Lo que las comunidades inmigrantes pueden hacer en prepararse para Trump

l_nevaer_trump_500x279

Por Elena Shore

SAN FRANCISCO – Dos días después de la victoria de Donald Trump, los expertos en inmigración les dijeron a los periodistas que vigilaran de cerca al equipo de transición del presidente electo y sus nombramientos a puestos claves del gobierno, para pistas sobre lo que se puede esperar de su gobierno una vez que jure el cargo el 20 de enero, 2017.

“Estamos oyendo muchas preguntas y, la verdad, un poco de pánico”, dijo Sally Kinoshita, directora adjunta del Immigrant Legal Resource Center.

Pero, dijo, es importante poner las elecciones en contexto.

“Cuando ves el voto popular [que es lo que ganó Hillary Clinton, la candidata demócrata], la mayoría de los americanos no votó a Trump y su retórica anti-inmigrante”, Kinoshita dijo en una llamada de prensa nacional organizada por New America Media y Ready California, una coalición de organizaciones sin ánimo de lucro que sirven a las comunidades inmigrantes.

“Estas elecciones”, advirtió, “no son un reflejo de los americanos en general y de sus opiniones sobre los inmigrantes.”

Cómo se equivocaron las encuestas

La elección de Donald Trump sorprendió a los encuestadores, que habían estimado las posibilidades de una victoria de Clinton en un 70 por ciento o más.

“Desde un punto de vista histórico, las encuestas se equivocaron por las siguientes razones: La asistencia en los centros urbanos [donde tradicionalmente se vota a los demócratas] fue más baja de lo que se esperaba; y la asistencia en zonas rurales fue más alta de lo que se esperaba”, explicó Anthony Williams, director de proyectos especiales de Bendixen & Amandi International, empresa de investigación de opiniones públicas basada en Miami.

Esto tuvo el efecto de “voltear tres estados que nadie se esperaba que estuvieran en juego: Pensilvania, Míchigan y Wiscónsin, y hasta cierto punto, Florida”, dijo.

Pero un vistazo a los números totales muestra que Trump ganó en el Colegio Electoral, no porque hubiera una ola de entusiasmo por el candidato republicano, sino por una falta de entusiasmo hacia Clinton.

El total de los votos de Trump fue aproximadamente igual a John McCain, candidato republicano, en 2008, y consiguió menos votos que Mitt Romney, candidato republicano, en 2012.

Clinton, a su vez, consiguió unos 60 millones de votos – seis millones menos que Barack Obama en 2012, y 10 millones menos que Obama en 2008.

“Se podría hacer el argumento”, dijo Williams, “de que la percepción de una victoria de Clinton suprimió asistencia [en zonas urbanas que hubieran votado a Clinton]”.

Un aumento de votantes y senadores hispanos y asiáticos

“La idea de que hubiera una ola hispana fue verdadera”, notó Williams. “En Nevada, el aumento en asistencia hispana marcó la diferencia en las elecciones”.

Pero Williams dijo que en otros estados, como Florida, no hubo suficientes votantes latinos para superar el aumento de asistencia de votantes blancos y rurales.

Christine Chen, directora ejecutiva de APIAVote, también vio un aumento en el nivel de participación de votantes asiático-americanos y de nativos de la Polinesia (un grupo que se conoce como AAPIs en inglés), de los que más de dos terceras partes son inmigrantes de primera generación.

En base a la asistencia temprana de los votantes, dijo, la votación de los AAPIs se dobló en Florida, Arizona, Virginia y Carolina del norte, y se triplicó en Georgia.

Se eligieron dos mujeres asiático-americanas al Senado de los EEUU, uniéndose a Mazie Hirono de Hawaii: Tammy Duckworth de Illinois, tailandesa-china, y Kamala Harris de California, afro-americana e india.

En Nevada, Catherine Cortez Masto se convirtió en la primera latina elegida al Senado de los EEUU.

Vienen tiempos difíciles

La elección de Trump, un candidato que hizo que el miedo y la xenofobia fueran una parte central de su campaña, ha estimulado a que gente partidaria se comprometa a luchar por la dignidad de todas las familias.

