*Garantizar que todos los refugiados, puedan trabajar o formarse para adquirir nuevas competencias y así poder contribuir positivamente a sus comunidades.

En México, las solicitudes de asilo se han incrementado en los últimos meses a más del doble; pero apenas 815 de los tres mil cien aspirantes concluyeron el proceso y obtuvieron esa calidad migratoria; pero como somos camino de paso a Estados Unidos, el número de aspirantes a quedarse acá puede aumentar si el vecino no los recibe.

Crece también, el número de nuestros desplazados internos; porque cientos de miles de compatriotas, sobre todo de los pueblos del sur, se trasladan a los campos agrícolas del norte huyendo de la violencia y pobreza que ocasionan el narco y la falta de empleos.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login