Bolivia: El tiro por la culata para desestabilizadores

Foto: Granma

Foto: Granma

Por Pedro Rioseco

LA PAZ.—El intento de los manipuladores intelectuales de la derecha por convertir una protesta de cooperativistas mineros en una es­calada desestabilizadora contra el gobierno bo­li­viano, se revirtió hoy contra ellos tras el vil asesinato del viceministro Rodolfo Illanes.

La denuncia del presidente Evo Morales ca­lificando estos hechos como parte de una conspiración política permanente contra su gobierno, movilizó a un país conmocionado por la barbarie criminal contra el funcionario que fue a buscar un diálogo pacífico con los dirigentes de la protesta.

El método empleado por los estrategas de Washington, cuyas instituciones se ha denunciado financian las protestas con partidos políticos nacionales y medios de comunicación como ejecutores, es la superposición de conflictos para tener en jaque permanente al go­bierno.

Primero, alertó Morales en conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno, fueron las movilizaciones de un grupo de personas con discapacidad, luego los dueños y choferes del transporte de carga, y ahora un sector del cooperativismo minero.

En estos casos es importante subrayar la manipulación informativa para distorsionar ante la opinión pública que este gobierno es quien más apoyo ha brindado a los discapacitados en toda su historia, y defendido además con firmeza los derechos de los transportistas.

La actual protesta de cooperativistas mineros esconde el verdadero interés de empresarios que contratan mano de obra barata y de­mandan se elimine de una reciente ley boliviana de cooperativas el derecho de sus empleados a sindicalizarse para defender sus intereses.

Pero, más aún, aprovechando la exoneración de impuestos fiscales a las cooperativas, esos “cooperativistas-empresarios” pretendían legalizar sus acuerdos con empresas transnacionales extranjeras para burlar la nacionalización establecida por la Constitución.

Morales denunció que elementos opositores de derecha respaldaron las demandas de carácter privatizador de estos mineros movilizados desde hace varios días, en lo que llamaron la capitalización de esos recursos naturales.
Nosotros luchamos por los recursos naturales y estos pertenecen a los bolivianos, se trata de una provocación y el pueblo no va a ceder, no vamos entregar nuestras riquezas a las em­presas extranjeras, aseguró Morales y la movilización nacional no se hizo esperar.

Lo más contradictorio es que el viceministro Illanes, hoy proclamado héroe, era un defensor de la solución de conflictos mediante el diálogo, el que fue a buscar con los mismos dirigentes que lo secuestraron, torturaron, mataron a golpes y tiraron su cadáver en una carretera.

Los movimientos sociales, campesinos, ob­re­­ros, de mujeres, estudiantes, reclaman aho­ra la intervención estatal de las minas que pretenden privatizar y demandan someter a la justicia a los mineros que intentaron sembrar el caos con una escalada de violencia.

Sospechosamente se reportaron movilizados muertos, y es algo que hay que investigar profundamente, porque los policías estaban en los puntos de bloqueo de carretera sin portar armas letales, alertó el primer presidente indígena boliviano.
Sin duda alguna, como dice el refrán popular, “el tiro les salió por la culata” a quienes proyectaron desestabilizar el país con la muerte sin aclarar de dos mineros, decenas de policías heridos por la dinamita que lanzaban a diestra y siniestra, periodistas golpeados, y varias carreteras bloqueadas.

El rechazo nacional a estas acciones criminales, y a la utilización de turbas alcoholizadas para sus fines, rompió los bloqueos de carreteras y obligará a los dirigentes mineros a sentarse a dialogar, pero los culpables del asesinato de Illanes tendrán que responder ante la justicia. (Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia)

Fuente: Granma

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login