“No cabe duda de que estamos entrando en un periodo difícil. Las elecciones fueron divisivas y dañinas. Vimos crímenes de odio y retórica llena de odio”, dijo Kamal Essaheb, director nacional de política y defensa para el National Immigration Law Center.

“El Presidente electo Trump ha pedido unidad en su discurso la noche de las elecciones, pero obviamente sus acciones tendrán que hablar más fuerte”, Essaheb dijo.

Lo más importante que hay que hacer ahora, dijo, es asegurar que los inmigrantes estén preparados y conozcan sus derechos.

Una cosa para tener en cuenta, dijo, son los límites del poder presidencial.

“La Constitución protege a todos”, dijo Essaheb. “Las fuerzas de seguridad le tienen que mostrar [una orden judicial para entrar en su casa]. Usted tiene el derecho a mantenerse en silencio. Tiene el derecho a llamar a un abogado.”

“Estas son cosas que él puede hacer y que serán perjudiciales”, dijo Essaheb. Pero, dijo, “Trump no puede quitar la Constitución. No puede quitarles los derechos al pueblo”.

Otra cosa que no puede quitar son las leyes estatales y locales, como la AB60 de California, que permite a los inmigrantes indocumentados sacarse la licencia de manejar. “Las políticas a nivel estatal y municipal no cambiaron el martes por la noche”, dijo Essaheb. “Todavía hay las mismas oportunidades; el imperativo a actuar es más alto”.

Trump ha dicho que revocaría la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), la acción ejecutiva realizada por el Presidente Obama en 2012 que da acceso a un permiso de trabajo a ciertos inmigrantes indocumentados.

Ha dicho que eliminaría la financiación federal a las llamadas “ciudades santuario” cuyas políticas limitan la cooperación entre la policía local y las autoridades de inmigración federales.

Ha hablado de aumentar las deportaciones, con “tolerancia cero para extranjeros criminales”.

También ha hablado de construir un muro, algo que los expertos dicen que es ni práctico ni viable.

Incluso ha dado a entender que habrá un camino a la legalización para inmigrantes indocumentados, señaló Essaheb, diciendo que una vez que hayamos hecho cumplir nuestras leyes, podemos empezar a conversar sobre la gente que ya está aquí.

Lo que las familias pueden hacer ahora

Aunque sea difícil saber exactamente lo que se puede esperar de un gobierno Trump, hay algunos pasos que las familias pueden tomar ahora para mantenerse seguras y hacer planes para su futuro.

Sally Kinoshita de Immigrant Legal Resource Center destacó que Trump no será presidente hasta el 20 de enero, 2017. Hasta entonces, el programa DACA sigue en vigor.

Se tarda varios meses en tramitar las solicitudes de DACA, dijo Kinoshita, así que si aun no se ha solicitado DACA, puede que sea demasiado tarde.

Trump ha dicho que eliminaría el programa; lo más pronto que esto podría pasar sería su primer día en el poder.

Las renovaciones, que lleva ocho semanas tramitarlas, serían mucho menos arriesgadas, dijo Kinoshita. Algunas personas están renovando su DACA ahora, mientras Obama está en el poder, para conseguir un permiso de trabajo de dos años.

Los que están pensando renovar DACA ahora deben saber que el precio para DACA subirá a los $495 el 23 de diciembre, 2016. Hay préstamos disponibles mediante el Mission Asset Fund, la Self-Help Federal Credit Union, el Consulado Mexicano o prestadores de servicios locales.

Debido a que se espera un aumento en cumplimiento de las leyes, con prioridad a aquellos con historiales criminales, dijo, la gente debe evitar roces con la ley.

“Algo como una infracción por manejar ebrio o una condena por drogas puede tener consecuencias permanentes para la inmigración”, dijo Kinoshita.

Aquellos que viven en California pueden conseguir reducir algunos delitos graves a delitos menores bajo el Prop 47.

Kinoshita anima a todos los inmigrantes a acudir a un prestador de servicio legal cualificado para un análisis de otras formas de ayuda de inmigración.

Para encontrar prestadores de servicios legales gratis o de bajo costo sin ánimo de lucro cerca de usted, vaya al directorio nacional de la Immigration Advocates Network.

[ratings]

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login