El cáncer es curable


Cáncer del pulmón.

Por Teresa Gurza

Entrumpados como estamos, pasó casi desapercibido el 4 de febrero; designado por la Organización Mundial de la Salud, como Día Mundial contra el Cáncer; fecha en la que los investigadores reiteraron que en sus primeras etapas, todos los cánceres son curables.

La importancia de la detección temprana es esencial en esta enfermedad, que afecta a los pacientes y a todo su entorno cercano y que en México es la tercera causa de muerte y registra cada año 160 mil nuevos casos y 80 mil fallecimientos.

Casos que según los médicos, podrían evitarse hasta en un 40 por ciento si eliminamos de nuestras vidas algunos factores detonantes; como son: las dietas ricas en carnes rojas, el consumo de tabaco, la obesidad, el exceso de alcohol, la falta de ejercicio, la exposición al sol sin protector y la contaminación ambiental.

Entre las novedades que a nivel internacional se dieron a conocer en estos días, destaca una investigación sobre los parecidos que se ha advertido existen, entre las células cancerosas de diversos órganos; por ejemplo entre las de las mamas y los ovarios.

Identificar los rasgos característicos en las células cancerosas, es fundamental para el diagnóstico, el tratamiento y para la detección precoz; porque si se logra asociar una proteína o una mutación a un tipo de cáncer y a su agresividad, se podrá detectar antes y afinar mejor el tratamiento a seguir.

En cuanto a las técnicas de detección, se está estudiando la conveniencia de usar la biopsia líquida, como se llama al análisis de sangre y en ocasiones del líquido cefalorraquídeo, para buscar células características del tumor en lugar de las biopsias sólidas, que pueden ser más complicadas sobre todo, en el caso de tumores cerebrales; porque se evita pinchar ese órgano tan sensible.

Se continúa investigando sobre la llamada técnica de genes, que permitirá actuar sobre las células defectuosas, y repararlas; o inutilizar las cancerosas.

Y se han hecho estudios que concluyen en que se puede llegar a tener cánceres crónicos; lo que significa, que como la diabetes y otras enfermedades, pueden mantenerse bajo control, permitiendo hacer una vida casi normal.

En fin, que el aumento de conocimientos lleva a tratamientos cada vez más específicos y terapias personalizadas, de las que se empezó a hablar hace 20 años; como utilizar el propio sistema inmunitario, para eliminar el organismo extraño que son las células cancerosas.

El problema es que hay células cancerosas capaces de desactivar los sistemas de reconocimiento para lograr pasar desapercibidas; por lo que se está investigando cómo “marcarlas”, para evitar que puedan bloquear las señales que el organismo envía a los linfocitos para que no las persigan y puedan ser eliminadas.

Pero para eso, es necesario saber qué moléculas usan esas células y qué receptores activan o desactivan y actuar sobre ellos.

Y aunque este proceso de investigación está en sus inicios, ya se tienen resultados parciales en melanoma metastásico y algunos tumores hematológicos, como el mieloma; y los investigadores sostienen que en la medicina de precisión y la inmunoterapia, están las curaciones del futuro.

Pero, las investigaciones son largas y costosas y las empresas farmacéuticas buscan recuperar en el menor plazo posible, su inversión; lo que repercute en que el precio de los posibles medicamentos no esté al alcance de los pobres ni de los sistemas de salud de países en desarrollo.

Además, para que pueda existir avance en el control de una enfermedad y en el diseño de políticas más certeras de atención, es indispensable contar con información actualizada sobre su incidencia.

Para lo que es imprescindible, llevar un registro nacional de la enfermedad que pueda remitirse a las organizaciones internacionales de salud.

Este registro existe ya en muchos países; pero se dice que por falta de recursos, en México apenas está implementándose.

Este año se iniciará en Mérida, Yucatán, y para 2018, en Guadalajara, Puebla, Monterrey y Querétaro, según informó Abelardo Meneses, director del Instituto Nacional de Cancerología.

Los datos obtenidos, se enviarán a la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud, que validará que los diagnósticos correspondan al tipo de tumor, edades, sexo y evolución de los pacientes registrados.

Pero lo más importante para lograr mejoras en el panorama mundial del cáncer, y por supuesto el nacional y el personal, sigue siendo el cambio de nuestros hábitos de vida por otros más saludables; y que los mismos, sean inculcados desde la infancia.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login